COSTA NOTICIAS

El Abigeato, Azote de la Ganadería. Por: Miguel Ángel Lacouture

El Gobierno Duque en búsqueda de lograr un mayor control sobre este delito endureció y amplio las penas aplicables a quienes cometan este punible, artículo 243 del CPC, la intención fue buena pero los efectos de su aplicación han llevado a la impunidad de punibles que se desarrollan en torno a este delito.

A corte de julio 31 de 2021, se habían instaurado 1.147 denuncias a nivel nacional, lo que deja ver a las claras que los ganaderos se abstienen de instaurar denuncia por los hechos que a diario acaecen sobre sus hatos, sea por temor a represalia o en la mayoría de los casos por los lúgubres e irrisorios resultados logrados por quiénes cumplen con la obligación legal.

Posibles causas generadoras de estas conductas.

  1. Falta de resultados en las acciones penales iniciadas.
  2. Laxitud de interpretación y aplicación de las normas generando la excarcelación y exoneración de capturados por la posible comisión del punible.
  3. Falta de aplicación del Decreto 1500/2007, órganos de control permisivos con el beneficio de bovinos fuera de la reglamentación legal.
  4. Poco control al expendio irregular de carnes en centros urbanos por los entes de control encargados de salud pública.
  5. Gran permisividad en la conservación de carnes adecuadamente en cadenas de fríos.
  6. En menor medida que ayer, contrabando de carnes desde Venezuela en condiciones sanitarias deplorables.

El abigeato hoy se ha convertido en una conducta lamentable que atenta contra el patrimonio de la floreciente empresa ganadera generadora de divisas para el Estado en constante crecimiento en los últimos años.

Que hacer para tener un mayor control sobre estos procederes:

  • Denunciar todas y cada uno de los punibles de abigeato.
  • Fiscales y Jueces deben aplicar de manera estricta e inflexible las normas sustanciales y procedimientos de este comportamiento.
  • Los Organismos de Inteligencia del Estado deben crear estrategias efectivas de mayor control para aminorar el impacto de estos punibles.
  • Aplicación del Decreto 1500/2007 y complementarios sobre beneficiaderos de bovinos y porcinos.
  • Mayor compromiso de las autoridades departamentales y municipales, salud, Cámaras de Comercio y Hacienda, adelantando campañas de control a expendios que no cumplen con las normas sanitarias o fiscales, o no tienen los registros en Cámaras de C
  • Control en vías primarias, secundarias y terciarias por las cuales transitan los vehículos con carnes destazada desde Venezuela de contrabando o hurtadas a empresarios del campo nacionales.
  • Mayor control a asaderos y restaurantes dentro y fuera de los centros urbanos, exigiendo demostrar procedencia de carnes que allí se consumen, así como la obligación de cumplir con los requerimientos de conservación en cadenas de frio.
  • Mayor control a Ventorrillos o mesas de ventas de carnes en barrios normales y subnormales, foco de reducidores de carnes hurtadas a ganaderos.

La migración desde el vecindario  en condiciones de absoluta pobreza ha encontrado en el abigeato una forma de obtener recursos para poder subsistir, esto ha traído lo que en el argot popular se conoce como el “Carneo”, destazar viva la res en  potreros, frigo potrero, sin las mínimas condiciones sanitarias para su beneficio poniendo en peligro la salud de consumidores, amén del grave peligro que se somete  la empresa ganadera nacional, es hora de tomar serías cartas en el tema para lograr el control de la situación que está desbordada en una actividad estratégica para el sector agropecuaria .

Comparte esta entrada

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on pinterest
Pinterest
Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit, sed do eiusmod tempor incididunt ut labore et dolore
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit, sed do eiusmod tempor incididunt ut labore et dolore