COSTA NOTICIAS

Viviana Vargas Vives, hija del ex senador Jaime Vargas Suárez denunció que fue abusada sexualmente. Y su hermano alcalde menor de Usaquén dijo que fue Roberto Márquez, hombre de bien de Barranquilla

Barranquilla, 9 de julio de 2020.- Una denuncia hecha por Viviana Vargas Vives en sus redes sociales esta semana y a través de su cuenta de Facebook, donde relató que fue abusada cuando era apenas una niña de 6 años de edad, sin embargo aún sin superar la terrible situación no obstante que han pasado más de 25 años relató los hechos pero no tuvo aún el valor para relatar su nombre, sin embargo fue su hermano alcalde menor de la localidad de Usaquén en Bogotá quien aseguró que el abusador sexual de su hermana es un hombre tenido como un “hombre de bien” prestante socio del Country Club de Barranquilla e identificado como Roberto Márquez.

Viviana y Jaime Vargas Vives son hijos del fallecido senador del Partido Liberal, Jaime Vargas Suárez, y su hijo heredero de esa vena política, fue además quien ha tenido el valor de denunciar desde su cuenta de tuitter que “hace 30 años su hermana menor fue violada. Hoy tiene la valentía de denunciarlo. Impotencia me da no haberla podido defender en su momento ante esa persona: Roberto Márquez. Una niña de 6 años, inocente, indefensa. La justicia llegará.”, publicó Vargas Vives.

“Cada persona lleva su proceso pero lo siento no me puedo aguantar más el nombre es Roberto Márquez Roberto Márquez mi hermana Viviana no fue la única justicia puede demorar pero va a llegar no va a ser piedra no va a haber piedras debajo de la cual te puedas esconder violar a una niña de seis años una niña inocente indefenso tu hora ya llegó”

Relató Viviana Vargas Vives que lleva años soñando con este momento. “Más de 25 años con este secreto penetrándome el alma. Coartando mi espíritu. Opacándole el color a mi vida. 25 años de una tristeza que, sin avisarme, impregna todos mis momentos felices”.

Afirmó que tomó la decisión de hacer pública su denuncia al ver tanto abuso sexual. Tanta violencia. Tanto acoso. Tanta inocencia arrebatada. Indignación por un tiempo. Y luego todo sigue igual. Como si nada, por lo que decidió pasar del silencio absoluto a contarlo todo en redes sociales es un salto enorme. Exagerado dirían algunos. “Porque por una red social”? -“Porque no denuncia?”

“Señoras y señores, no le pidan a una mujer que ha sido abusada, acosada, o violada…que se presente ante un juez. No le exijan a una mujer que ha sentido que le arrebataron su dignidad y su honra, que acuda ante un sistema dañado y podrido desde hace siglos y lleno de hombres, machistas. Hombres que le harán repetir una y otra vez su historia, hombres que en tono condescendiente le preguntaran lo mismo varias veces a ver si encuentran inconsistencias…. hombres que no le creerán nada. Que la harán sentirse pequeña. Insignificante. Sola. Hombres que en vez de buscar al victimario, buscaran un pretexto, una razón, una excusa”.

Sin embargo Viviana Vargas Vives, arremete contra los “hombres”, sin tener en cuenta que también hay mujeres abusadoras sexuales, y mujeres también en los altos cargos de la Justicia, desde las Altas Cortes, hasta en los Juzgados Promiscuos, desconociendo que no se trata de hombres sino de la corrupción casi que en general de la Justicia. Y continúa diciendo que “Lo hago así, ahora, porque de lo contrario seguirá siendo mi secreto. Porque sé que hay muchas como yo que tienen miedo y vergüenza. Porque la razón por la que he callado es por miedo a causarle incomodidades a los demás. Y ya basta. Su incomodidad ya no es mi problema”.

Cuenta que ella es abogada, y no obstante que ha tenido el privilegio de acceder a diversos niveles de educación y de moverse en un entorno lleno de oportunidades y de gente que la respalda y le cree. Y aun así, no ha sido capaz de denunciar, por lo que no se imagina mujeres en situaciones distintas a las de ella. Conviviendo en entornos más hostiles. Carentes de afecto y de oportunidades.

“Tenía apenas seis años cuando fui violada por primera vez. No sabía que eso era lo que estaba pasando cuando me sucedió…Era un hombre tan cercano a mi familia que lo veía más que a mi propio padre. No era mi familiar pero durante muchos años frecuentaba mi casa casi a diario. Tenía el afecto y la confianza de todos en mi casa. Estaba presente en todas las celebraciones, navidades, cumpleaños. Lo vi casi todos los días durante muchos, muchos años”.

Según dice Viviana Vives ella quien era solo una niña adoraba a quien fue posteriormente su violador. “Adoraba su presencia y según ella misma dice que tenía ausencia de una figura paternal, busque en él ese afecto, ese cariño”.

Y es que en el 99% de los casos los criminales abusadores sexuales, conocen anticipadamente a sus víctimas, están en el seno de la familia o son cercanos, están en su entorno, merodean a su alrededor, y además se ganan el cariño de la víctima, las compran con un falso afecto, y logran esa confusión que ella aún presa, y sin superar aún la situación considera como un “enamoramiento”.

Y una noche fue presa de su abusador aprovechando la ausencia de su familia. “Fueron minutos pero en mi mente se sintieron horas interminables. Y un abrazo pasó a ser algo más en un instante. Algo más que no comprendía. Pero como iba a comprender de sexualidad a los seis años?”, expresó la hoy profesional y madre de dos niñas.

Y fue amenazada por el abusador como lo hacen muchos, otros silencian a sus víctimas para que no los delate, “Si hablas de esto, te van a castigar. Tu mamá, tu hermana…se van a poner muy bravas”. “Y así me lo repitió tantas veces. Durante años”. Y cuando por fin habló, en la cúspide de su adolescencia, no le creyeron. ¿O más bien…prefirieron ignorarlo?, expresó.

Crecí en una sociedad vacía, en la cual el “buen nombre y al reputación” eran los valores más importantes. Y este era un hombre de “sociedad”. Socio del club. De “buen apellido”. Deje eso ahí por no avergonzar a mi familia.

Termina su relato mientras aún le teme reconociendo que tiembla al hacer su relato. Náuseas y sudor frío. Ojalá de alguna manera esto le llegue a Él. Quiero que sepa que Yo sé lo que él me hizo. Quiero que sepa que es un Violador. Y que viva con el temor de que algún día, en mi siguiente impulso de carácter…lo llamaré por su nombre.

Comparte esta entrada

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on pinterest
Pinterest
Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit, sed do eiusmod tempor incididunt ut labore et dolore
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit, sed do eiusmod tempor incididunt ut labore et dolore