COSTA NOTICIAS

Trump derrotó a Biden en el primer debate presidencial. Por: David N. Bossie, de Fox News

Biden aún no tiene una respuesta sobre por qué no logró en 47 años lo que el presidente Trump ha entregado al pueblo estadounidense en solo 47 meses. El pueblo americano merece saberlo.

Para cualquier persona razonable que estuviera mirando fue claro que el presidente Trump llegó preparado y derrotó rotundamente al ex vicepresidente Joe Biden en el primer debate presidencial del martes por la noche en Cleveland.

Tienes que traer tu juego “A” para enfrentarte cara a cara con el campeón y, como era de esperar, el candidato presidencial demócrata Biden no pudo competir. Lástima, eso no les importa a los aliados de Biden en los medios liberales, quienes ignorarán los hechos con tanta seguridad como el sol saldrá por la mañana.

Sorprendentemente, con la votación anticipada ya en marcha para las elecciones del 3 de noviembre, el martes por la noche fue la primera vez que millones de votantes de las elecciones generales vieron en profundidad a Biden. Si bien el presidente Trump está al frente todos los días dirigiendo audazmente a nuestro país como la punta de la lanza estadounidense, Biden se ha estado abasteciendo de combustible en su sótano de Delaware durante gran parte del tiempo.

Durante décadas, cuando llegó la temporada de debates, los candidatos a presidente tenían mucha más exposición al público debido a los rigores de la campaña. Pero Biden ha utilizado la pandemia de Covid-19 como excusa para hacer lo menos posible para ganarse la confianza del pueblo estadounidense.

Desde el inicio de su campaña presidencial de 2016, el entonces candidato Trump dejó en claro que el ObamaCare fue un desastre y que nuestro sistema de atención médica necesitaba una reforma. Durante tres años, el presidente convirtió en una prioridad resolver su plan de libre mercado, pero el Congreso está demasiado dividido para estar a la altura de las circunstancias y solucionar el problema. El presidente Trump está asumiendo intereses especiales para reducir los precios de los medicamentos recetados, algo que Biden aún no tiene el coraje de hacer.

Pero Biden, después de 47 años en posiciones de poder en el pantano de Washington, todavía no puede responder preguntas básicas. ¿Por qué no responde Biden a las preguntas sobre si romperá o no décadas de precedentes de llenar la Corte Suprema de liberales y poner fin al obstruccionismo del Senado?

¿Cuál es la respuesta de Biden a las políticas del presidente Trump que produjeron las tasas de desempleo más bajas para afroamericanos, hispanoamericanos y asiático-americanos en la historia de nuestra nación antes de que golpeara la pandemia? ¿Cuál es la respuesta de Biden a su desastroso proyecto de ley contra el crimen de 1994 y su relación amistosa con los senadores sureños segregacionistas? No tiene respuesta; Biden solo puede lanzar insultos personales no presidenciales.

Esta es la verdad. El falso mensaje de Biden de “solo confíen en mí” y la falsa cortina de humo partidista de la prensa anti-Trump, no cortan la mostaza este año porque simplemente hay demasiado en juego. Los contribuyentes estadounidenses que trabajan duro se preguntan: ¿Dónde está la carne de res?

El presidente Trump se postula para la reelección con un sentido de propósito y urgencia. Está claro que quiere cuatro años más porque quiere que Estados Unidos siga siendo grande. Por otro lado, Biden camina, no corre para ser presidente, y poco a poco. Trump está luchando con todas sus fuerzas para mantener su puesto de comandante en jefe porque está profundamente preocupado por el peligroso camino hacia el socialismo que Biden tiene reservado para Estados Unidos.

El presidente dio una actuación de mando y parecía un titular a prueba de batalla que ansía sacar algunas cosas de su pecho. La administración Obama-Biden espió la campaña de Trump de 2016 y luego instigó un fallido intento de golpe contra el presidente debidamente elegido antes de que asumiera el cargo. Biden no tuvo respuesta a lo indefendible.

El presidente finalmente tuvo la oportunidad de hacerle a Biden muchas otras preguntas que los medios liberales se niegan a hacerle. Sobre el tema de la integridad electoral y la transición pacífica del poder se ha hablado mucho sobre el fraude electoral. Joe Biden y sus controladores de izquierda se niegan a admitir que la votación universal por correo abre la puerta al caos, independientemente de los informes diarios de trampas en las boletas electorales. Todo el mundo sabe que Hillary Clinton es quien aun hoy no ha aceptado los resultados de las elecciones de 2016.

La respuesta del presidente Trump al coronavirus chino fue sobresaliente. El presidente ha hecho todo lo que está en su poder para mantener seguros a los estadounidenses. Desde parar rápidamente los viajes internacionales a los Estados Unidos, hasta cumplir con la solicitud de cada gobernador sin importar el partido político, mantener al público informado, asegurarse de que haya suficiente equipo de protección personal, camas y ventiladores, hasta implementar la Operación Warp Speed ​para encontrar rápidamente una vacuna. Este presidente ha estado a la altura de las circunstancias.

Es fácil criticar cuando estás sentado en asientos baratos como Biden, pero es obvio que si Biden fuera el que se enfrentara a esta crisis sin precedentes, habría fracasado. Además, e igualmente digno de mención, si el presidente Trump hubiera hecho todo exactamente lo contrario, Biden y sus secuaces lo habrían criticado de todos modos. Es lo que llamamos Síndrome de Trastorno antiTrump.

El New York Times, que actúa como otro Super PAC liberal que apoya a Joe Biden, ha inyectado una vez más el viejo tema de las declaraciones de impuestos en la campaña. A principios de esta semana, el Times obtuvo los registros fiscales del presidente utilizando medios altamente cuestionables y luego seleccionó la información para presentarla de manera negativa.

Luego, en un esfuerzo claramente coordinado, Biden publicó sus propias declaraciones de impuestos. El pueblo estadounidense no se deja engañar por ese truco. Sabe que el presidente Trump ganó mucho dinero antes de ser elegido a un cargo público, y sabe que la familia de Joe Biden ganó mucho dinero durante sus cuatro décadas en el cargo público.

Si Biden fuera honesto y correcto, ordenaría a su hijo Hunter y a otros miembros de la familia que publicaran sus declaraciones de impuestos. Los medios de comunicación deben enterarse del pago de 3,5 millones de dólares de Hunter Biden de Rusia.

El presidente Trump habló con colores llamativos el martes por la noche sobre las grandes diferencias entre su historial de logros y su visión optimista para el futuro en comparación con los del somnoliento Joe Biden. El presidente habló sobre la importancia de la libertad que prioriza la libertad individual frente a una sociedad socialista; habló de celebrar y aprender de la historia de nuestra nación en lugar de borrarla; y de exaltar a todos los estadounidenses con políticas económicas favorables al crecimiento en comparación con una burocracia sin rostro que elige ganadores y perdedores. Estos no son pálidos pasteles; son declaraciones trumpianas de un presidente estadounidense fenomenal.

El contraste con Biden no podría ser mayor. De manera falsa, Biden ahora dice que apoya a la policía, pero después de las declaraciones y acciones de este verano tanto de él como de su compañera de fórmula, la senadora Kamala Harris, demócrata por California, no se puede confiar. Cuando fue presionado por el presidente Trump, Biden no nombró una sola organización policial que apoyara su candidatura y se negó a condenar a los anarquistas de Antifa por su nombre.

Además, no se puede confiar en que Biden mantenga nuestras fronteras seguras, ni deje de aumentar los impuestos y las regulaciones que eliminan el empleo, ni que impida al gobierno prohibir los seguros médicos privados o tome decisiones de política exterior de paz basada en una mentalidad de fuerza.

Por el contrario, durante la mayor parte de 18 meses, Biden ha mostrado una asombrosa indiferencia hacia la ley y el orden y hacia nuestra heroica policía. Él ha prometido aumentar los impuestos, amparar a China, brindar atención médica gratuita a los inmigrantes ilegales y promulgar partes de la ley del socialista Green New Deal respaldado por el senador socialista Bernie Sanders de Vermont y por la representante demócrata Alexandria Ocasio-Cortez de Nueva York.

Nadie te cree ahora, Joe.

De manera similar, la retórica de Biden sobre la nominación a la Corte Suprema hecha por Trump de la eminente Amy Coney Barrett, magistrada del 7mo Circuito de Apelaciones de los Estados Unidos, va a ser contraproducente en las urnas. Biden parece no entender que los jueces no son legisladores sobre el cuidado de la salud ni nada; esas son las tácticas típicas de los demócratas para asustar. La destacada decisión del presidente Trump de elevar a una mujer trabajadora de 48 años, madre de siete hijos, que reside en el Rust Belt (Cinturón de óxido), al tribunal más alto del país, envía una señal a los votantes de Minnesota a Pensilvania de que él aprecia los valores estadounidenses fundamentales.

Este hecho es de gran preocupación para Biden, quien pasa sus días complaciendo la desconectada agenda socialista de los elitistas costeros. El pueblo estadounidense vio al máximo político de afuera, Donald Trump, presentar un caso sólido el martes por la noche sobre por qué merece cuatro años más en el cargo, en lugar de la última criatura del pantano de Washington, Joe Biden.

Comparte esta entrada

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on pinterest
Pinterest
Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit, sed do eiusmod tempor incididunt ut labore et dolore
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit, sed do eiusmod tempor incididunt ut labore et dolore