AGRONOTAS, COLUMNISTAS

Seguridad Alimentaria y Desarrollo Rural un matrimonio indisoluble. Por: Miguel Ángel Lacouture

seguridad-alimentariaEl concepto de seguridad nace con base en la producción y disponibilidad  de alimentos a nivel global por los años 70s, luego se complementa en los 80s con el acceso a ellos que se completa en los 90s con la inocuidad y calidad, así entonces sobre estas bases se desarrolló en La Constitución Política Colombiana del 1991 el concepto de Seguridad Alimentaria para la Nación amparando en los artículos 43 a la Mujer en Estado de Embarazo Desempleada o Desamparada, 44 a los Niños a alimentación Equilibrada, 46 a las personas de la tercera edad mediante un subsidio alimentario en caso de indigencia, produciendo obligación para el Estado y sus gobernantes con la Nación que no sea desamparada en su alimentación básica, suficiente, oportuna y de buena calidad e inocuidad.

Desarrollo Rural Integral como concepto desarrollado hace relación directa a las políticas de Saneamiento y Satisfacción de Necesidades Básicas  Insatisfechas de la población rural a través de la instrumentalización que hace la interinstitucional del Estado, con ello lograr la finalidad encomendada, así entonces se hace necesario garantizar el desarrollo de la población rural para que esta sea capaz de proveerse su alimentación directamente y aporte  mediante sus emprendimientos productivos sean estos Agropecuarios o No a la garantía del Derecho Fundamental de la Seguridad Alimentaria de la Nación.

Es una obligación del Estado de doble vía, a) El Desarrollo Rural Integral que genere las materias primas y en lo posible la transformación de estas en el área rural a productos terminados en volúmenes suficientes, oportunos  de la mejor calidad e inocuidad para que, b) La Nación goce de la alimentación  necesaria que garantice una población sana capaz de proveerse su alimentación y un Estado con la suficiente solvencia de suplirla en caso de que el ciudadano no sea capaz de aportársela para sí o su familia.

Ahora bien, el Estado debe garantizarle al Poblador Rural los instrumentos básicos para hacer productiva la tierra, desplegar políticas que permitan la efectividad, eficiencia y eficacia en las tareas rurales que se emprendan, es necesario en primer lugar generar conciencia  en la población sobre su tarea como Empresarios del Campo, se abandone la idea del campesino de azadón, hacha y machete capaz de generar ingresos para una economía familiar de mera subsistencia, se hace urgente que se entienda de una vez por todas que el problema del sector rural jamás ha girado en la tenencia legitima de la tierra, no, ha estado hasta hace muy poco en el desamparo en políticas generales que tengan un enfoque territorial determinado en las particularidades de las interrelaciones de las comunidades con su entorno y de este con el aparato productivo, asi también en la formación académica que hasta hoy empieza nuevamente a tomarse con un enfoque rural y no urbano como se había venido haciendo.

A la par con estas políticas básicas es necesario el desarrollo de vías de acceso que permitan colocar a tiempo a los mercados de consumo productos de excelente calidad para que sean pagados a su justo precio. Igualmente implementación de políticas de electrificación rural a precios justo y eficientes  para el consumidor rural, una regulación  especial que incentive la producción de energía alternativas para el autoconsumo y la posibilidad de comercialización legal de esta en los predios o zonas aledañas. Políticas de Servicio Público de Adecuación de Tierras, irrigación y drenajes, con el suministro de aguas para el desarrollo agropecuario en el sector rural. Incentivar la Asociatividad Horizontal y Vertical capaz de abastecer mercados de productos que este demande en volúmenes que individualmente es imposible. Desarrollo Biotecnológico y Tecnológico para aprovechar nuestra posición geográfica y estacional con especies vegetales y animales que logren un mejor desarrollo productivo. En fin son tantas las ventajas desaprovechadas que es el momento de impulsarlas.

Seguridad Alimentaria y Desarrollo Rural Integral son un matrimonio indisoluble, aquella es prácticamente imposible de cumplir si esta no está debidamente instrumentalizada, la garantía de alimentación para la ciudadanía es efectos de las políticas básicas de desarrollo rural si no es posible lograrlo jamás un Estado como el Colombiano estará en capacidad de garantizar el Derecho Fundamental a la Seguridad Alimentaria permanente a sus habitantes.

1 julio, 2019

About Author

EditorCosta


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *