COSTA NOTICIAS

Santos la paz que fracasó le dio alas al terror. Al terrorismo ni piedad, ni perdón, ni olvido. Por: Carrillo Navas

“Recuerden y no olviden, para el terrorismo el enemigo somos todos”

Era 12 de mayo de 1990, vivía cerca al barrio Quirigua y nos acercábamos a la festividad del día de la madre, yo paseaba con algunos amigos el antiguo almacén “Tía” ahora lo ocupa un supermercado “Ara”, los vendedores ambulantes abundaban los legalizados en casetas de metal rojo y amarillo, los demás en la calle, solo recuerdo la explosión y vidrios por todo lado y fue la primera vez que pude ver con mis propios ojos la cara macabra del terrorismo en el rostro ensangrentado de los ciudadanos.

A partir de ese momento asumí más en serio la guerra contra el Cartel de Medellín de Pablo Escobar Gaviria y sus aliados de las Farc, fue cuando comprendí que la gente que corría llena de pánico, llenos de horror, zozobra y miedo, el olor a quemado de los vehículos sobre las materas rectangulares que en aquel entonces existían en un barrio de clase media y los cuerpos tirados en el piso como muñecos de trapo me dejaron bien claro que con el terrorismo éramos ellos o nosotros. 15 personas muertas entre ellos siete niños y más de 150 heridos.

Por ello “Contestarle al terrorismo con palabras y demagogia es incentivarlo que siga derramando sangre de inocentes” LGCN. Pues el terrorismo se envalentona que siempre podrá pedir más, ya no querrá el queso sino toda la alacena.

Ya no existe el Cartel de Medellín, el último de sus vestigios John Jairo Velázquez Popeye, le dije alguna vez por los menos usted pagó más de 20 años de cárcel a diferencia de las Farc, pero no aspire jamás a mi perdón. Incluso me dijo que la embarraron al matar a Luis Carlos Galán, tarde para darse cuenta de ello. El país hubiera sido quizás distinto, lástima que tres de su descendencia terminaron negociando con victimarios y al mejor postor. “La justicia no se puede sacrificar en nombre del perdón y jamás el perdón es símbolo de Justicia” LGCN

Perdón es una palabra que no se puede decir a la ligera y más si la ofensa te marca el alma, y pone en peligro tu existencia. Por ello no tendrán el perdón ni el Cartel de Medellín, ni el de Cali, ni las Autodefensas Unidas de Colombia, ni el Clan del Golfo, ni el ELN, EPL, M-19, ERG, PRT, JEGA, Jaime Bateman, ni sus mal llamadas disidencias o grupos de residuales, ni cualquier organización inspirada en el terror. “La Paz se hace con justicia no con el maquillaje del perdón” LGCN

Tampoco me dará paz que genocidas y asesinos de las Farc NO paguen por sus crímenes en la mayor impunidad y justicia simulada de la historia, pervirtiendo la palabra “paz.” Desde el tratado de Versalles de 1919 que terminó una guerra y fijó las cláusulas para otra guerra no había visto una paz tan mal hecha. “El perdón de los crímenes de las Farc, se los dejo a Dios, Pero Dios no cuente conmigo” LGCN

No existe terrorista bueno, todos son malos: La Real Academia de la Lengua define: “El terrorismo es el uso sistemático del terror, utilizado por una amplia gama de organizaciones, grupos o individuos en la promoción de sus objetivos. Es una sucesión de actos de violencia para infundir terror”. Nunca observé a Mahatma Gandhi, Martin Luther King, Benazir Butho, y otros líderes pacifistas acudir a la violencia para lograr sus fines. Caso contrario a lo que venden Colombia Humana, las Farc, Fecode y primera línea, el ejemplo es todo lo contrario, de pacífico poco y de violento mucho. Es que el terror es negativo, nunca tendrá un lado positivo. “El terrorismo piensa que matando inocentes nos doblega, por el contrario, a la democracia endurece” LGCN

El atentado al Batallón de Infantería No. 21 Batalla Pantano de Vargas, en Granada Meta con 3 muertos y más de 16 heridos, demuestra toda la dimensión del terrorismo, y es parte del plan preelectoral de la izquierda, las Farc y ELN para desestabilizar, alguien alguna vez me dijo por qué comparaba las tácticas de zozobra de Petro con las de Hitler en 1933, sencillo porque sin tener directamente las manos en la violencia, su silencio es más que cómplice que considera que es el único que puede calmar la violencia si es elegido como presidente de Colombia, es decir, sólo la izquierda puede calmar la guerra generada por grupos de izquierda, más cuando el pacto histórico y los verdes no les hacen ni una réplica a los atentados y muertes de miembros de la fuerza pública, menos del periodismo prepago que solamente miran una cara de la moneda.

Santos su paz fracasó y digo su paz: (i) porque usted se robó el No del plebiscito de 2016; (ii) su paz, fue un negocio para simular que brindaba justicia en la JEP; (iii) su paz fue regalar curules a las Farc donde criminales de lesa humanidad andan en el Congreso; (iv) su paz olvidó la verdad, la justicia y la reparación de las miles de víctimas ocasionadas por las Farc; (v) su paz con sus cómplices en el Congreso nos vendió al mejor postor para repartirse el poder con la guerrilla; (vi) su paz creó 16 curules más maquilladas de dizque para las víctimas, pero son para las Farc; (vii) su paz no es paz para los colombianos, ni justa ni duradera.

La conclusión es vertical, la paz de Santos fracasó, pues la guerra no acabó, dejó vivo el nervio de la guerra como el narcotráfico, nos inundó de coca, las Farc continúa con su doble juego de dos frentes político y en guerra, donde siguen muriendo colombianos. Es decir, nada cambió y lo más grave ganó un nobel inmerecido de un conflicto inacabado. Por ello Al terrorismo ni piedad, ni perdón, ni olvido. LGCN

Comparte esta entrada

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on pinterest
Pinterest
Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit, sed do eiusmod tempor incididunt ut labore et dolore
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit, sed do eiusmod tempor incididunt ut labore et dolore