COSTA NOTICIAS

Reactivación económica y salud en medio de la pandemia por COVID-19 ¿economía versus salud o economía y salud? Por: Ulahy Beltrán

Barranquilla, 4 de agosto de 2020.- El médico Cirujano y Especialista en Gerencia de Servicios de Salud y Seguridad Social Vicepresidente Nacional de la Asociación Colombiana de Hospitales y Clínicas; Consejero Nacional, consultor y asesor en servicios de salud nacional y local Ulahy Beltrán expresó su concepto sobre el informe de la Celac, y la reactivación económica o re apertura donde se argumenta que ya pasó el momento más crítico de dicha pandemia, pero que preocupa a muchos, en lugares donde desde ya se ha estado aplicando,  ciudades como Barranquilla, entre otras, por lo que señaló que “el tema es claro, no puede haber reactivación económica o lo que otros llaman ‘reapertura’, si no existe un claro control sobre los contagios. Es decir, si se van a desescalar las restricciones de movilización y socialización de los pobladores de un sitio, debe haberse evidenciado epidemiológicamente un descenso real de contagios y fallecidos en esa población; no basta “una foto” analizada, debe revisarse “todo el álbum” de cuatro semanas mínimo que es la duración de un período epidemiológico con el anterior periodo y observar la tendencia de descenso para poder decidir el desescalamiento progresivo de las restricciones”.

Anotó además, que “no se puede desconocer la adherencia o no de las personas del común a las medidas de autoprotección (uso de tapaboca, lavado de manos y distanciamiento social), y de manera específica la garantía de la protección y la bioseguridad al recurso humano que labora en el sector salud de esa ciudad o localidad. Es sabido que deben tenerse en cuenta igualmente otros criterios adicionales para decidir una reactivación en pandemia como el testeo masivo de pruebas diagnósticas, el rastreo de casos positivos y ubicación de contactos, el nivel de remisiones a alta complejidad, el índice de ocupación de camas en UCI”, entre otros.

Advirtió Ulahy Beltrán que es sabido que una reactivación económica ligera y sin fundamento técnico, puede conllevar a brotes de reactivación de contagio y detrás de los contagios vienen los decesos, tal y como se ha vista con el COVID-19.

Por último, recordó que debe tenerse presente que cualquier medida de confinamiento debe estar complementada por garantías sociales básicas (alimentación y servicios públicos por lo menos) para que la población cumpla adecuadamente con el confinamiento, pues de lo contrario lo que habrá será más propagación del factor infeccioso, en este caso el virus, porque la gente deberá salir a buscar su sustento”.

El consultor y asesor en servicios de salud sustentó sus argumentos adjuntando una serie de información relacionadas con las características de América Latina y el Caribe:

Es particularmente “vulnerable tanto por sus altos niveles de informalidad laboral, urbanización, pobreza y desigualdad, como por sus frágiles sistemas de salud de salud y protección social. Además, una parte importante de la población vive en condiciones de vulnerabilidad que requieren una atención especial”.

Principal conclusión del documento: “Si no se controla la curva de contagio de la pandemia, no será posible reactivar la economía de los países

¿Qué se requiere tanto para el control de la pandemia como para la reapertura económica?

“Requieren liderazgo y una rectoría efectiva y dinámica de los Estados, mediante políticas nacionales que integren políticas de salud, políticas económicas y políticas sociales”.

Gasto fiscal, control de la pandemia y reactivación económica:

El documento “aboga por un aumento del gasto fiscal para controlar la pandemia y favorecer la reactivación y la reconstrucción y porque este sea más eficaz, eficiente y equitativo, de modo que el gasto público destinado a la salud alcance al menos el 6% del producto interno bruto”.

¿Qué deben complementar las medidas de distanciamiento físico para enfrentar la pandemia para que América Latina y el Caribe tenga éxito en esta etapa crítica?

“Deben complementarse con medidas urgentes de protección social para la población, que garanticen sus ingresos, alimentación y acceso a los servicios básicos”.

¿Cómo debe ser la fase de reapertura económica FRE?

La FRE “debe ser gradual y basarse en protocolos sanitarios que permitan controlar el virus y su propagación, además de proteger a los trabajadores, en particular a los de la salud. De esta manera, se garantizarán una reactivación y un entorno laboral seguros”.

Para avanzar en la FRE, ¿qué se hace necesario definir y poner en práctica?

“Normas y procedimientos que minimicen los riesgos de contagio, que favorezcan una reacción rápida a un entorno de salud pública dinámico y que contemplen, además, los aspectos concretos de los niveles subnacionales o locales”.

¿Cómo consideran la CEPAL y la OPS la salud?

“Estos dos organismos internacionales consideran que la salud es un derecho humano fundamental y un bien público que debe ser garantizado por el Estado mediante políticas de salud e intervenciones intersectoriales que aborden los principales determinantes económicos y sociales. Así, deben promoverse sistemas integrales y universales de acceso a la salud y a la protección social y debe prestarse especial atención a la igualdad de género y al aumento de la demanda de cuidados, tanto remunerados como no remunerados”.

Acceso universal a pacientes COVID y no COVID, integralidad de los servicios, salud pública, gobernanza y modelos de financiamiento:

“Las iniciativas para responder a la pandemia deben considerar el acceso universal a servicios de salud esenciales de calidad, tanto los asociados al coronavirus como al resto de las necesidades de salud. Los sistemas y las instituciones de salud han de garantizar el acceso a servicios integrales y la incorporación de criterios de salud pública que actúen como ejes del fortalecimiento y la transformación de los sistemas hacia la salud universal. Para ambos organismos, es evidente que estas transformaciones requieren del fortalecimiento de las funciones esenciales de la salud pública y de una gobernanza y modelos de financiamiento que sean adecuados, eficaces, equitativos y acordes con un enfoque de atención primaria de salud y que den prioridad a las poblaciones en condiciones de vulnerabilidad”.

Premisas (2) y Principios (7) para la convergencia entre la salud y la economía: sin salud, la economía no avanza

PREMISAS:

Premisa 1: “Es imposible pensar en la reactivación de la economía sin antes haber logrado controlar la pandemia. A su vez, cuando la economía comience a reactivarse, las probabilidades de contagio aumentarán. Es por ello que la complementariedad entre las políticas de salud y las políticas económicas (fiscales, sociales, productivas) es crucial para poder enfrentar la pandemia y comenzar un proceso de reactivación económica”.

Premisa 2: “La interdependencia entre la salud y la economía no es un concepto nuevo, pero la pandemia evidencia de forma muy clara esta relación. Asimismo, se trata de un desafío estructural para los países de América Latina y el Caribe, ya que reclama la implementación de políticas de largo plazo que generen dinámicas virtuosas de salud y crecimiento. El crecimiento económico sostenible es un componente central de la salud y el bienestar integral de las personas, a la vez que proteger y promover la salud de la población debe ser una piedra angular y una apuesta estratégica para el crecimiento y el desarrollo a largo plazo. A continuación se presentan siete principios que pueden guiar las políticas en la perspectiva de convergencia entre salud y economía frente a la pandemia“:

PRINCIPIOS:

Principio 1: “La vida, la salud y el bienestar son primordiales y constituyen prerrequisitos para reactivar la economía”.

Principio 2: “La reducción de las desigualdades es un eje orientador de las políticas en todas las fases”.

Principio 3: “La protección social es una herramienta central para enfrentar la pandemia”.

Principio 4: “La priorización de la salud y el fortalecimiento de los sistemas de salud con un enfoque de atención primaria deben ser considerados los cimientos necesarios para dar respuesta a las fases de control, reactivación y reconstrucción”.

Principio 5: “El fortalecimiento de la capacidad rectora del Estado es una condición sine qua non para la reconstrucción”.

Principio 6: “Se requiere diálogo y participación social para una convergencia integral entre salud y economía”.

Principio 7: “La promoción de la salud debe apoyarse en medidas con base empírica en todas las fases de respuesta a la pandemia”.

Políticas para el control, la reactivación y la reconstrucción:

A Consolidación de un plan nacional y del consenso intersectorial

B Orientaciones por fases: acciones para el control, la recuperación y la reconstrucción:

Fase 1: control de la epidemia

Fase 2: reactivación de la economía

Fase 3: reconstrucción (reconstruir mejor y con más equidad)

Para acceder al texto completo del documento “Salud y economía: una convergencia necesaria para enfrentar el COVID-19 y retomar la senda hacia el desarrollo sostenible en América Latina y el Caribe”: https://iris.paho.org/bitstream/handle/10665.2/52536/OPSHSSCOVID-19200027_spa.pdf?sequence=5&isAllowed=y

Comparte esta entrada

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit, sed do eiusmod tempor incididunt ut labore et dolore
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit, sed do eiusmod tempor incididunt ut labore et dolore