COSTA NOTICIAS

Radio Habana y Prensa Latina intrigan contra el Ejército de Colombia. Por: Eduardo Mackenzie

Tres agencias “de noticias” de Cuba pretenden montar una turbia campaña de confusión y desinformación contra las Fuerzas Armadas de Colombia y contra el gobierno del presidente Iván Duque que terminó labores el  7 de agosto pasado.

Una radio cubana de minúscula audiencia, Radio Camoa, que dice ser una “emisora comunitaria de San José de las Lajas”, fue la encargada de lanzar el embuchado. Este 19 de agosto, ese medio publicó en su página web una noticia que vendría, según ella, de una “revista colombiana”. Esta habría revelado que la inteligencia militar colombiana “bajo gobierno anterior (sic) y con intereses de agentes de Estados Unidos” espiaron “a diplomáticos y funcionarios cubanos, líderes políticos de izquierda, periodistas y líderes sociales” (1).

Inmediatamente, las granjas de trolls, y hasta un grupo castrista de Argentina y Radio Habana y la agencia Prensa Latina, oficinas, en realidad, de influencia del Estado cubano, relanzaron la mentira dándole la apariencia de una noticia  sensacional.

Se trata, en realidad, de una burda operación de intoxicación. Esta consiste en lanzar una mentira para convertirla primero en rumor difuso, enseguida en “noticia probable”, más tarde en “verdad probada” y, finalmente, en grave acusación, gracias a la difusión y redifusión de ese extremo.  Esa técnica de desinformación, perfeccionada por el Departamento A del KGB soviético, exige utilizar un órgano hechizo o poco conocido para lanzar la mentira y hacerla circular en otros soportes hasta que un diario “burgués” de renombre la retome y la convierta, consciente o inconscientemente, en información aceptable.

Pero los cubanos cometieron un error. La única fuente que cita el autor del embuchado es “la revista Raya”, una publicación que no existe, ni en Cuba ni en Colombia.

Los puntos centrales de esa operación son resumidos en dos párrafos. La ficticia “revista Raya” habría escrito 1.- que “La investigación señala que el objetivo ‘Charlie’ fue la denominación que recibió la operación de espionaje contra el gobierno de Cuba, incluido su cuerpo diplomático en Colombia, desarrollada fundamentalmente durante el gobierno de Iván Duque (2018-2022)”.  Y 2.-que “de acuerdo con la revista Raya, se adulteró información en la computadora de un jefe guerrillero para inculpar a Cuba de la protesta violenta en Colombia de finales del 2019, 2020 y 2021.”

El objetivo de los castristas es transparente: crear un clima para linchar moralmente a los ex miembros del gobierno de Duque. La fake news de los cubanos podría servir de pretexto para montar un sainete judicial contra Duque y sus ministros. Ese golpe podría ser asestado también contra otros ex presidentes de Colombia, como piden las FARC desde sus reuniones secretas en La Habana con los enviados de Juan Manuel Santos.

La operación de Radio Habana también podría servir para agravar el proceso de desmantelamiento traidor de los servicios de inteligencia civil y militar de Colombia y aumentar el desmonte del actual alto mando militar y de policía de Colombia.

Sin embargo, la operación en sí es inepta. El artífice fue incapaz de encontrar un soporte y de redactar una historia verosímil. Tales defectos confirman, por contraste analógico, que los servicios cubanos realizan de manera sistemática espionaje militar en Colombia y que tratan, con ese acto de intoxicación, tras el cambio de gobierno y la llegada de Gustavo Petro, ex guerrillero del M-19, de descargar la culpa sobre su víctima: la República de Colombia y sus expresidentes. Si alguien lee entre líneas ese episodio ve que, además, los servicios cubanos están involucrados en las olas de destrucción y barbarie que sufre Colombia bajo el disfraz de “paros cívicos”.

Las falsas revelaciones de Radio Habana y Prensa Latina aparecieron horas después de que medios colombianos informaran sobre la presencia en Colombia del coronel cubano Carlos Rafael Zamora Rodríguez, un agente experimentado de infiltración y desestabilización en países democráticos, más conocido como “el pollo Zamora”. Ese individuo “estaría en Colombia hablándole al oído a Gustavo Petro”, afirmó IFM Noticias este 18 de agosto (2).

El 5 diciembre de 2021, cuando Pedro Castillo aceptó a Zamora como embajador de Cuba en Perú, Agustín Antonetti, activista de derechos humanos, advirtió: “Esto no es un movimiento a la ligera, significa que Perú acaba de ser calificado como país de alta prioridad para la dictadura cubana. Esto es muy peligroso”.

Enrique García, ex miembro de la dirección de la inteligencia cubana en América Latina, detalló a Perú 21 que Rafael Zamora es un experto en infiltrar las fuerzas militares de Latinoamérica y que “armó y entrenó grupos paramilitares en Bolivia”.  ¿La impostura que emerge contra los servicios de inteligencia colombianos y norteamericanos en Colombia, y contra el expresidente Duque, es un nuevo zarpazo del coronel Zamora en Colombia?

Radio Habana pretende que la revista Raya “tuvo acceso a miles de documentos clasificados de organismos de inteligencia militar colombianos”. ¿Cómo es posible que miles de documentos de Colombia pasen a manos cubanas sin que estalle un escándalo? ¿Cuándo y cómo ocurrió eso? Una publicación seria habría ofrecido, sin revelar la fuente, los datos mínimos del asunto o una foto de la masa de papeles. Nada de eso aparece en el artículo de Radio Camoa. En su lugar apelaron a la injuria: publicaron la frase “espionaje internacional” bajo la caricatura de un soldado sobre el cóndor del escudo colombiano.

No es la primera vez que espías de países totalitarios conspiran contra Colombia y no es la primera vez que Colombia no capta a tiempo las señales débiles de esa actividad. Esta vez, cuando los agentes pasen a la fase dura el país recordará que una mentira no derribada puede desembocar en daños irreparables.

Comparte esta entrada

Facebook
Twitter
Pinterest

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit, sed do eiusmod tempor incididunt ut labore et dolore
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit, sed do eiusmod tempor incididunt ut labore et dolore