COSTA NOTICIAS

Por un país libre del socialismo hay que ponerse en los zapatos de la Fuerza Pública y rechazar el vandalismo organizado, sistemático y delincuencial. Por: Jalyl Rosemberg Torres Vega

En estos días pude observar una intervención impecable que realizó el Representante Juan Manuel Daza, quien quiso hacer un homenaje a los integrantes de la Policía Nacional, llegando con una chaqueta amarillo limón fluorescente, que normalmente utilizan los miembros de esa institución. Creo que su ejemplo al llegar a la Plenaria, es el mismo que debemos seguir todos los colombianos, poniéndonos en los zapatos de aquellos que, por casi 130 años, han defendido y acompañado la población del país.

Valientemente nos recordó a los 1.083 policías que han sido lesionados durante esta cruda etapa con nueva modalidad de terrorismo en el país. Me hace pensar que lo que estamos viviendo es una toma guerrillera, pero a gran escala, que vincula todo el territorio nacional.

Nuestros grandes hombres y mujeres que conforma las Fuerzas Militares y de Policía, son hijos de la misma Colombia, que decidieron estar del lado del orden y poner por encima de todo su amor por esta Patria que los vio nacer. Todos cuentan con familias por las que luchan día a día, de las que se despiden cada mañana, tarde o noche al inicio de su turno laboral y que se quedan con la incertidumbre de verlos regresar.

No podemos ser tan indiferentes ante los viles asesinatos de Policías que hemos presenciado en el transcurrir de los días del Paro. Nos enteramos de asesinatos de nuestros Policías a cuchillo, a golpes y con disparos de fusil, sin mencionar el horrendo abuso sexual cometido contra una dama de la institución, los cientos de heridos gracias a bombas molotov, explosivos caseros y disparos de armas que incluyen mini uzi; pero ante esto último, los medios cómplices de esta barbarie, enmudecen. Ese mismo silencio pasa igualmente con aquellos Congresistas que cada vez que muere un delincuente o terrorista, como resultado de ajustes de cuentas entre bandas narcotraficantes, enseguida lo convierten en la bandera y símbolo de los líderes sociales, mentira que muchos creen por el despliegue que le dan los medios prepagos. Esos mismos Congresistas son los que incitan a asesinar a nuestros uniformados, a llenar de odio a los jóvenes y a incautos que no saben diferenciar entre los burdos montajes que realizan para tal fin y la realidad que es muy diferente. Eso está llevando tristemente a que la vida de un uniformado se desprecie.

Todos sabemos y lo he repetido hasta el cansancio que detrás de toda esa organización criminal del paro, están los guerrilleros Farc, Eln, M-19, narcotraficantes y otros, que desean tomar la Casa de Nariño. Esa es una de las razones por las cuales necesitan deslegitimar a nuestra Policía, preparando todos los videos montados y pagando a la primera línea de terroristas que tienen en las calles para que griten como idiotas “nos están matando” “necesitamos el cambio”; y sí, ellos necesitan un país comunista para que vivan el cambio que tanto anhela.

Con ese tejido de engaños y mentiras es que desean destruir las instituciones castrenses para que nadie pueda interponerse en el camino de muerte y destrucción por donde llevan a Colombia.

Por otro lado, estos criminales del paro cuentan con el respaldo de sus organizaciones en el exterior, que han creado más de siete mil cuentas falsas en redes sociales que, desde Rusia, Venezuela, Bangladesh, México y otras regiones, hacen el trabajo de replicar sus noticias falsas, dando la impresión de muchos seguidores y creando aún más terror en la gente que desprevenidamente se asoma a las redes un poco.

Debemos tener en cuenta que este ataque a Colombia lo hacen desde adentro los Senadores aliados con el terrorismo, pro guerrilleros por naturaleza, que son los primeros en hacer que se destaquen sus noticias falsas de crímenes inexistentes, desapariciones y violaciones que jamás ejecutaron nuestros uniformados, para de esta manera continuar sembrando odio y mantener la fuerte división del país.

Sólo los criminales pueden tener un aprovechamiento de la inconformidad de un pueblo… Ellos sí han sabido generar caos y aprovecharlo. Cada situación adversa, debería ser cobrada a los promotores de todo esto, a los que han llevado miles de empresas a la quiebra y exterminado empleos, a los que han impedido atención médica a pacientes llevados con suma urgencia en ambulancia y a los que atacaron a las mismas; a los que han impedido que los alimentos lleguen a los niños y al resto de la población, a los que han destruido el transporte público, incendiado entidades del estado, vehículos policiales y hasta aquellos que han pretendido derribar postes que conducen la tan apreciada energía eléctrica. Todos y cada uno deberían ser judicializados y que paguen con dineros propios la destrucción y daños causados.

¿Terminaremos los colombianos honestos pagando el daño que otros causan?

¿Cuándo renunciarán de sus curules los promotores de esto?

Debemos seguir unidos y hacer marchas para que el mundo conozca la verdad y, por otro lado, hacer acciones legales en contra de todos los participantes del paro y si es necesario hacerlo contra algunos gobernantes que en diferentes regiones han permitido de manera cómplice que el caos avance, sin asumir la responsabilidad que asumen cuando aceptan el cargo..

Un fuerte abrazo: “Ante todo Colombia, sobre todo Colombia y siempre Colombia”.

Comparte esta entrada

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on pinterest
Pinterest
Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest

Una respuesta

  1. Amigos de la.fuerza publica …….somos.mas los.buenos …….no bajen la guardia………somos todos un solo pais………los bandalos siempre han existido a todo nivel………hay quienes se saben camuflar………….luchemos.por.nuestras familias…….que todos los.dias nos esperan en la casa…….por colombia…….para que futuras generaciones tengan un mejor.futuro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit, sed do eiusmod tempor incididunt ut labore et dolore
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit, sed do eiusmod tempor incididunt ut labore et dolore