COSTA NOTICIAS

Perdón social de Petro es el sofisma de distracción para enterrar la justicia, burlarse de la verdad y fomentar la impunidad. Por: Carrillo Navas

“La justicia no se puede sacrificar en nombre del perdón y jamás el perdón es símbolo de justicia” LGCN

A Gustavo Petro se le conoce como el hombre de las mil explicaciones, al final, es más lo que confunde y disgrega que la coherencia de sus palabras y cuando un candidato presidencial de la extrema izquierda del pacto histórico tiene que apagar los incendios de lo que sale de su boca o de sus correligionarios en plena campaña política, demuestra la poca integridad, credibilidad y respeto que puede inspirar. Petro solo busca populismo y fama. “Una persona íntegra quiere llegar a la verdad, no obtener la fama” LGCN

Aquí puede citar a Marx, Gramcsi, Lenin o Derrida, pero la percepción de lo ocurrido en la cárcel La Picota lo vio todo el mundo y no es una trampa de la derecha, no es una persecución de sus contradictores políticos, sino la desfachatez en primer plano. Negociar con corruptos, con criminales, narcos, regateando la justicia, la verdad, la reparación y los principios éticos morales de la democracia.

Negacionismo izquierdista: Los mamertos y algunos faros de la moral de zurda trataron en primera medida de tapar, minimizar y hasta justificar la visita al centro carcelario de Juan Fernando Petro: (i) que no era el hermano de Gustavo Petro (mentira); (ii) que no pertenece ni a Colombia Humana ni al pacto histórico, cuando es evidente que sí, hasta con camisas con los logos de esas fuerzas políticas y haciendo campaña; (iii) que no fue enviado por su hermano a la cárcel; (iv) que no fue a negociar con 14 condenados por corrupción, y entonces los que estaban ahí eran gemelos o clones, (lo digo con sarcasmo) entonces no eran Samuel Moreno, Iván Moreno, Germán Chaparro, Javier Zapata, Ronald Jousini Haller, Whitman Porras, Manuel Antonio Carebila, Álvaro García Romero; (v) que fue por la Comisión de la Verdad, por la Jep, situación que también es falsa, cuando la realidad fue a nombre de una ONG.

El tal perdón social no existe: Al candidato de la extrema izquierda se le olvida: (i) la responsabilidad penal es individual no colectiva ni colectivizada, los reos o los condenados cuando actuaron no lo hicieron al unísono o en conjunto sus delitos, ni al mismo tiempo; (ii) el perdón de las víctimas es individual no es global o grupal, pues quien asesina a otro ciudadano es su familia y los afectados los que tienen esa capacidad de índole simbólica, el que padece un atraco, o una violación son las víctimas las únicas capacitadas en ese perdón formal; (iii) el perdón de las víctimas, jamás reemplazará ni la justicia ni la reparación; (iv) no se puede generalizar a todos los ciudadanos, a todos los colombianos para que perdonen conductas que de una parte no les afecten, no los afectaron y de otro lado tiene el derecho de apartarse de perdonar criminales, que no pagaron su pena, no repararon a las víctimas y no contaron la verdad; (v) el Estado no puede asumir un perdón social, que rechazan los ciudadanos, la contradicción es clara y evidente.

Nunca Petro habló de amnistías ni indultos, solo salió a apagar el incendio ocasionado por su hermano: Con su demagogia de perdón social, propuesta soportada a la carrera y ante la reacción de la opinión y las propias fuerzas de izquierda inclusive Jorge Robledo, pues entonces resulta que el candidato de la zurda para él el perdón es válido para todo el que dice que es su propia corriente ideológica.

El perdón social planteado por Petro fomenta la impunidad: Pregunto ¿para qué justicia, policía judicial.? Si el gobierno de turno perdonaría delitos y crímenes con todo el desgaste judicial que ha implicado, investigar y condenar a una persona que transgredió la ley. Se burlaría de la verdad y reparación, entonces para un delincuente, especialmente los corruptos le queda de perlas no devolver los dineros o bienes que se llevaron de la ciudadanía, si todo se va al carajo en nombre de un supuesto perdón, y la más sacrificada sería la misma verdad. “De qué sirve una paz donde lo perdonas todo, la justicia es la primera sacrificada y la verdad desechada al olvido” LGCN

Cualquier Perdón social que se le dé a un grupo de corruptos, se extiende por el principio de la favorabilidad penal a todos los demás reclusos: Pequeño detalle que omitiera Petro, Cielo Rusinque y Marcela Mar, cualquier beneficio, amnistía, indulto o perdón a 14 corruptos, se extendería a toda la población carcelaria, así le pongan todas las arandelas que quieran, pues si personas que traicionaron la función pública se les perdona todo, pues los demás  presos tienen derecho y es tan indiscriminada la propuesta, eso implica que los miserables asesinos de niños Rafael Uribe Noguera y Luis Alfredo Garavito entre miles de violadores más en las cárceles, serían casi 100.000 condenados, un ejército que con ese perdón tendría Petro, sin contar a los investigados, imputados. Eso pasa por la propuesta populista impracticable. “La impunidad premia el delito, induce a su repetición, estimula al delincuente y contagia su ejemplo”. Eduardo Galeano.

El perdón social no garantiza trabajo, estudio ni dinero a quien queda libre y alienta a la reincidencia delictual: Petro pretende sacar a la calle a cuanto recluso esté en la cárcel acomodando su propuesta populista, cuando quedó expuesto por la visita de su hermano, y sin la mayor posibilidad de obtener un trabajo, ni de estudio y menos un dinero que le permita sobrevivir, a él y sus familias los llevaría a un solo camino a la reincidencia, las calles llenas de delincuentes y la ciudadanía a la ley de la selva, sálvese quien pueda.

La conclusión es demoledora Petro, cuando las FARC, ELN, M-19, primera línea, la izquierda reconozca y los crímenes de lesa humanidad, reclutamiento forzado y violación de menores, los abortos ocasionados a las mujeres en el monte, los secuestrados que se pudrieron en la selva, y le pidan perdón a cada colombiano por una guerra que continúa, tal vez, hablemos de perdón social, pero no como usted lo plantea, el perdón y la justicia es para ambas orillas políticas no para una sola. Pero reitera mi frase a la zurda “El perdón de los crímenes de las Farc, se los dejo a Dios, pero Dios no cuente conmigo” LGCN

Comparte esta entrada

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on pinterest
Pinterest
Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit, sed do eiusmod tempor incididunt ut labore et dolore
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit, sed do eiusmod tempor incididunt ut labore et dolore