COSTA NOTICIAS

No hay error en la carta de Francisco de Roux al minDefensa Villegas. Por: Eduardo Mackenzie

Por Eduardo Mackenzie

eduardo-mackenzieCaracol Radio dice en una entrevista (1) por teléfono del 11 de julio pasado con el sacerdote jesuita Francisco de Roux, jefe de la llamada “comisión de la verdad”, que éste “admite error en carta de Comisión de la Verdad a MinDefensa”. Falso. Nada indica que De Roux haya aceptado haber cometido un “error” en esa carta al ministro Luis Carlos Villegas. O la entrevista difundida por Caracol fue recortada o eso del “error” fue un invento de quienes titularon esa entrevista. ¿A qué juega Caracol?

Francisco de Roux reveló allí que la carta al ministro Villegas era confidencial, interna, y que él no se explica cómo ese texto fue a dar a la prensa. De Roux no habló de error en cuanto a su petición estrambótica al ministerio de Defensa. Sólo habló de la carta a Villegas “filtrada” por desconocidos. Lo que queda muy claro, gracias a la entrevista que le hizo por teléfono Darío Arizmendi, es que el jefe jesuita ratificó que quiere apoderarse de una masa enorme de archivos secretos, de inteligencia y contrainteligencia de las Fuerzas Armadas de Colombia. De Roux espera que le entreguen documentos en forma informática y en papel, pues habló de unos “contenedores” donde él y su “comisión de la verdad” recibirían la masa de expedientes y folders confidenciales de las fuerzas militares.

Francisco de Roux ha exhibido sin temor alguno su admiración por el Eln y sobre todo por los jefes de esa banda criminal, sobre todo por Pablo Beltrán y por Gabino. En un conversatorio del 28 de abril de 2017 él declaró: “Tengo una verdadera admiración por Pablo Beltrán”. Y reiteró: “El planteamiento del Eln es muy de lo que los colombianos queremos” (2).

El jefe jesuita no respondió a la importante pregunta de Caracol Radio de cuántas personas tendrán acceso a la información militar que está pidiendo. Dijo que no sabía si serían “cinco o tres personas”. Tampoco respondió cuando una periodista de Caracol insistió en otro tema crucial: cuánta gente examinará esa masa descomunal de archivos. La periodista señaló que la “comisión de la verdad” tendría que contratar a buen número de asistentes para que lean y redacten resúmenes, lo cual aumenta el peligro de que documentos muy sensibles para la seguridad nacional escapen a todo control. De Roux evadió la pregunta y habló de otra cosa.

En el diálogo telefónico con Francisco de Roux, Darío Arizmendi admitió que en la “comisión de la verdad” hay gente “marcada” por su ideología y que hasta “le hace el juego a la guerrilla” y que ese personal tendría acceso a información secreta de las Fuerzas Armadas. La respuesta de Francisco de Roux no pudo ser más evasiva: “Llevamos más de ocho meses preparándonos para esto”, “El grupo [la llamada “comisión de la verdad”] no es contra nadie”.

Hay que impedir que esos archivos ultrasensibles para la seguridad nacional caigan en esas manos.

Comparte esta entrada

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on pinterest
Pinterest
Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit, sed do eiusmod tempor incididunt ut labore et dolore
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit, sed do eiusmod tempor incididunt ut labore et dolore