COSTA NOTICIAS

Mezquindad, incoherencia y oportunismo de la izquierda. Por: Duván Idárraga

En varias ocasiones he comentado que una de las principales características de la izquierda (realmente no conozco el primer caso que no lo sea) es su incoherencia. Dicen defender el medio ambiente y condenan el uso del glifosato, pero callan ante uso de precursores químicos por parte de los narcotraficantes con los que envenenan fuentes de agua, o contra los atentados terroristas que derraman petróleo en los ríos. Ni que hablar del señor de la Bolsa que impulsó la consulta anticorrupción pero fue filmado por su amigo Montes recibiendo dichoso 8 pacas de dinero en efectivo que jamás pudo justificar ni explicar. O el hecho que este mismo sujeto hable en contra de los ricos y del capitalismo mientras vive en una lujosa mansión de al menos un millón de dólares, use zapatos que cuestan un par de millones y vaya de compras a los más exclusivos centros comerciales del extranjero. Mas incoherencia, imposible.

La mezquindad ha sido otra de sus características; cualquier cosa que ha realizado el gobierno del Presidente Duque ha sido atacada. Primero cuestionaron la demora en el proceso de compra de vacunas, posteriormente, cuando se anunció dicho proceso igualmente lo criticaron; hasta debates en el Congreso anunciaron contra el Ministro de Salud. Ni que decir que mientras pedían en sus redes sociales medidas contra el Covid 19, simultáneamente programaron y llevaron a cabo marchas de protesta en varias ciudades del país pese al riesgo que implicaba aglomerar personas. Mas grave aún, pidieron vacunas gratis y varios de ellos votaron en contra de la ley que así lo estipulaba.

El propio señor de la Bolsa promovió e incentivó la famosa minga indígena que implicaba el desplazamiento por varias ciudades del país y hasta Bogota de miles de personas sin las medidas de bioseguridad requeridas y hasta haciendo fiestas en donde pernoctaban. Su objetivo era estar en Bogotá varias semanas, sin importar el riesgo de contagio que esto implicaba; que la fuerza publica destruyera decenas de campamentos productores de coca en sus territorios en el Cauca los obligó a retornar de manera acelerada a su región.

El oportunismo ha sido otra de sus constantes. La alcaldesa de Bogota, el año pasado iniciando la emergencia por el Covid 19, anunció que no iba a cobrar el servicio de acueducto desconociendo que eso no estaba en sus facultades. O en junio, cuando anunció ante los medios que garantizaría cien mil tablets e igual número de conexiones de internet para que esa cantidad de niños de escasos recursos tuviera acceso a educación. A la fecha nada de eso se ha cumplido. Pero la tapa del oportunismo es la del señor de la Bolsa, lleva meses apostándole a que al gobierno Duque le vaya mal en el manejo de la pandemia; como dije, hasta marchas y la minga indígena impulsó con el riesgo de contagio que implicaban. Ni siquiera votó a favor la ley de vacunas. Según el Representante Ricardo Ferro, autor de dicha ley: “Esta ley habilitó al gobierno nacional para comprar vacunas de emergencia para aplicación masiva. Y segundo, algo fundamental, la vacuna va a ser gratuita para todos los colombianos que se quieran aplicar, inmunizar contra el Covid 19”. El congresista también se quejó de la manera en que la oposición dilató el estudio y aprobación de la misma. ¿Así o más mezquinos, incoherentes y oportunistas?

Pese a esos claros antecedentes en contra de todo lo que viene desarrollando el gobierno Duque, la semana pasada Petro tuvo el cinismo y la desfachatez de proponer un dialogo nacional para trabajar en temas que contrarresten los efectos del Covid 19 en el país; once meses después de que, quienes realmente están interesados en ayudar al país, vienen trabajando, aportando, generando ideas y estrategias, respaldando las medidas que el equipo de gobierno nacional ha venido ejecutando. Todo indica que, cuando se aproxima la aplicación de la vacuna, con lo que callarán a todos lo que han dudado de que vaya a iniciar en el país, el señor de la Bolsa desea subirse al tren de la victoria para obtener réditos políticos. La mezquindad, incoherencia y oportunismo de sujetos como la alcaldesa de Bogota y el señor de la Bolsa, no tiene límites; lástima que haya tantos que les coman cuenta.

EL COLMO 1: Vuelve y juega el alcalde de Medellín con sus decisiones en contra de EPM, la segunda empresa más grande del país. Su deseo por dañarla es evidente, las consecuencias pueden ser catastróficas por la violación a prácticas de gobierno corporativo por parte de Quintero quien preside su Junta. NO HAY DERECHO.

EL COLMO 2: Sergio Fajardo de 64 años, criticó por viejo a Alvaro Uribe que tiene 68; dice que es un político joven, pero lleva ms de 20 años en ello. Ahora dice que va a renovar la política y para ello se unió a Jorge Robledo (lleva décadas como político y más de 15 años inútiles en el Congreso), a Juan F Cristo (uno de los socios de Samper durante el 8.000 en el 94) y a Juan M. Galán (que lleva décadas viviendo del Estado por la tragedia de su padre). Lo absurdo es que hay quienes se comen el cuentazo. NO HAY DERECHO.

Comparte esta entrada

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on pinterest
Pinterest
Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit, sed do eiusmod tempor incididunt ut labore et dolore
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit, sed do eiusmod tempor incididunt ut labore et dolore