COSTA NOTICIAS

Mercenarios Del Periodismo: “autonombrados faros de la moral, con algunas excepciones”. Por Carrillo Navas

“Se creen los dueños de la verdad, pero deben tener saber que la verdad no tiene dueños”

“La prensa quiere fiscalizarlo todo, pero no se deja fiscalizar por nadie” Daniel Gascón

Especialmente me refiero a esa que está enquistada, la que hace circulo al rededor del mandatario de turno, nacionales y locales, y alrededor de ellos mismos, de sus mismos dioses e intereses

La pregunta surge ¿Por qué soy tan duro con los periodistas? Sencillo, porque ellos son rudos, macabros, fashionistas y se creen faros de la moral frente a sus conciudadanos, suelen atribuirse ser dueños absolutos de la información, las noticias y la verdad. Tan es así, que sus opiniones son las que más incendian de manera piromaníaca la polarización política de este país y el que esté libre de pecado que lance la primera piedra. “Es más peligroso un micrófono de un periodista, que el fusil de un soldado” LGCN

Un periodista tiene principios básicos: (i)  el respeto a la verdad; (ii) estar abierto a la investigación de los hechos, (iii) perseguir la objetividad aunque parezca inaccesible; (iv)  contrastar los datos con cuantas fuentes periodísticas sean precisas; (v)  diferenciar con claridad entre información y opinión; (vi) enfrentar, cuando existan, las versiones sobre un hecho; (vii) Respeto a la presunción de inocencia. (viii) Rectificación de las informaciones erróneas. No tuve que ir muy lejos para decir esto, vean el código deontológico del periodista. Pero advierto que, en su afán de protagonismo, mediatismo, rating y un Like en redes, eso poco lo respetan, su responsabilidad social se va de viaje y adivinen a quién le descargan la culpa. La manipulación mediática es un medio por el cual se pretende mantener ignorante, mediocre y descargar la culpabilidad en el pueblo” LGCN

Los periodistas en su mayoría se creen fiscal, juez, jurado y verdugo, es más fácil, que te condenen por un trino, una columna o un titular de prensa que muchas veces ni siquiera representa el contenido de la noticia. Si puede inducir en la mente colectiva la cizaña, el ánimo insidioso, la parcialidad mucho mejor, prácticamente te condenan antes de un juicio, de tal manera que no necesitan abogados, ni juez, ya estas sentenciado, y si existiera la pena de muerte en Colombia, estarías en el patíbulo. “Los periodistas han perdido credibilidad, prefieren el show de ser Fiscal, Juez y Jurado que la verdad” LGCN

Los #MercenariosDelPeriodismo, con algunas contadas excepciones, hacen lo que hacen por dinero, favores políticos o motivaciones ideológicas, NO hago señalamientos en este escrito, frente a un periodista en particular; son ustedes los que pueden identificarlos: son defensores a ultranza de #FalsaPaz de Santos, no importa todos los errores, corrupción, impunidad que se hayan cometido o el olvido a las víctimas, en donde no tocan un milímetro a la izquierda que la consideran infalible y solo tienen una consigna, arremeter contra quien piense distinto a ellos.  Como lo dice Javier San RománEl Nuevo Modelo de negocio de la prensa es vender discursos; no contar los hechos.”

No soy quien, para juzgar a los periodistas, ni tengo que dar nombres, siempre he dicho “si quieres la verdad investiga y no tendrás que ir muy lejos,” LGCN pero si se dan cuenta colombianos, ellos si pueden emitir juicios a todos, armar tempestades, respeto el periodismo pero no creo muchos autonombrados faros de la moral, que señalan, difaman y condenan con redacciones de doble sentido, señalamientos sin pruebas o con pruebas de dudosa reputación y lo más grave sacrificando la verdad en nombre de la posverdad, tal como lo diría Agustín Arrieta en dos frases  “La mejor característica de la posverdad, es la falta de respeto por la verdad y el desprecio a sí misma” y “La posverdad ignora la verdad, se desentiende: La Verdad es ignorada, Obviada”.

Ese mediatismo y posverdad actual del periodismo es sumamente dañino, un compañero de la universidad los define, como “los atortoladores”: arman escándalos; lanzan granadas de palabras, con un poquito balas del sesgo, una pizca de pólvora de sarcasmo, se escudan en la libertad de expresión y si los controvierten se les llena la boca que los censuran, para los #MercenariosDelPeriodismo si no convences, confunde, basta solamente la insinuación o la provocación para lograr Rating y si alguien muestra la verdad o los replica es #FakeNews. “En el temor de la censura es donde se escuda el mal periodismo para justificar la irresponsabilidad de sus opiniones” LGCN

Ustedes como lectores pueden revisar como alguien dijo por ahí, “que el activismo político no puede ir a la par con el periodismo”, pero esa misma persona hizo su campaña contra el ausentismo parlamentario, pero aplicó su sesgo, pues ningún congresista verde, de izquierda o de las Farc estuvo en ese informe, quien convocó plantón en la fiscalía, pero no se hizo responsable o se lavó las manos con el vandalismo presentado, y es buena para interrumpir entrevistas en vivo. #MemoriaSelectiva. Tal como lo refiere José Antonio Llorente “La divulgación de noticias falsas desemboca en una banalización de la mentira y, por ende, en la relativización de la verdad”.

Por su parte otra periodista, de manera sesgada da una noticia con toda la posverdad del caso, sea cierto o no, jamás hablará de la impunidad de las Farc, ni se sentirá indignada con la evasión de sus líderes a Venezuela, menos su rearme, ni criticará a Claudia López a quien consideró Ángela Merkel en 3 meses de gobierno distrital, tampoco no olvido como en emisión en vivo de Blu Radio le cortó la palabra a Carlos Fernando Galán que denunciaba que los supuestos miles de mercados entregados, eran solo refrigerios. “El periodismo no está para juzgar la vida de otros, cuando evade el estrado de la opinión pública “LGCN

Tampoco podemos dejar de lado, a quien desde los Estados Unidos apedrean a quien sea, pero si les devuelven el ladrillo, gritan censura o se hacen las víctimas; o la que dijo en pleno programa radial que tocaba como periodista tomar partido por la paz, no importa si quedó mal hecha y quien me bloqueó en twitter al mejor estilo de Petro, porque odia la crítica o la réplica. “Los malos periodistas creen que su palabra es la única verdad, y quien lo contradice es el enemigo a silenciar y evitar la réplica” LGCN  

Por su parte, otros convirtieron las noticias en sarcasmo, burla y diversión, quitando seriedad y responsabilidad de la noticia; o como cierta periodista de una revista semanal que se cree dueña de la verdad sabida y la buena fe guardada, prácticamente en una entrevista con Timochenko, lo exaltó como una estrella del Pop o de Hollywood, cuando no han pagado él y su secretariado FARC, muchos de ellos congresistas, ni un día de cárcel por sus crímenes. “La libertad de prensa no es el show mediático, sensacionalista y sesgado de la información” LGCN

Finalmente no podemos olvidar quien se creyó parte de la nobleza europea, pero muy criolla, y miles esperamos saber que la justicia defina qué pasó con los contratos con la Fiscalía General de la Nación, el Ministerio de Vivienda y Fondo Nacional de Gestión del Riesgo de Desastres, aclaro un punto, a diferencia de la mayoría de los periodistas ella cuenta con el beneficio de la presunción de inocencia, el derecho de defensa y el debido proceso, que muchos comunicadores sociales omiten, para atacar, difamar y polarizar en sus redes y medios, para en el proceso sacrificar la verdad.

La conclusión es muy evidente y Surge la pregunta ¿A dónde fue la ética, el sentido común y la sana crítica del periodismo?

Comparte esta entrada

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on pinterest
Pinterest
Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit, sed do eiusmod tempor incididunt ut labore et dolore
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit, sed do eiusmod tempor incididunt ut labore et dolore