COSTA NOTICIAS

Matoneo digital la mejor forma de dividir a mi derecha. Por: Luis Gabriel Carrillo Navas

“Quien crea que las redes sociales le dan poder, es líder de nada y referente de nadie”

Sea por una postura social, política y religiosa, por la decepción o no con un gobierno, o por creerse; los unos uribistas pura sangre y otros uribistas de libre pensamiento, divisiones que la gente crea sin el mayor fundamento, arraigo o sustento, en mi opinión los uribistas pura sangre son los genes de Uribe y su familia cercana y punto, porque muchos que alegan serlo sin tener esa cercanía genética, se creen de mejor peligrí que otros y por ahí empiezan las divisiones y la verdad esto no ayuda a una derecha unificada de cara a elecciones de 2022.

El problema es que en este proceso olvidan al pueblo, a tu compañero de causa y terminan viviendo de combates digitales superfluos, por motivos fútiles y odios viscerales por una opinión, sólo con el afán de amedrantar al otro, no importando en el proceso si logramos destruir relaciones interpersonales, familias o llevar a la gente al suicidio.

He observado, cómo tener la libertad de expresión y de opinión cada vez es más reducido no sólo por las reglas y algoritmos excesivos que ponen las redes sociales, especialmente Facebook que censura todas las publicaciones y comentarios de la derecha, pero permite las fake news de la izquierda, o en twitter con sus algoritmos como:, (1) reducción de seguidores, (2) baneo en la sombra y (3) el modo coronavirus, que lo que hacen es censurar nuestras publicaciones de manera pasiva, para que no veamos lo que opinan los demás.

Ahora sumado a lo anterior, se agregan grupos matoneadores digitales, pandillas al servicio de egos y la auto adoración de unos, con el fin de destruir a otros, buscando líos como “cual pelea de bar” y el ciberbulling mediático que es incentivar el odio contra otros sólo por pensar distinto, el problema es que esto no se reduce a La bodega de Petro, sino que se extendió a mi gente de la derecha, de tal manera, que uno tiene que salir con la armadura del mandaloriano para brindar una opinión en redes.

Una twittera me enseñó que en redes sociales “se ataca más a la persona que el argumento”, aquí no importa si eres feo o bonito, si eres uribista o izquierdista, si eres católico o de otro culto, si hablas abiertamente de tus gustos musicales, personales o sexuales, todo es sometido al escarnio público, porque las mismas redes sociales lo incentivan. “La Valentía de los opinadores del teclado es inversamente proporcional a quien defiende sus derechos en papel higiénico “LGCN

La función de esos montadores del teclado no es debatir o replicar, sino insultar, difamar, acusar sin pruebas, sólo el lenguaje de la mentira impera, y a esos se les olvida que “con la vara que mides serás medido”, es decir, luego de destruir a otros, en el futuro eso que le hiciste a otro, te lo harán a ti.

En mi caso nadie me paga por escribir, trinar u opinar, comprendí que las relaciones de amistad en redes son tan efímeras y tan fuertes como el vacío, que los seguidores son prestados, que incluso mostrando mi rostro en mis columnas no falta el que te diga sin el mayor fundamento que la cuenta es falsa, o se llenan la boca que soy un infiltrado, ¿Quién define que es un infiltrado? Yo tengo 117 indicios, pero no he desarrollado el manual “el que esté libre de pecado que tire la primera piedra.”

Para los que no me conocen soy tan sencillo como lo que escribo, no alardeo porque me siga Uribe o varios senadores del CD, tampoco comento mis problemas en redes, y si hay algo judicial no lo subo a redes, primero en la fiscalía o el juzgado, tampoco me creo su majestad o divo de nadie, que yo sepa tengo la misma sangre roja que cualquiera de ustedes.

En consecuencia, nunca cuenten conmigo para perseguir, agredir a otras cuentas de la derecha, ni me agreguen a grupos en WhatsApp con este fin, mis reglas fundamentales jamás aspiren o esperen que ofenda, amenace o insulte otro de mi propio equipo o mi propia gente. “Las herramientas de mensajería como WhatsApp no son el problema, es la raza humana que hace uso indiscriminado de ellas” LGCN

Se ha perdido entre nosotros el debate o la réplica en un argumento, cada vez la gente en redes está más interesada en menoscabar a quien opina, su credibilidad y respeto, pero no se detienen allí quieren averiguar su vida, estado civil, si tienes hijos, donde trabaja, eso es más que matoneo, es acoso, constreñimiento, violación de datos personales y si se les olvida que eso es delito.

Ya no son como los mamertos descartando un trino o un argumento por una palabra mal escrita o porque le faltó una tilde, porque se creen con especialización en ortografía, lengua, estilo, redacción y lingüística, sino que algunos que dicen ser dizque de derecha, se inventan reglas tan absurdas que ellos mismos violan, que ni siquiera las redes sociales imponen o exigen, como es que no se puede tener más de una cuenta en redes, exigen a otros que tienen que subir la foto y ojalá sea de cuerpo entero, con el certificado de la cédula de ciudadanía y la prueba de ADN; no es doble moral es hipocresía, y algunos de esos que imponen normas de comportamiento sin tener el poder o que lleva sepa trabajen para esas redes, se creen virales, perseguidos, y hasta divos.

En un mes 9 cuentas de derecha reconocidas fueron suspendidas, por una guerra en las sombras o de egos y se les olvida que el enemigo es la izquierda no nosotros mismos. Les recuerdo que nos unimos o nos hundimos, igual no se les olvide que si los verdes y petristas llegan al poder en el 2022, es porque nos encontraron divididos; sean uribistas, pura sangre, o de libre pensamiento, conservadores o de derecha, o el vecino de la esquina, no harán diferencia cuando tumben la puerta y vengan por nosotros.

NO olvido como un magistrado de un cierto tribunal insinuó a periodistas, abogados y colombianos que sólo opinar o ejercer la libertad de expresión contra ellos es un el delito, mismo que se quedó convenientemente callado con las amenazas de muerte contra el presidente Duque por parte de Jesús Santrich. Por ahí empiezan… “Primero te silencian, luego te dicen que decir, y cuando te pongan las cadenas, jueces y políticos dirán que la única libertad de pensamiento es la del poder” LGCN, y nosotros los de la derecha peleando entre nosotros mismos, en redes matoneando por pendejadas. ¡reflexionen!. Igual no cuenten conmigo para sus P.P.C

Comparte esta entrada

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on pinterest
Pinterest
Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit, sed do eiusmod tempor incididunt ut labore et dolore
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit, sed do eiusmod tempor incididunt ut labore et dolore