COSTA NOTICIAS

Los Walquin Ditt del carrusel de la paz. Por: Duván Idárraga

lorena-murcia-1Aclaro  la razón de título. Si bien no soy experto en inglés, conozco la pronunciación correcta de la frase. Usé las palabras que el señor de la Colombia Humana dijo recientemente en un video en twitter (un inglés como el de Juancho, el del comercial de un curso por internet). Hecha la aclaración contextualizo porque hablo de los muertos vivientes  del carrusel de la paz: Personajes resucitados recientemente con el único propósito de defender el adefesio de la JEP y por ende el acuerdo Santos FARC (que JAMAS debemos olvidar, el Pueblo Soberano rechazó en las urnas en 2016).

Uno de ellos Juan Manuel Santos, estuvo en la Corte Constitucional defendiendo porque debe mantenerse la prohibición de uso del glifosato en cultivos ilícitos, pese a que por décadas (y aún hoy) se usa en todos los cultivos lícitos que nos alimentan. Prohibición que se dio en su gobierno y que tanto contribuyó al negocio de sus socios FARC, que vieron como aumentaron las hectáreas cultivadas y la producción (mas cosechas por año y mayor rendimientos por hectárea) y por ende sus billonarias fortunas, hoy lavadas gracias al acuerdo con Santos. Negocio redondo para ellos.

Otro, el tristemente célebre y oscuro personaje Sergio Jaramillo, que tanto daño causó a la institución militar en Colombia; para mi responsable directo del proceso de negociación con las FARC. Podríamos decir que fue el Rasputín del régimen de Santos, el cerebro de la rendición del Estado colombiano a los narcoterroristas de las FARC vía el acuerdo de La Habana. Revivió y regresó al país para defender la JEP; a quien supongo considera su Frankenstein, su monstruosa creación, fruto de una mente desquiciada y desesperada por favorecer a las FARC. Su retorno sirvió para recordar que su fundación “IDEAS PARA LA PAZ”  recibió contratos por más de $10.000 millones de la oficina del Comisionado de Paz  del gobierno Santos que estaba a cargo del propio Sergio Jaramillo, el típico contrato de yo con yo. Ni los órganos de control (recordemos, igual dominadas por Santos a través de sus amigos), ni los periodistas  (muchos beneficiados de miles de millones en contratos, otros de los “caminantes” del Carrusel de la Paz) investigan eso. Debemos recordar que a un ministro del gobierno Uribe lo condenaron a 17 años de prisión, sin haberse beneficiado de un peso en la contratación que manejaba un organismo de cooperación de la OEA.

Un tercer grupo de caminantes del Carrusel de la Paz son los propios jefes narcoterroristas FARC, directamente interesados en que no haya justicia, que les den impunidad total. Tienen varias condenas por todo tipo de delitos y miles de denuncias de parte de  mujeres ex integrantes del grupo criminal (conforman la Corporación Rosa Blanca) que los acusan, con hechos y datos concretos, de miles de violaciones, abortos  obligados en las peores condiciones y con todo tipo de secuelas, de prostitución infantil,  de todo tipo de vejámenes que por supuesto ellos no quieren que salgan a la luz pública. Lo absurdo es que ellos ahora se quejan y se sienten estigmatizados porque les dicen lo que realmente son, cinismo nivel Juan M Santos.

Por ultimo están quienes defienden la impunidad total a jefes FARC por miles de crímenes de lesa humanidad cometidos contra menores (niños y niñas) durante década; pese a los espeluznantes relatos presentados en algunos medios de comunicación que abren espacio a las integrantes de la Corporación Rosa Blanca donde describen las aberraciones que padecieron por años de parte de esos criminales. Realmente inexplicable que haya quienes los defiendan, más aun, ver mujeres que lo hacen. Por donde se mire, son  “LOS “WALQUIN DITT” DEL CARRUSEL DE LA PAZ”.

EL COLMO 1: La JEP no solo financia, vía contratos, a defensores de las FARC. Se descubrió que entregó contratos por más de $4.000 millones a la Organización Nacional Indígena de Colombia –ONIC- que son quienes tienen bloqueado el suroccidente del país y cometen todo tipo de actos de vandalismo.  NO HAY DERECHO.

EL COLMO 2: Dicen que las disidencias de FARC infiltraron las protestas en el Cauca; pero claramente se observa al narcoterrorista alias Pablo Catatumbo liderando reuniones en la zona con los indígenas que tienen bloqueado el suroccidente del paísMás claro imposible, no son disidencias, son las FARC. NO HAY DERECHO.

NOTA: En el siguiente link pueden observar el video con el desgarrador relato de una excombatiente de las FARC (hoy amenazada por ese grupo criminal) sobre todo tipo de vejámenes y aberraciones que le cometieron los jefes de ese grupo: http://https://t.co/keiWEyeOOd Después de ver ese testimonio reafirmo que merecen que se pudran en la cárcel; reitero, no entiendo como hay quienes están de acuerdo con su impunidad.

Comparte esta entrada

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on pinterest
Pinterest
Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit, sed do eiusmod tempor incididunt ut labore et dolore
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit, sed do eiusmod tempor incididunt ut labore et dolore