COSTA NOTICIAS

Los homenajes del conflicto armado son para las víctimas, NO para los victimarios y genocidas como Mono Jojoy o Jesús Santrich FARC. Por: LGCN

Causa estupor, molestia, rabia, indignación, desprecio, condena, repudio y rechazo que los comunes Farc con curules regaladas por Santos se burlen de las víctimas ocasionadas por ellos. Si no que vayan inclusive al hecho de maquillar la historia y decir cosas que nunca fueron probados, jamás se presentaron, así como alega la victimaria Sandra Ramírez. Por ello #NiPerdónNiOlvido al genocidio que ocasionó las Farc. “La Paz se no se hace con la sangre de los caídos, sino con la cárcel y sometimiento del asesino” LGCN

No basta que la Jurisdicción Especial para las Farc, los blinde con sentencias de papel llenas de impunidad, como alguna ve lo dije: “Con la Justicia Transicional pasamos de una justicia que defendía los derechos de las víctimas, a una justicia en la cual sólo damos concesiones a Victimarios” LGCN. Justificando las muertes de colombianos porque eran necesarias y modificando incluso las conductas penales para decir que no eran secuestros si no actos de retención, y los atentados los que morían era porque les tocaba.

Sin existir justicia, verdad y reparación, ellos se creen con el derecho de homenajear a uno de los mayores canallas de la guerra como es Jorge Briceño alias el Mono Jojoy, luego harán lo mismo con Jesús Santrich como si fueran héroes. #TeoríaDelAbsurdo de la #DobleMoral y su #MemoriaSesgada #MemoriaSelectiva “Una hoja de papel firmada que diga PAZ, no significa que se hizo JUSTICIA” LGCN

Es el colmo del cinismo y de la revictimización, mientras a las víctimas ocasionadas por las Farc se les niega todo, ni se les escucha, los comunes Farc creen que se pueden salir con la suya sin rendir cuentas al país, de eso ellos están muy equivocados. “La sed de Justicia no se sacia con un buen juicio o una sentencia escrita en papel” LGCN

Jorge Briceño alias el Mono Jojoy no era un luchador por la libertad, fue un guerrillero carcelero, genocida, destructor de vidas y un miserable que merece todo el desprecio como Hitler, Stalin, Pol Pot o Videla. “Opresores, criminales y tiranos, no se acomoden al silencio del pueblo, pues sabemos gritar resistencia en silencio” LGCN

Tampoco la congresista con curul regalada Sandra Ramírez puede decir algo que no puede probar que personas como el general Mendieta entre los más de 25.000 colombianos secuestrados, muchos de ellos que no volvieron del monte, además de quitarles la libertad, se encontraban en la playa o resort, que tenían la oportunidad de levantar el teléfono y comunicarse con su familias todos los días, menos que las condiciones de su cautiverio eran dignas, ahí se cae su peor mentira. “La mentira tiene tantos rostros que ni ella misma puede reconocerse al mirarse al espejo.” LGCN

La mejor definición de quien era el Mono Jojoy la señaló la periodista Vicky Dávila: “Mono Jojoy: asesino, terrorista, narco, secuestrador, extorsionista, torturador, bandido. Lo único que debe celebrar Colombia es que ya no está, gracias a las fuerzas armadas del país. Rendirle homenaje como es una ofensa a las víctimas y al país. Sandra Ramírez arrepiéntase!” No es porque sea Vicky, o sea periodista, es una colombiana que recoge el sentimiento de millones de colombianos de desprecio a un salvaje. “En una sociedad civilizada no se somete a las exigencias de terroristas, ni perdonas violadores, ni negocias con genocidas” LGCN

Los homenajes del conflicto armado son a las víctimas, no a los victimarios y genocidas, es como si alzará la copa por las víctimas de Garavito, Rafael Uribe Noguera en el instituto Colombiano de Bienestar Familiar o vitoreara a Fabián Sanabria Dendarino o Enrique Vives por los borrachos que estaban al cegar la vida de personas ejerciendo una actividad peligrosa como conducir un automotor, bajo el influjo de bebidas embriagantes que ingirieron conscientemente y de manera previa.

Los homenajes del conflicto armado son a las víctimas, no a los victimarios y genocidas. Sí, esas personas que fueron olvidadas por los gobiernos, las altas cortes, los congresistas y que sólo utilizan como eslogan de campaña cada cuatro años, que mendigan una reparación en la Unidad Para Atención y Reparación de Víctimas, ofreciéndole 3 millones de pesos para ser pagados en unos 10 años, cuando cada curul de las Farc gana 34 millones pesos mensuales fuera de prestaciones y que no han dado un solo peso a los daños que causaron por el conflicto armado, que aún no continua con las mal llamadas disidencias. “No se puede aceptar crímenes o delitos pidiendo disculpas, sin un juicio o una condena, eso por sí sólo revictimiza a las víctimas y es un saludo a la impunidad” LGCN

Las declaraciones de Sandra Ramírez y los comunes Farc, que alientan grupos violentos por todo el continente como los comuneros de la Araucanía, o los comunitarios en Argentina, es maquillar sus crímenes, como si ellos hubieran estado en el monte por joder y como sí los 500.000 colombianos asesinados se lo hubieran merecido, sin contar los demás execrables crímenes, como reclutamiento forzado de menores, violación de mujeres y abortos con gancho de púas y quieren 16 curules más para aumentar su poder, siendo las únicas víctimas que valen las que por contratos se venden o por una foto abrazando a los asesinos. “Las Víctimas de la guerra no es club exclusivo, así como la justicia que combate la impunidad tampoco”

La conclusión es muy franca: Las víctimas del conflicto armado sea de la guerrilla de las Farc y ELN que son el mayor número, los grupos paramilitares y de los agentes del Estado no se pueden maquillar, menos para decir que esos asesinos fueron luchadores de la libertad, y menos equipararla. Con una efectiva verdad. “Nadie puede exigir perdón sin justicia, pasar la página sin verdad, ni pretender el olvido sin reparación” LGCN. Tampoco con una verdadera justicia “La justicia no se puede sacrificar en nombre del perdón y jamás el perdón es símbolo de Justicia” menos con la inexistencia de reparación.

Por ello el homenaje a las víctimas, como lo fueron:

  • Juan Sebastián Carrillo 10 años atentado el Club el Nogal 7 de febrero de 2003.
  • Sargento Diego Benavides Molina masacrado en Buenos Aires Cauca, 15 de abril de 2015.
  • José Mosquera uno de los 119 muertos del genocidio de Bojayá, 2 de mayo de 2002.
  • Norberto Aníbal López Calderón y Sebastián López López, asesinados el 26 de enero 1999, y 24 de noviembre de 2012, respectivamente.

Por los más de 500.000 colombianos asesinados por Farc, 13.000 por los paramilitares y 3.100 por elementos pertenecientes agentes del Estado. A ellos deben ser los homenajes.

Comparte esta entrada

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on pinterest
Pinterest
Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit, sed do eiusmod tempor incididunt ut labore et dolore
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit, sed do eiusmod tempor incididunt ut labore et dolore