COSTA NOTICIAS

La OEA y el panamericanismo de nuevo calumniados. Por: Eduardo Mackenzie

Eduardo Mackenzie

eduardo-mackenzie-1Lo siento, pero el artículo de Juan Manuel Flórez Arias, publicado en El Colombiano, este 25 de junio, sobre “la historia de la OEA”, donde aparece un ataque en regla contra Luis Almagro y un elogio inmerecido a su antecesor chavista, Miguel Insulza, está lleno de errores de hecho y de interpretación que merecen una réplica. Ese texto (1), además, trata de poner en tela de juicio la legitimidad de la OEA (¿para qué volvamos a Unasur?).

Errores sobre la Unión Europea. Ningún miembro de la UE “delega la creación de leyes y la condena de criminales” a la UE, como cree saber el señor Flórez. Cada país miembro de la UE produce sus propias leyes y juzga y condena los crímenes y delitos cometidos en su territorio. El Europarlamento tiene funciones legislativas, junto con el Consejo europeo, pero en el límite de sus atribuciones: no sustituye a los parlamentos de cada país miembro. La Corte de Justicia de la UE tampoco substituye a los tribunales nacionales. Esa Corte de Justicia incluye la Corte de Justicia, el Tribunal y los tribunales especializados. Ese conjunto puede actuar como juez de última instancia. Cuando un justiciable considera que la jurisdicción nacional no le ha respetado sus derechos puede apelar a la Corte de Justicia de la UE. Esta no substituye las jurisdicciones del país miembro.
Errores sobre decisiones de la OEA. Cuba no fue expulsada en 1962 por el “triunfo de la revolución cubana”, como escribe el señor Flórez. En 1962 no se sabía si esa “revolución” iba o no a “triunfar”. El golpe de mano de Fidel Castro no triunfó: fracasó pues llevó a Cuba rápidamente a la miseria y a la represión y opresión política más violenta. Cuba fue expulsada de la OEA por una buena razón: por exportar el terrorismo e intentar imponer a sangre y fuego el comunismo en varios países del continente. Detalle que el señor Flórez olvida mencionar.
Errores sobre “el Bogotazo”. El autor dice que “después del asesinato de Gaitán” hubo en Bogotá otros asesinatos, así como saqueos e incendios. Pero no dice quién pudo haber asesinado a Gaitán y olvida decir qué papel jugaron las organizaciones comunistas locales e internacionales en ese magnicidio y en la ola de desórdenes y crímenes desde antes del 9 de abril y hasta el de 14 de abril de 1948. Tampoco dice una palabra sobre la ola de violencia que sacudió a Colombia en las décadas que siguieron. También omite un punto clave: quien garantizó la continuidad de la conferencia Panamericana en el norte de Bogotá, a pesar de la destrucción de una parte del centro histórico de la capital.

El presidente conservador Mariano Ospina Pérez se opuso a que la IX Conferencia Panamericana fuera trasladada a Buenos Aires en vista de los desmanes, como propuso la delegación argentina. Los peronistas estaban dispuestos a sabotear la IX Conferencia, en caso de que fracasara la violencia desatada. Decenas de activistas comunistas habían llegado a Bogotá semanas atrás, entre esos Fidel Castro, para impedir que la conferencia fuera instalada y llegara a conclusiones. Stalin veía como una amenaza la labor internacional del secretario de Estado norteamericano General Georges Marshall —quien estaba en Bogotá en la Conferencia—, destinada a ofrecer a Europa la ayuda americana para reconstruir la economía de los países devastados por la guerra contra Hitler. Curiosa la manera del señor Flórez de evocar la “historia” del Bogotazo.

oea-asamblea-medellin-1Errores sobre el papel de Washington. El señor Flórez afirma que la violencia del 9 de abril de 1948 fue impulsada para “hacer más fácil para Estados Unidos la aprobación de la resolución”. Falso. Estados Unidos necesitaba tranquilidad, no disturbios, para sacar adelante la Carta de la OEA. La lógica del argumento del señor Flórez es fantástica. Estados Unidos no quería sabotear la IX Conferencia Panamericana, ni poner en peligro la vida de su secretario de Estado. No quería destruir la posibilidad de dotar a la OEA de una carta que le permitiría al continente luchar contra las incursiones armadas ya muy visibles de los soviéticos desde el comienzo de la Guerra Fría.

Flores dice que la OEA “fue desde el principio testigo de los conflictos que marcarían el resto del siglo. En adelante, cada vez más, sería menos un espectador y más un actor en estas disputas.” Error. La OEA nunca fue un “espectador”, fue un actor importante de la solución de los conflictos pre y post comunistas del continente. Solo hasta 1910, veinte años después de la primera conferencia internacional americana, el panamericanismo había resuelto 228 casos de arbitraje (límites, refugiados, minorías foráneas, aduanas, etc.) entre los países miembros. Y esa labor constructiva continuó.

El panamericanismo, categoría ausente. La IX Conferencia no fue la única que abordó el problema de la agresión comunista en el continente. La Conferencia de Caracas (1954) reiteró lo firmado en Bogotá en 1948 y aprobó la “Declaración de Solidaridad para la preservación de la integridad política de los Estados Americanos contra la intervención del comunismo internacional.” La agresión comunista no era un embuste.

El periodista Juan Manuel Flórez Arias intenta mostrar a la OEA y al panamericanismo como “instrumentos” del gobierno americano, del “imperialismo americano”, en la jerga estalinista. Muestra a la OEA como “validador de la voluntad estadounidense.” Falso. El sentimiento panamericano existió desde los tiempos del Libertador Simón Bolívar. Y existió en el continente, no solo en Washington, antes y después de la Guerra Fría.

El autor no entiende eso, ignora que el panamericanismo no es un “instrumento” de nadie, sino que es una doctrina que hace parte del acervo jurídico e histórico del continente. Flórez no utiliza ese concepto ni una sola vez, a pesar de que su artículo pretende hablar de la “historia” de la OEA. Es como hacer un artículo sobre el Vaticano sin mencionar la religión católica. Asombroso.

Destruir la solidaridad continental. Lo que más le preocupaba al Kremlin en 1948, en vísperas de la IX Conferencia, era una cláusula de apenas dos líneas del texto que iba a ser aprobado, entre otras, en Bogotá. Esa cláusula, finalmente aprobada, y que el asesinato de Gaitán no logró evaporar, dice: “La agresión a un Estado Americano constituye una agresión a todos los demás Estados Americanos.” (Capítulo II, artículo 5, numeral f).

Esa cláusula es la que los castro–chavistas quieren hoy borrar de la conciencia continental: en caso de agresión de la Venezuela madurista a Colombia ese compromiso obliga a todos los Estados del continente, incluyendo a Estados Unidos, a intervenir militarmente en defensa de Colombia. Con artículos como el que glosamos aquí la izquierda marxista trata de sembrar la amnesia sobre puntos decisivos para la defensa de Colombia y del continente.

“La OEA surge en la Guerra Fría y queda atrapada en la dinámica de esa situación internacional como un instrumento para combatir el comunismo”, dice Flórez. ¿Por qué dice que la OEA quedó “atrapada”? ¿Acaso el comunismo, contra el que luchó la OEA, era una vía de liberación del continente? ¿Flórez nos quiere hacer creer que Washington malogró un destino soviético, luminoso y envidiable que el continente merecía, y que la OEA, por estar “atrapada” por Estados Unidos, impidió?

No es de extrañar que en el texto del señor Flórez no aparezcan, ni una sola vez, palabras como Rusia, URSS, Fidel Castro, actores principalísimos del tema del Bogotazo y del tema OEA.

Decir todo y su contrario. Flórez explica que al ingresar a la OEA los países “ceden soberanía” y “entregan parte de sus decisiones a un tercero”: los Estados Unidos, supongo. Enseguida, dice lo contrario: “las decisiones de la OEA son exhortativas; es decir, los países pueden o no acatarlas, según su criterio”. Luego en la OEA los países no ceden soberanía ni ésta pasa a “un tercero”. ¿Decir todo y su contrario es muy “académico”? ¿Es la manera vanguardista de tratar la verdad y la historia?

Para validar su enfoque, el señor Flórez cita frases de historiadores, profesores e investigadores como Juan Sebastián Salgado, Andrés Valdivieso, Sonia Alde Mejías, Alicia Puyana y Patricio Navia. No conozco la producción de esas personas, pero me pregunto si ellos comparten el cuestionable enfoque de Flórez.

El lenguaje y los objetivos de Flores recuerdan la retórica habitual de la prensa castrista. Ella busca desacreditar momentos claves de la lucha por la democracia en el continente, como la caída de Jacobo Árbenz en Guatemala en 1954 y se le olvida mencionar el asesinado del presidente Castillo Armas en 1957 y la ruptura de relaciones de Guatemala con Cuba. Trata de satanizar el intento de desembarco en Cuba de 1 400 exiliados anticastristas en 1961 (¿si hubieran ganado ellos Cuba no estará mejor?). Pretende deformar el envío de tropas americanas para derrotar el golpe que trataba de hacer el coronel Cammaño Deñó en República Dominicana en 1965, ante lo cual la OEA aprobó el envío de una fuerza interamericana de paz la cual logró que las partes aceptaran un gobierno provisional sin los castristas Juan Bosch y Cammaño Deñó.

Deformaciones sobre Venezuela. Flórez explica que la investigadora Alicia Puyana descubrió que la acción de actual secretario de la OEA, Luis Almagro, frente al tema de Venezuela, “no tiene nada que ver con los intereses latinoamericanos”. Estima ella que la gestión de Almagro “tiene que ver con el giro político del continente hacia gobiernos de centro-derecha críticos de lo que sucede en Venezuela.” Es decir, Almagro obra por politiquería de derecha y no movido por la defensa de los derechos humanos y las políticas adoptadas por la OEA sobre Venezuela. Ese párrafo absurdo describe lo que ocurre en Venezuela, no como la catástrofe total que es, sino como una situación ordinaria ante la cual se puede escoger una política “de derecha” o de izquierda. En realidad, ante la tragedia venezolana solo hay una línea de conducta: luchar por la destrucción de dictadura de Maduro y por el restablecimiento de los valores democráticos de la OEA.
Culpabilizar a Colombia. Para finalizar. El artículo en cuestión intenta culpabilizar a Colombia por la exclusión de Cuba de la OEA en 1962. Dice que Colombia jugó un papel “determinante” en eso. Afirma que Colombia “fue el país que convocó la reunión extraordinaria en Uruguay en la que, con los votos en contra de México y Cuba, la organización declaró que ‘la adhesión de cualquier miembro de la Organización de Estados Americanos al marxismo-leninismo es incompatible con el Sistema Interamericano’ y decidió expulsar a Cuba”.

El alcance de tal acusación es inmenso: ese ha sido el eterno argumento de La Habana para justificar el entrenamiento y financiamiento de terroristas en Cuba y su envío para que vayan a matar colombianos y vayan a socavar las instituciones democráticas, como lo vemos con el diabólico pacto Farc/Santos de La Habana. Como se ve, los alcances de ese artículo, aparentemente inocuo y “académico”, son políticos y visibles si el lector, claro está, se digna leer esos malabarismos con atención.

Comparte esta entrada

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on pinterest
Pinterest
Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit, sed do eiusmod tempor incididunt ut labore et dolore
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit, sed do eiusmod tempor incididunt ut labore et dolore