COSTA NOTICIAS

La leche, una compañera nutricional durante toda la vida

Las Guías Alimentarias Basadas en Alimentos para la población colombiana mayor de 2 años, desarrollada en conjunto entre el ICBF y la FAO, la leche y otros productos lácteos deben consumirse en promedio de 2 porciones diarias para niños y niñas de 2 a 5 años, 2,5 porciones diarias en niños y niñas de 5 a 9 años y 3,5 porciones diarias en niños y niñas de 10 a 13 años.

De acuerdo con la Fundación Británica de Nutrición, los adultos y los jóvenes no llegan a cubrir con sus alimentos las dosis de hierro, calcio, vitaminas, zinc y yodo que necesitan. Y todo eso lo contiene la leche.

De acuerdo con Servicio Nacional de Salud de Reino Unido (NHS, por sus siglas en inglés), la leche de vaca y sus derivados como el queso, el yogur y la mantequilla proporcionan, dentro de una dieta balanceada, una gran cantidad de nutrientes, calcio y proteínas.

Barranquilla, 29 de mayo de 2020.- La leche materna es el primer alimento que deben consumir todos los seres humanos, y la Organización Mundial de la Salud (OMS), recomienda, de ser posible, extender la lactancia de un bebé hasta los 24 meses de vida.

Si bien, el aporte nutricional de la leche materna humana es superior al de la leche de vaca que consumimos de forma cotidiana, esta última sigue siendo un alimento con aportes extraordinarios para el correcto funcionamiento del organismo y se puede entender el porqué de la importancia de esta en la alimentación de las personas, sin importar factores como su edad, peso, estilo de vida y, salvo algunas excepciones, estado de salud.

La nutricionista y dietista Bertha Forero sostiene que la leche de vaca puede consumirse desde el primer año, y, de hecho, su aporte en vitaminas, proteínas y energía es necesario para estimular el desarrollo del cerebro, los huesos, los músculos, la elasticidad e, incluso, puede ayudar a controlar la presión arterial.

Guías que apoyan el consumo de leche y lácteos

Según las Guías Alimentarias Basadas en Alimentos para la población colombiana mayor de 2 años, desarrollada en conjunto entre el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar (ICBF) y la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), la leche y otros productos lácteos, como el yogur, kumis y la mayoría de quesos deben consumirse en promedio de 2 porciones diarias para niños y niñas de 2 a 5 años, 2,5 porciones diarias en niños y niñas de 5 a 9 años y 3,5 porciones diarias en niños y niñas de 10 a 13 años.

Desde los 14 años las porciones comienzan a ser diferenciales entre hombres y mujeres, aumentando a 5 porciones diarias recomendadas para hombres de 14 a 60 años, y de nuevo volviendo a las 3,5 porciones diarias después de los 60 años.

En las mujeres, las porciones recomendadas se mantienen estables en las 3,5 porciones diarias desde los 14 años en adelante. Además, desde los 30 años las mujeres comienzan a perder reservas de calcio, por lo que aumenta la importancia de consumir leche y sus derivados.

Embarazo y tercera edad

Durante el embarazo, es clave seguir una dieta rigurosa de al menos tres porciones de leche o lácteos diarios, porque los aportes nutricionales también pasarán al bebé en gestación.

“Por otro lado, las personas de la tercera edad también deben mantener una dieta rigurosa en la que no se descuide la leche y los lácteos, porque están en un periodo de vida en el que hay mayor pérdida de calcio y proteínas en huesos y músculos, por lo que leche contribuye a que no se presente degradación de los mismos, e incluso, por su alto valor en minerales, puede ayudar a prevenir condiciones degenerativas en el cerebro y el sistema nervioso”, destaca Bertha Forero.

¿Qué dicen otros expertos?

En un artículo publicado por BBC News, titulado ¿Qué tan saludable es la leche de vaca para los seres humanos?, el portal de noticias expresa que de acuerdo con Servicio Nacional de Salud de Reino Unido (NHS, por sus siglas en inglés), la leche de vaca y sus derivados como el queso, el yogur y la mantequilla proporcionan, dentro de una dieta balanceada, una gran cantidad de nutrientes, calcio y proteínas.

En la nota, citan al nutricionista Donald Hensrud, de la clínica Mayo en EE. UU., quien sostiene que la leche y sus derivados proporcionan “una gran cantidad de vitaminas, entre las que destacan la A y la D”.

La BBC expresa que, de acuerdo con la Fundación Británica de Nutrición, los adultos y los jóvenes no llegan a cubrir con sus alimentos las dosis de hierro, calcio, vitaminas, zinc y yodo que necesitan. Y todo eso lo contiene la leche.

“El problema con leches alternativas es que no contienen esos nutrientes de forma natural, entonces son adheridos artificialmente. Así que tal vez no se obtienen de ellas los efectos nutritivos que esperas”, le dijo a la BBC la nutricionista Charlotte Stirling-Reed.

Beneficiosa al hacer ejercicio

En la publicación se afirma que la leche vacuna incluso puede ser beneficiosa para personas que hacen ejercicio. La experta en nutrición Renee McGregor sostuvo que “es un perfecto alimento que contiene la proporción perfecta de carbohidratos y proteínas, útil para estimular la recuperación de los músculos”.

También es una buena fuente de calcio para los niños. Una recomendación directa es para las mujeres embarazadas, ya que ayuda a la formación y desarrollo de los huesos del feto.

“Un vaso de 300 ml de leche entera provee unos 350 mg de calcio, que es la mitad de la cantidad diaria recomendada para un niño de entre 1 y 3 años”, añade la publicación.

Así que, después de leer esta nota, puede disfrutar de un vaso de leche, yogur, kumis, un buen pedazo de queso, un pan o arepa con mantequilla. ¡No se pierda de la leche!

La riqueza de las propiedades de la leche

En un artículo publicado por la agencia EFE, titulado Los nutrientes de la leche no son sustituibles por otras bebidas de origen vegetal, se afirma que esta proteína, al contrario de otras bebidas derivadas de vegetales, presenta una variedad nutricional muy rica porque contiene calcio, fósforo, magnesio, zinc, yodo, selenio y vitaminas A, D y del complejo B y presenta una cantidad muy alta de vitamina B12.

Además, los expertos de la Fundación Iberoamericana de Nutrición (FINUT), resaltan que la lactosa es el azúcar de la leche y se comporta como un hidrato de carbono que genera energía ejerciendo un efecto beneficioso en la absorción intestinal de calcio y magnesio.

“Cuanto más productos lácteos de bajo contenido graso se consumen hay menor riesgo de hipertensión. Hay bastantes estudios que han confirmado también una menor incidencia de diabetes tipo 2 y se debe a que la lactosa induce una respuesta de insulina menor”, expresa la nota de la agencia EFE.

Comparte esta entrada

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit, sed do eiusmod tempor incididunt ut labore et dolore
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit, sed do eiusmod tempor incididunt ut labore et dolore