COSTA NOTICIAS

La inseguridad: Claudia López convirtió a Bogotá en un pueblo del lejano oeste. Por: Luis Gabriel Carrillo Navas

“La democracia debe auto defenderse de sí misma a través del pueblo su único garante, y en especial cuando los criminales la usan para no pagar sus culpas, sino para imponernos sus ambiciones”

Desde que gobierna la Alcaldesa Claudia López alias Nayibe Merkel, según la periodista Camila Zuluaga, en 15 meses de gobierno se ha vislumbrado todo lo que significa los verdes, sucesores del M- 19, “un desastre”: improvisación, negligencia, despotismo, autoritaritarismo, culpabilismo, victimización y ahora la ola de inseguridad más macabra de la historia capitalina.

Claudia López, convirtió a Bogotá en un pueblo del lejano oeste, otros pensarán en Gótica, pero cualquiera sea la denominación, la zozobra e indignación aumentará hasta cuándo una bala perdida de los criminales asesine a menores de edad o alguien importante.

Decirle Inepta a la alcaldesa no es una ofensa, es la verdad de acuerdo al diccionario de la Real Academia de la Lengua. Ineptitud  es “la ausencia de aptitud. La idea de aptitud, por su parte, alude a la capacidad o a la facultad de realizar algo de manera correcta.” De lo que lleva de Alcaldía de Claudia López todo lo hace mal.

Pero la situación de inseguridad de la ciudad de Bogotá es incontrolable donde los venezolanos chavistas armados hasta los dientes hacen y deshacen; por su parte la Policía por un lado no alcanza y por otro lado Nayibe Merkel quien es enemiga de la fuerza, no los deja trabajar.

Sólo a la fecha de este artículo en 7 días llevamos, 7 balaceras contra la delincuencia en la que han fallecido: 1 agente del orden, 7 civiles y 4 delincuentes, autonombrados líderes sociales por parte de la izquierda, pues para ellos esas muertes son injustas, claro ellos al igual que los vándalos tienen el derecho al trabajo no importa si en el proceso lesiona o fenece vidas; sigamos con las cifras: 14 heridos y 6 malandros delincuentes capturados, que espero y aspiro que la justicia de este país los enjuicie y no los deporte. Además, la alcaldía prohibió mostrar cifras reales y exactas, pues todo lo cuadran con porcentajes para decir: (1) que disminuyeron los homicidios y (2) aquí no pasa nada, ni sucede nada.

A ese paso, para poder ir a la tienda, o asistir a citas de salud, ir al trabajo, además del tapabocas, tocará usar chaleco anti balas nivel IV de $1.000.000, casco Kevlar de $700.000, gafas tácticas de $150.000 y conseguir bate de béisbol, machete, ladrillo, cauchera, hacha, pata de la cama, cuchillo de cocina para salir a la calle y no sacar a los niños a los parques por el temor de una bala perdida.

Me faltaba agregar que el mercado negro en Bogotá de armas de fuego está caliente desde hechizas hasta pistolas y revólveres de todas las marcas: Pietro Beretta, Walther, SIG-Sauer, GLOCK, Smith & Wesson (S&W), Colt, Taurus (Beretta) y Remington, sin contar escopetas y fusiles, se consiguen tan fácil, que no es necesario ingresar a la “Deep Web” ¿saben por qué? Pues la gente está llena de miedo que les pasen algo, ya no tramitan permisos de indumil sino se arman ante la ola de inseguridad de la ciudad. Si la alcaldesa no brinda garantías la ciudadanía debe darse esas garantías.

La gente se está armando porque por culpa de la ingobernable es claro que todos quieren defenderse ante la invasión delincuencial y que prefieren arriesgarse a pesar de las prohibiciones artículo 365 del Código Penal “porte de armas de fuego o municiones” que da una pena de prisión de nueve (9) a doce (12) años, o “armas de uso restringido o privativo de las fuerzas militares” sancionada con pena de prisión de once (11) a quince (15) años. Artículo 366 del CP., antes que ser víctima mortal de los delincuentes, puro instinto de supervivencia. Así como la delincuencia juega al riesgo de atracar, secuestrar y matar, la ciudadanía se está arriesgando a asumir la defensa. “La democracia debe auto defenderse de sí misma a través del pueblo su único garante, y en especial cuando los criminales la usan para no pagar sus culpas, sino para imponernos sus ambiciones” LGCN

Aquí en esta Ciudad Gótica o del lejano Oeste, no habrá un Batman que te defienda, menos un John Wayne, el Llanero solitario, Billy the Kid, Bufallo Bill, Carlos Castaño o Pablo Escobar o Chapulín colorado al que puedas decir ¡Oh! Y ahora, ¿quién podrá ayudarme?, solo quedamos nosotros los ciudadanos de a pie.

El problema no es señalar a los venezolanos (mal llamados extranjeros) pues, así como vino gente buena a trabajar y huyendo de la dictadura genocida chavista, que irónicamente Claudia López no condena o rechaza, igualmente llegaron malandros a aprovecharse de nuestro país y que están dispuestos a todo, incluso responder con bala por sólo una solicitud de requisa de la policía y más cuando el dictador Nicolás Maduro liberó a miles de reclusos.

Como conclusiones podemos decir:

  • Exhorto a los bogotanos a que se organicen y se defiendan de la ola delincuencial y ejerzan la legitima defensa consagrada en el artículo 32 numeral 7 del Código Penal (ley 599 de 2000), artículos 95 numerales 1 y 3 y 216 de la Constitución Política.
  • Que se organicen en los barrios, conjuntos residenciales brigadas de seguridad ciudadana a fin que puedan informar a las autoridades, proteger sus vidas, vigilar y cuidar sus bienes y como último recurso hacer arrestos.
  • Todo ciudadano puede realizar arrestos ciudadanos sin lesionar al delincuente en flagrancia y entregarlos a la autoridad de conformidad a los artículos 301, 302 y siguientes del Código de Procedimiento Penal Ley 906 de 2004.
  • No incentivo la justicia en causa propia, o por mano propia, ya vencido el delincuente y capturado, cualquier agresión sería venganza, pero si un malandro viola mujeres, asesina niños y extermina personas y sus manos están llenas de sangre sin el mayor remordimiento, no soy quien, para atravesarme a un linchamiento, aunque advertiré a mis vecinos a mis conciudadanos las consecuencias de hacerlo. Delincuentes ustedes exigen garantías y derechos, cuando jamás se las dieron a sus víctimas, sea delincuencia común, organizada o Farc.
  • El Narco acuerdo Santos Farc dejó un mal ejemplo “que el crimen paga” sitiando a los ciudadanos y a los comerciantes con la extorsión del miedo.

Comparte esta entrada

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on pinterest
Pinterest
Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit, sed do eiusmod tempor incididunt ut labore et dolore
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit, sed do eiusmod tempor incididunt ut labore et dolore