COSTA NOTICIAS

La absurda dictadura de las minorías. Por: Duván Idárraga

LIDERES DEL PARO 0En Colombia desde hace varios años se ha generalizado un comportamiento que ha desdibujado por la Democracia y el Estado de Derecho; es lo que puede denominarse la “dictadura de las minorías”, la imposición de voluntades por un grupo minoritario de colombianos sobre los deseos y definiciones de la mayoría que ha visto cómo se imponen medidas para complacer los deseos de los primeros.

A la cabeza de esa “dictadura de las minorías” tenemos a la tristemente célebre Corte Constitucional, compuesta por nueve miembros que son elegidos supuestamente para salvaguardar la Constitución pero que en años recientes se ha convertido en un tribunal que impone todo tipo de medidas que a su saber y entender interpretan como benéficas para el país pero favorecen conductas de un grupo minoritario de colombianos (¿que tiene que ver eso con defender la Constitución?). Empezaron con el tema del libre desarrollo de la personalidad del magistrado Carlos Gaviria (q.e.p.d) que se ha prestado para todo tipo de abusos. No es el único caso, se volvió recurrente en sus sentencias que extralimitan sus funciones usurpando el poder del legislativo y del ejecutivo, llegando al caso de legislar. Ni que hablar de su postura en la refrendación ilegal del plebiscito que el Pueblo Soberano rechazó o frente al caso de la fumigación aérea con glifosato protegiendo intereses de criminales por encima del interés colectivo de los colombianos afectados por el narcotráfico en todos los aspectos.

“Dictadura de las minorías” se observa en el caso de la dosis personal, algo que beneficia a la minoría que la consume obligando a la gran mayoría de colombianos que no somos consumidores a padecer del tema, viendo como se afectan comunidades enteras y en especial la población infantil. En hora buena el Presidente Duque expidió el decreto que permite su decomiso y el congreso legisló que los parques y entornos educativos estuvieran libres de este flagelo.

“Dictadura de las minorías” observamos frente a los temas de gustos y preferencias sexuales donde hay comunidades, que por supuesto tienen derechos y nadie pide sean desconocidos, que los quieren imponer a la sociedad colombiana incluso exigiendo modificar conductas y estilos de educación para que sus intereses sean favorecidos atropellando a la mayoría de los colombianos. También hay “dictadura de las minorías” con los indígenas del Cauca, que pese a tener todo tipo de privilegios, beneficios, cuantiosos recursos financieros garantizados e inmensas extensiones de tierra quieren imponerse sin respetar los derechos del resto de la población del departamento y de la región.

“Dictadura de las minorías” observamos con las marchas y paros, organizados por un grupo pequeño de líderes y sus convocados quienes paralizan ciudades y propician circunstancias para que los vándalos hagan de las suyas en contra de una población que se ve obligada a padecer bloqueo de vías y todo tipo de dificultades para llegar a sus trabajos y hogares. Esas minorías consideraron que ese es el mecanismo para hacer valer sus ideas, las que fueron derrotadas en las elecciones del 2018 cuando más de 10.300.000 colombianos las rechazamos y elegimos la que nos brindaba el presidente Duque. Es una minoría que en la mas grande convocatoria (el 21 de noviembre) llegaron a 208.000 personas en todo el país, el 0,44% de la población colombiana además el 71% rechaza los paros. Aun así desean imponer sus planes en vez de acudir al Congreso y hacerlo por las vías democráticas.

La “dictadura de las minorías” pretende imponerse en contra de la voluntad de la mayoría del pueblo colombiano, algo que va en contra de nuestra democracia y por supuesto no puede permitirse.

EL COLMO 1: Se cumplió un año de la publicación del video denominado La Bolsa de Petro donde se observa como ese personaje recibe dichoso 8 pacas (80 fajos u 8.000 billetes) en efectivo y los guarda en una bolsa y sobre cuya investigación la Corte Suprema de Justicia no avanza. NO HAY DERECHO.

EL COLMO 2: Se descubre que algunos artistas que promueven las marchas y paro en contra del Presidente Duque recibieron jugosos contratos durante el gobierno del señor Santos, a quien “coincidencialmente” jamás le protestaron. NO HAY DERECHO.

EL COLMO 3: Increíble el nivel de odio de muchos hacía Andrés Felipe Arias quien pide algo que es un derecho humano universal (hasta la ONU así lo solicitó al Estado colombiano): Garantizar el derecho a la doble instancia; lo más absurdo y triste es que son los mismos que aceptan total impunidad para los narcoterroristas y criminales de lesa humanidad FARC, a quienes tratan como pro hombres y hasta se toman fotos felices con ellos NO HAY DERECHO.

Comparte esta entrada

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit, sed do eiusmod tempor incididunt ut labore et dolore
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit, sed do eiusmod tempor incididunt ut labore et dolore