COSTA NOTICIAS

Joe Biden Vs. Putin. Pandemia, Afganistán, Irak, Ucrania y Colombia. La partida del ajedrez político que perdió Biden. Por: Carrillo Navas

“En el ajedrez político un rey puede terminar en jaque mate así tenga las mejores piezas, por carencia de estrategia.” LGCN

Es claro que muchas personas vieron lo ocurrido en las elecciones para la presidencia de Estados Unidos de 2020 en las cuales por errores de Trump como aceptar el voto por correo por cuestiones de la pandemia, las extrañas demoras en el conteo de votos en estados claves que de la noche a la mañana que pasaron de Trump a Biden, sufragios que terminaron en los botes de basura y la parcialización de la prensa, finiquitaron el mayor fraude electoral en el país de las barras y las estrellas.

Pero realizada esta introducción mediante la cual me queda muy difícil reconocer a Joe Biden como presidente de los norteamericanos, a pesar de que varios que dicen ser de derecha salieron corriendo a felicitarlo como si fuera estrella de Rock, muchos de ellos militantes de un partido al cual renuncié. De mi parte no felicitaría a una persona que acaricia a los niños no por su deber de protección, sino por sus bajos instintos, los videos están en las redes.

Joe Biden y sus malas decisiones: Un líder del mundo libre, no puede actuar como si su mundo, se redujera a 7.2 hectáreas en la Casa Blanca, un maltratador con la prensa, que toma decisiones como si estuviera jugando monopolio o póker, más cuando parece que la que realmente gobierna es la vicepresidenta Kamila Harris.

No soy experto en la política internacional, pero medito con lógica e instinto, egresado de una  Universidad Pública a mucho honor, que así como no soy de izquierda ni por error, muy orgulloso de ser de derecha, no soy tonto o mejor no somos tontos cuando observamos que las determinaciones tomadas a nivel nacional e internacional por Joe Biden son malas, que nunca un presidente de los Estados Unidos había quedado tan solo, sin empuje, sin iniciativa o valía en el país del sueño americano, que se supone es la nación más poderosa, que en menos de un año perdió su relevancia como líder del mundo libre en franca retirada en todos los frentes con China y Rusia. “En el ajedrez político un peón o un alfil puede ser más estratega que el propio rey” LGCN

El ajedrez político lo perdió Biden: Jamás había visto un gobierno tan paupérrimo que quedó pidiendo tiempo sin necesidad alguna y fortaleció de la nada el fundamentalismo árabe, un enemigo implacable de occidente, resurgió ISIS, cuando costó tanto combatirlo y acabar su califato de Irak  y Siria; por su parte Libia es tierra de nadie y llena de divisiones; Turquía hace lo que se le da la gana con el sufrido pueblo Kurdo al cual por culpa de las potencias occidentales cumple 100 años de una patria sin nación. Afganistán recuperada por los talibanes en la peor retirada en montonera que ha hecho los gringos en años y esperando que esos locos y genocidas yijadistas revividos como zombies no vayan un día de estos a ponerle una bomba nuclear en el patio trasero de la Casa Blanca por no haber matado la cabeza de la serpiente.

Si el ajedrez político está mal ni se imaginan el económico; pues mientras Rusia concentra su esfera de influencia, China comunista abarca todo el globo, haciendo obras de infraestructura e invadiendo todos los mercados y Biden se limita a mirar por la ventana como está el clima. No hablamos de un estadista, ni un líder, hablamos de un hombre que no representa al pueblo, que no gobierna, débil, sin ritmo, hasta con rumores de problemas mentales por la edad.

Pésimo manejo de la pandemia: Si a Trump lo criticaban duramente por la cantidad de ciudadanos muertos por culpa de la pandemia China ocasionada por su arma biológica, Joe Biden se fue al extremo al imponer la dictadura sanitaria, al punto que se está volviendo común arrestar niños, mujeres embarazadas o ancianos por no llevar un tapabocas, que ha ocasionado que hasta los sindicatos como el de camioneros se levanten a lado y lado de la frontera entre Canadá y USA y las cortes estatales y federales le tumben sus normas por pasarse de la raya.

Es claro que frente a esta pandemia las labores de 1) contención: 2) vacunación; 3) evaluación de riesgos y 4) recuperación se está haciendo mal, pues no podemos quedarnos con medidas restrictivas, con vacunas permanentes y limitación a otros derechos utilizando el caballito de batalla del Covid 19, pues esa imposición de reglas, controles e incentivo al pánico lo único que lograran a corto y mediano plazo es la rebelión, la revolución, pues el pueblo no es tonto, critica que va para todos los gobiernos del globo.

Lo ocurrido en Colombia es delicado, una permisividad con el candidato de la zurda Gustavo Petro, un silencio cómplice con la injerencia extranjera de Rusia en las elecciones de nuestro país en 2022, y lo más grave ahora las Farc no son terroristas.

Finalmente, Ucrania: Joe Biden pensó que Vladímir Putin era un pendejo, que se iba a dejar correr su esfera de influencia mundial a manos de la OTAN, un presidente de los Estados Unidos que sale como un cobarde del lejano o medio oriente y se las da de gallito con el oso ruso. Putin no es comunista hay que hacer la aclaración, es más un ultra conservador, anti LGBTI y hasta machista, solo que Rusia y China al ver la debilidad del gobierno estadounidense le dijeron ¡hasta aquí mi hermano!. Lo sucedido en Kazajistán, Crimea, el Donbas (provincias rebeldes rusas en Ucrania) Abjasia, Osetia del Norte (provincias pro rusas) en Georgia, mantener la dictadura de Bielorrusia demuestran que Putin está lejos de ceder y que tiene todo el tiempo para pelear.

La conclusión es más que perfecta, necesitamos en esencia un Putin que defienda a la humanidad con coherencia en el cuerpo de Biden, pero no necesitamos un Biden. “Cada ficha del ajedrez político es tan importante que, si un rey no conoce sus piezas, así sus peones sean de titanio, sus alfiles de marfil y su reina de oro, siempre perderá contra las fichas de madera” LGCN

Comparte esta entrada

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on pinterest
Pinterest
Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest

Una respuesta

  1. Estas son las consecuencias de unas poblaciones que le apuestan a un cambio; están sentados en la mesa comiendo manjares y quieren pasar a devorar sobras. Tienen a la vista la experiencia de los que ha querido el cambio y los que han estado por décadas en ese sueño que los lleva a pasar las más nefastas necesidades huyendo de su patria arriesgando sus vidas y los que se quedan aguantando hambre o comiendo sobras y dedicados a la delincuencia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit, sed do eiusmod tempor incididunt ut labore et dolore
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit, sed do eiusmod tempor incididunt ut labore et dolore