COSTA NOTICIAS

Jaime Granados desmiente a Semana: Las Interceptaciones ilegales parecen no existir, no se conoce evidencia alguna que las corrobore. Al parecer son especulaciones de la Revista para desprestigiar al Ejército

Barranquilla, 4 de mayo de 2020.- El apoderado del ex Comandante del Ejército, general retirado Nicacio Martinez Espinel, el abogado Jaime Granados Peña, emitió un comunicado de prensa este domingo, en el que desmiente a la Revista Semana quien sin Dios ni Ley volvió a conspirar contra la institucionalidad del país, su Ejército Nacional, con el refrito del supuesto, de las supuestas chuzadas en las que esta vez para hacerlo más picante le añadió supuestas 130 personas, entre periodistas, políticos y un ex miembro del gobierno de Iván Duque, todos de la izquierda.

Semana contra en las que violando los derechos de los militares a los cuales acusa tomando el papel de juez, violando la presunción de inocencia, el debido proceso, con una nueva arremetida, porque según ellos 130 personas fueron chuzadas. de la publicación “Las carpetas secretas” en calidad de abogado del  General Nicacio de Jesús Martínez Espinel, ex comandante del Ejército,

Afirma el abogado Jaime Granados que el general Nicacio Martinez, “no tiene ninguna responsabilidad administrativa penal o disciplinaria, con las supuestas chuzadas que dice Semana”. Al que asegura Jaime Granados que “no existe prueba alguna que lo vincule o pueda llegar a vincularlo con los supuestos hechos”. Añade además que “su actuación como comandante de la sito nacional del bicentenario siempre se apegó a la constitución y a la ley y a los derechos humanos”.

Igualmente señala que “los hechos opiniones e incluso especulaciones publicadas por la Revista Semana dieron lugar a investigaciones administrativas penales y disciplinarias, y en ninguna de ellas parece obrar prueba alguna y no se han pedido siquiera explicaciones al general Nicacio de Jesús Martínez, por la sencilla razón de que ni funcional ni materialmente pudo tener participación en estos hechos”.

Asimismo afirma que las supuestas interceptaciones ilegales y violaciones al derecho a la intimidad constantemente comunicadas por Semana parecen existir sólo en sus publicaciones no se conoce evidencia alguna que las corrobore además ninguno de los oficiales suboficiales y o soldados que SUPUESTAMENTE tuvieron alguna relación con lo narrado por Semana han señalado algún tipo de responsabilidad del general Nicacio Martínez”.

Adicionalmente recuerda que “el general de Nicacio Martínez fue el comandante del Ejército de Colombia que tiene cerca de 270.000 efectivos y es quizás la institución pública más grande y más querida de los colombianos, de manera que hechos como las publicaciones por Semana si llegaran a ser ciertas son aisladas extraordinarias y escapan por completo de las funciones y el control del comandante del Ejército Nacional y sólo podrían adjudicarse si los hubiera conocido o hubiera bebido conocer lo que evidentemente no ocurrió”.

Señala que la forzada utilización de fotografía o el nombre del general Nicacio de Jesús Martínez por la revista Semana o por otro medio de comunicación al referirse a estos hechos única e injustificadamente pretenden deslegitimar un Ejército que a diario protege a costa de la propia vida de sus efectivos a los colombianos en su vida honra y vienes y hacer daño a nombre el honor y la familia de un oficial que dedicó 38 años de su vida a Colombia con los más altos estándares éticos y absoluto apego a la Constitución y a la ley”.

Comparte esta entrada

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on pinterest
Pinterest
Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest

8 respuestas

  1. Semana es un pasquin sin credibilidad, sus propietarios y editores están al servicio de la mafia fariana, son defensores de oficio del crimen mafioso de los comunistas…

  2. Y cual es el problema? Que los investiguen.. Si no deben nada que se queden tranqilos… O es que están cagadas.. Por algo sera…

  3. Arroz y macabra campaña de desprestigio, los derechos de la libre expresión no puede estar simentada en la calumnia y la mentira de un medio, que yo leí y veía, ahora no lo veo porque vislumbra que sus comentarios están llenos de veneno y cuando se dirige a un honorable militar, preocupante, esto no se puede seguir permitiendo que los honorables sean perseguidos por los medios, criticados públicamente, juzgados por una loca y condenado, y la pregunta a quien más van a destrozar?

  4. La Revista Semana es el nido del avispero de los Comunistas e Izquierdistas que quieren picar y hacer daño a la democracia de nuestro querido País Colombia a las personas honestas y trabajadoras y empresas que producen empleo y desarrollo. Miren como está Venezuela, cuando su gente vivía del Papá Estado. Flojos a trabajar.

  5. Semana es periodiquito que no tiene la más mi ni ma,ectica, que solo se dedica a deshonrar calumniar a un personaje que les hacen estorbo por que les saben de todas sus fichorias de muchos de sus periodista que sean dedicado a ese oficio para,enriquecerse a ellos también hay que juzgarse porque también causa a personajes y eso no los eximen para que tenga libertad de prensa.

  6. Hace mucho rato semana está dedicada a perseguir a las fuerzas militares.pero nos falta ministro de defensa señores que defienda a nitratos soldados y militares de este hermoso país. Esa revista ya no sabe que inventarse para vender están en la mentira con más de una ong al servicio de la far.

  7. En todos los países del mundo hay expionaje. Que tal si le preguntamos a Putin, Kin Jon Un, Díaz Canel, Nicolás Maduro, Angela Merkel, Xi Jinpin, Barack Obama, Donald Trump, Emmanuel Macron. La lista es larga, mucha tormenta en un vaso de agua.

Responder a Luis alberto Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit, sed do eiusmod tempor incididunt ut labore et dolore
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit, sed do eiusmod tempor incididunt ut labore et dolore