Ira al sitio web de Fedegán
ECONOMICAS, INFORME EDUCATIVO, TECNOLOGIA

Investigadores identificaron las ventajas y desventajas del teletrabajo en Colombia

Una investigación de la Universidad Simón Bolívar se convierte en una herramienta clave en este momento en que el Gobierno nacional ha fomentado el trabajo a distancia por la pandemia de la COVID-19.

Barranquilla, 14 de mayo de 2020.- En medio de la crisis mundial por la pandemia del coronavirus (COVID-19), una parte del sector productivo ha encontrado en el teletrabajo la oportunidad de continuar con sus actividades. A propósito de este tema, una investigación de la Universidad Simón Bolívar identificó en el trabajo a distancia una posibilidad importante de dinamizar la economía de Colombia.

La investigación fue realizada en 2019 por Simón Gómez Medina, María José Jaramillo Camacho y Hernando Mercado Stand, como parte de la especialización en Derecho Laboral y Seguridad Social de Unisimón. El profesor Jairo Enamorado, magíster en Derecho Procesal y PhD. en Ciencias Políticas, fue el tutor de este trabajo.

Dentro de este estudio, los investigadores resaltaron que esta modalidad laboral es una gran opción para mejorar la productividad en las empresas; y detectaron sus principales ventajas y desventajas.

Ventajas y desventajas

En esta modalidad, que actualmente se puede considerar una tendencia mundial, y más en medio de la actual crisis de salud, Colombia es pionero en Latinoamérica. Su implementación ha representado múltiples beneficios, tanto para las organizaciones como para los trabajadores.

El teletrabajo tiene una serie de beneficios que favorecen la economía empresarial y el bienestar de los empleados. Entre ellos se destacan la reducción de costos fijos en las empresas, el aumento en la productividad, la mejora de la calidad de vida de los trabajadores, la inclusión social, el mejoramiento de la movilidad en las ciudades, la reducción de los índices de contaminación y el impulso del uso y la apropiación de las TIC (Tecnologías de la Información y las Comunicaciones) en el sector productivo.

Tanto empresas como trabajadores independientes se benefician con el incremento en la productividad, que a su vez se ve reflejado en mayores ingresos y crecimiento del negocio.

“El hecho de poder elegir un lugar de trabajo es una gran motivación para cumplir con las metas trazadas. Adicionalmente, los espacios de trabajo se pueden personalizar al gusto de cada quien, lo que hace que la experiencia sea más placentera, que representará mayor productividad”, precisa el estudio de Unisimón.

El teletrabajo, además, les da beneficios de salud a los empleados. La investigación identificó que cuando se trabaja desde la casa o algún lugar que agrada al trabajador, cambia totalmente la forma en cómo se ve el trabajo. “Se sienten más relajados y sin presiones mientras se desarrollan las labores, esto ayuda a disminuir los índices de estrés y a mejorar la salud mental y física”.

La investigación enfatiza en que la principal ventaja de esta modalidad es la independencia que pueden tener los teletrabajadores para organizar el lugar y tiempo para realizar sus labores. Esto conlleva a tener de más espacio para disfrutar de otras facetas de la vida como la familia.

Entre las desventajas detectadas por los investigadores están las siguientes: dificultades para el trabajo en equipo, pérdida de jerarquías y se trabaja “a ciegas”, para la empresa; mientras que para el trabajador, peligro de sobre carga laboral, dificultades de organización del trabajo individual y, muchas veces, se trabaja a pesar de la enfermedad.

La parte legal

Yamile Tanus Arrieta, abogada, especialista y magíster en Derecho Laboral y Seguridad Social, explicó el marco jurídico colombiano que existe actualmente para este tema del teletrabajo.

“Debido a la aplicación medidas de protección sanitaria encaminadas a contrarrestar del COVID-19, el ha pasado de tan solo una opción de organización de trabajo a la política laboral empresarial implementada en estos tiempos de crisis, haciendo las veces de, quizá, la única estrategia viable para garantizar la continuidad de una gran parte de las actividades laborales”.

La profesora de Unisimón sostuvo que, como respuesta a la influencia del teletrabajo en Colombia, hay disposiciones legales y reglamentarias tales como: Ley 1221 de 2008 que regula esta figura jurídica y el Decreto 884 de 2012 que la reglamenta, siendo el asidero legal de esta figura, permitiendo analizarla a luz de todo el ordenamiento jurídico formalmente y conformando un marco legal dentro del cual se puede navegar con cierta confianza.

Lo anterior, entendiendo que en la medida que este fenómeno continúe su camino de innovación o mutación puede ameritar elasticidad en este marco o ajustes al mismo en aras de encajar con claridad dentro de la realidad de su forma.

Sobre el teletrabajo

El teletrabajo está tomando más fuerza en Colombia. Cifras revelan que, del 2012 al 2018, el número de teletrabajadores se multiplicó por cuatro, superando la meta trazada en el Plan Nacional de Desarrollo, que se ubica en 120.000 empleados.

Un estudio realizado por la Corporación Colombia Digital y el Centro Nacional de Consultoría, que se realiza cada dos años, ha mostrado un crecimiento constante: de 31.553 en el 2012, se pasó a 122.278 en 2019.

En Colombia, Bogotá es la ciudad con mayor cantidad de empleados remotos, con 63.995; le siguen Medellín, con 29.751; Cali, con 13.379; Bucaramanga, que quintuplicó su cifra en dos años alcanzando los 4.992; y Barranquilla, que se mantuvo en 4.827.

14 mayo, 2020

About Author

EditorCosta


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *