COSTA NOTICIAS

Hay temor en España a que se declare el estado de guerra, por la insistencia separatista de Puigdemont con Cataluña

Ya han intervenido, el presidente de gobierno Mariano Rajoy, los Partidos Políticos, el Parlamento, hay llamado de la Justicia española al jefe de la Policía catalana por incumplir la Constitución y se le acusa de sedición.

Hasta el Rey Felipe VI ha hablado fuertemente, advirtió que es responsabilidad de los legítimos poderes del estado asegurar el orden constitucional y el normal funcionamiento de las instituciones y la vigencia del estado de derecho 

reyBarranquilla, 5 de octubre de 2017.- Aunque desde el Palacio de la Zarzuela el Rey de España Felipe sexto, este martes en un fuerte discurso dirigido a los españoles en general y los habitantes de Cataluña en especial, pero sobre todo a los promotores de la independencia de ese territorio o la Generalitat de Cataluña a quienes señaló de haberse situado al margen del derecho y de la democracia, no obstante Carles Puigdemont presidente de la Generalitat de Cataluña, continuó con su desafío independentista, lo que tiene preocupada a gran pare de la población que recuerda lo ocurrido el 7 de octubre de 1934, “cuando el presidente de la Generalitat se olvidó de los deberes que le impone su cargo, y se autoproclamó independiente, el Gobierno central agotó todos los medios posibles sin obtener que la Generalitat  regresara a la normalidad, “por lo que declaró el estado de guerra y se aplicó la ley marcial”.

Y es que Puigdemont arremetió contra el Rey Felipe VI este miércoles de quien dijo que “el rey perdió la oportunidad de dirigirse a los catalanes a quienes les debe respeto”, y según él, “Felipe VI con su intervención este martes se alejó de los catalanes, e hizo suyo el discurso de Mariano Rajoy”. Afirma que su propuestas de mediación, paz, acuerdo y mediación continúan para lograr la separación, no obstante obliga a la gente a salir a la calle a enfrentarse a las fuerzas de seguridad. Y niega haber recibido propuesta positiva por parte del gobierno español.

cataluna-3Según él, es una irresponsabilidad no atender la propuesta de mediación para encarrilar “el conflicto” desde la política y no desde la Policía, desconociendo no solo al presidente de gobierno español, sino también a Felipe VI, quienes le dijeron que está actuando de una manera ilegal, pero Puigdemont se niega a escuchar y avanza, porque incluso ya se pinta como mandatario del nuevo estado que según él, promulgará, y que además según dijo, “su gobierno no se desviará”.

Asegura que el próximo lunes en reunión promulgará la independencia de Cataluña. Tan seguro está, que ya se siente presidente de un país, según dice, “libre”. Además contempla la posibilidad de ser encarcelado, no obstante insiste en continuar en la idea de la independencia. Añade que “ha recibido apoyo y felicitaciones de muchos lugares del mundo”, quizás refiriéndose a casos como el de Nicolás Maduro quien ha salido en su defensa igual que lo ha hecho Gustavo Petro con su presencia en ese lugar, supuestamente invitado para observar el referendo ilegal del domingo.

Por otra parte, la Justicia española citó para este viernes, a audiencia al jefe de la Policía catalana, Jose Trapero uno de los radicales independentistas que querían crear la Fuerza de Autodefensa Catalana (FAC) en la mayor brevedad posible para valerse de ella en su conquista de la independencia, a quien acusa la Justicia de sedición porque no impidió las votaciones y permitió el referendo separatista, siendo que ellos están llamados a respetar el orden constitucional.

El Rey de España, Felipe VI, ante la crisis en Cataluña, intervino este martes y durante su discurso afirmó de manera severa que las autoridades catalanas son responsables directos de lo que ocurra además de calificarlos de desleales con la Constitución que les ha dado garantías de la libertad que disfrutan.

“Estamos viviendo momentos muy graves para la democracia, situaciones de las que todos somos testigos de los hechos que se han venido produciendo con la pretensión final de la Generalitat de que sea proclamada ilegalmente la independencia de Cataluña que de de una manera consciente y deliberada han venido incumpliendo su institución y su estatuto de autonomía que es la ley que reconoce sus instituciones históricas y su autogobierno”. Dirigiéndose a la Generalitat afirmó que “con sus decisiones han vulnerado de una manera sistemática las normas aprobadas legal y legítimamente, demostrando una deslealtad inadmisible hacía los poderes del estado, estado al que esas autoridades precisamente representan en Cataluña. Quebrantando los principios democráticos de todo estado de derecho y socavado la armonía y la convivencia en  la propia sociedad catalana llegando a dividirla. Hoy la sociedad catalana está fracturada y enfrentada. Esas autoridades han menospreciado los afectos y sentimientos de solidaridad que han unido a los españoles desde siempre”.

Felipe VI los acusa pretender quebrar la unidad de España, además de que con su conducta irresponsable incluso, pueden poner en riesgo la estabilidad económica y social de Cataluña y de toda España- Es inaceptable el intento de apropiación de las instituciones oficiales de Cataluña”. Reiteró que “han pretendido quebrar la Unidad de España y la soberanía nacional que es del derecho de todos los españoles a decidir democráticamente su vida en común”.

Ante la situación de extrema gravedad afirmó que se requiere del firme compromiso de todos. Advirtió que es responsabilidad de los legítimos poderes del estado asegurar el orden constitucional y el normal funcionamiento de las instituciones y la vigencia del estado de derecho y del autogobierno de Cataluña basado en la Constitución y en su estatuto de autonomía.

Envió finalmente a los catalanes, especialmente a los de Cataluña, a quienes les aseguró que desde hace décadas viven en un estado democrático que ofrece las vías constitucionales para que cualquier persona defienda sus ideas con apego a la ley porque sin el respeto a las leyes no hay convivencia posible en paz y libertad, ni en Cataluña, ni en España ni en ninguna parte del mundo, sentenció.

Afirmó que tiene conocimiento de la preocupación de los ciudadanos con la conducta de las autoridades autonómicas a quienes envió un mensaje de apoyo y les dijo que no están solos y tienen el apoyo del resto de los españoles. “Son momentos difíciles pero los superaremos, son momentos muy complejos pero saldremos adelante, porque creemos en nuestro país porque nuestros principios nos hacen orgullosos de lo que somos por los principios democráticos fuertes y sólidos, basados en los deseos de millones y millones de españoles de convivir en paz y en libertad, con los que han construido la España de las últimas décadas la que todos desean en la que está incluida Cataluña”. Recordó el firme compromiso de la corona con el cumplimiento de la Constitución y con la democracia y su entrega al entendimiento la concordia y su compromiso como rey a la unidad y a la permanencia de España.

soraya-saenz-santamariaEl gobierno español por su parte rechaza tajantemente las críticas de Carles Puigdemont contra el jefe del Estado, Mariano Rajoy y contra el Rey Felipe VI, a través de la vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría‏ quien señaló que las críticas demuestran que Puigdemont, no solo está contra la Ley, sino fuera de la realidad. Y le devolvió las misma palabras, y señaló que ha perdido la oportunidad de devolver a Cataluña a la senda de la convivencia y de la Ley, mientras avanza en su proyecto de radicalidad, aislamiento y desafío a las instituciones.

Afirmó Sáenz de Santamaría‏ que no contento con el daño que ya ha causado a Cataluña, a sus ciudadanos, a su concordia y a su economía, parece empeñado en destrozar cualquier atisbo de racionalidad de cara al futuro, enfrentadose a Europa tal como se vio en el Parlamento Europeo, a todas las instituciones democráticas y a la mayoría de catalanes, que encontraron en las palabras del Rey un bálsamo a  tanta incertidumbre y tanto desasosiego.

Adicionalmente señaló que en lugar de atender el llamado a la moderación, la cordura y la convivencia democrática que tanto apreciaron los españoles en el mensaje del jefe del Estado, el presidente de la Generalitat ha insistido en un empecinamiento irresponsable que le aleja cada vez más de la rectificación que todo el mundo le está pidiendo.

“A cada llamada a la sensatez, responde con un desplante”. “A cada nuevo dato sobre el daño que está causando a los catalanes, responde con otra ruptura. A cada petición de serenidad, responde con otra bravata contra la convivencia”.

Todo el mundo le está pidiendo una rectificación que es inevitable. Los partidos representados en el Parlamento catalán, las instituciones españolas,  la mayoría de la sociedad catalana, los dirigentes europeos y también el jefe del Estado, es decir, todos los demócratas, están pidiendo a Puigdemont que ponga fin a este desafío, que vuelva a la legalidad y que asuma que cada vez menos personas están dispuestos a acompañarle en esta deriva insostenible.

Le recordó además que la negociación en democracia solo tiene un camino, el camino de la Ley. Si quiere hablar o negociar, o quiere enviar mediadores, lo que tiene que hacer antes es volver a la senda de la Ley, que nunca debió abandonar.

Advirtió finalmente que el Gobierno no va a negociar ninguna ilegalidad, no va a aceptar ningún chantaje. Ya  ha hecho mucho daño con sus ilegalidades, retire la amenaza de la ruptura y empiece por hablar con todos los partidos políticos catalanes cuyos derechos ha pisoteado, afirmó finalmente la mandataria española.

Comparte esta entrada

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit, sed do eiusmod tempor incididunt ut labore et dolore
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit, sed do eiusmod tempor incididunt ut labore et dolore