COSTA NOTICIAS

Hay 140 millones de recompensa en total por el crimen de Santiago Ochoa, y por el de Hernán David Ramírez, en Tuluá Valle del Cauca

Barranquilla, 23 de junio de 2021.- Aunque hay avances en la investigación y varias versiones sobre el asesinato del joven decapitado Santiago Ochoa en Tuluá Valle del Cauca, la Policía se  inclina más por delincuentes que operan en el territorio y tienen delimitadas las zonas que al parecer el joven traspasó. Recordemos que los criminales después de decapitarlo tiraron la cabeza en el callejón el Delirio en el corregimiento de Aguaclara, Tuluá, Valle del Cauca.

Según señala la Policía que al parecer Santiago Ochoa habría pasado límites de los controles territoriales de bandas delincuenciales que operan en esa zona de Tuluá por lo que se cree que la muerte pudo ir en dirección al grupo delincuencial Los Outsourcing, así lo dio a conocer Blue Radio pacífico donde señala que ese grupo dedicado al micro tráfico de estupefacientes opera en ese sector esta sería uno de las primeras hipótesis de la investigación por parte de las autoridades. Igualmente se conoció que el joven decapitado, no tenía antecedentes penales por lo que tampoco se relaciona con que él tuviera problemas con el micro tráfico que opera en la zona.

Sobre este crimen que quiso utilizar la ultraizquierda para incriminar al Esmad de la Policía, fue su misma familia la que afirmó que el joven salió de su casa ese día sábado en su bicicleta y esperaban que volviera a su trabajo en una ferretería. Al igual que dijo la familia que Santiago Ochoa no pertenecía a la primera línea ni había participado en las manifestaciones del paro: “él no iba a marchas ni hacer parte del paro, no sé porque se inventó esa versión, estamos desconcertados con toda la información falsa que han dicho de mi sobrino” enfatizó su familiar Martha Ochoa. El mismo alcalde de Tuluá también desestimó la versión de los pros bloqueos ilegales. Así mismo el coronel Jorge Urquijo Sandoval comandante de la Policía del Valle desmintió también algunas versiones sobre una acción de miembros del Esmad con ese crimen.

La Gobernación del Valle aportó 100 millones de pesos y la Policía igualmente aportó 10 millones más adicionales de recompensa por la información que lleve a ubicar a los autores materiales e intelectuales del atroz crimen que ha sacudido al Valle y también al resto del país y que también se prestó para que la izquierda ultra izquierda endilgara el crimen al Esmad de la Policía.

Su crimen fue perpetrado en la urbanización San Francisco de Aguaclara, el 20 de junio la cabeza de Santiago Ochoa fue lanzada por el parrillero de una motocicleta y dentro de una bolsa plástica en un antejardin de una casa.

Éste Marte fue hallado otro joven muerto en el río Tuluá. El joven se encontraba desaparecido desde hacía 13 días así lo había reportado su familia, fue identificado como Hernán David Ramírez, muerte que según las autoridades podría estar relacionada con el robo de una motocicleta, dijo el coronel Pablo Cárdenas comandante del segundo distrito de policía de Tuluá

Así mismo señaló que la muerte de Ramírez no tiene nada que ver con la del joven decapitado Santiago Ochoa. Según la Policía estos crímenes estarían relacionados con disputas entre bandas criminales por el control de la actividad ilegal en Tuluá, donde delinquen varias bandas criminales, la banda La Inmaculada es liderada por alias Pipe, la banda La Cruz al mando de alias El Marrano, la banda de alias Porrón, y la banda de San Francisco liderada por alias Arracacho.

Por la muerte de Hernán David Ramírez las autoridades están entregando 30 millones de pesos por información que conduzca a la captura de los criminales que dieron muerte al joven. John Jairo Gómez el alcalde del municipio descartó que existan que estén operando grupos paramilitares en el municipio, si no grupos de delincuentes que se organizan por sectores para disputarse el control del micro tráfico, situación que según él ocurre desde hace varias décadas. La muerte de Hernán David Ramírez quien había desaparecido desde el 10 de junio desde cuando se encontraba almorzando en la casa de una tía en el barrio la Esperanza en el municipio de Tuluá, de donde salió en su moto a comprar unos huevos pero nunca más regresó. Cabe destacar que fue hallado su cuerpo flotando en el agua en el río Tuluá, a la altura del barrio San Francisco donde es muy difícil el acceso de la Policía. El alcalde John Jairo Gómez igualmente dijo que el asesinato de Hernán David Ramírez tampoco tiene que ver ni con el paro y tampoco pertenecía a la llamada primera línea.

Estas dos víctimas fueron halladas tanto Santiago Ocho como el joven Hernán David Ramírez en zona liderada por alias Arracacho. Hasta el momento son 590 muertes violentas muertos en lo que va corrido del año en Cali, y en Tuluá 59.

Comparte esta entrada

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on pinterest
Pinterest
Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit, sed do eiusmod tempor incididunt ut labore et dolore
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit, sed do eiusmod tempor incididunt ut labore et dolore