COSTA NOTICIAS

Gobernador del Cesar pide honrar la memoria de Jorge Oñate como artista ejemplar del folclor vallenato. Y quebrantado rindió homenaje postumo en nota de estilo

Valledupar, 1 de marzo de 2021.- Recordarlo y honrar su memoria como un gran artista y ser humano, y poner su vida como ejemplo, pidió el Gobernador del Cesar, Luis Alberto Monsalvo, tras la muerte del cantante Jorge Oñate González, ocurrida este domingo 28 de enero, en el hospital Pablo Tobón Uribe de la ciudad de Medellín a donde fue trasladado hace 5 días por la gravedad que presentaba en su estado de salud.

“Se fue la voz del sentimiento, y del mejor compás en nuestro folclor dejando un gran vacío y tristeza en el corazón, Dios te guarde en su santa gloria, vivirás por siempre en nuestras mentes” expresó el mandatario de los cesarenses quien pidió a Dios fuerza y consuelo manifestando su sentido pésame a los familiares del Jilguero de América. “Los acompañamos en este duro momento, este dolor lo llevamos muchas personas hoy junto a ustedes. Con la fuerza de tu grandeza, vuela alto Jilguero”. 

“Con la partida de Jorge Oñate, perdemos a un gran ícono de nuestro folclor que marcó un hito en la historia de la música vallenata al ser el precursor de la figura del cantante en este género. Hoy nos queda su canto como legado y una inmensa gratitud por alegrarnos el corazón a más de cinco generaciones con su gran talento” Dijo el Gobernador Monsalvo, quien a su vez expresó que “El mejor homenaje que podemos rendirle al Jilguero de América, además de recordarlo como un gran cantante, es poner su vida como ejemplo, porque por más de 50 años desempeñó su trabajo con disciplina, demostrando su talento y cumpliendo con sus deberes como artista, como padre de familia ejemplar y como persona”.

Jorge Antonio Oñate González, nació en el municipio de La Paz en 1950 y desde joven mostró su talento para el canto por lo que antes de culminar sus estudios de bachillerato en la capital del país, decidió dedicarse por completo a la música iniciando su carrera artística en 1968 cuando grabó su primer trabajo discográfico, continuando con su trayectoria musical a lo largo de cinco décadas.

Conocido como el Ruiseñor del Cesar y el Jilguero de América, Jorge Oñate fue el primer cantante vallenato en grabar como solista al lado del acordeonero Emilio Oviedo y luego con el Conjunto de Los Hermanos López. Después de que marcara la pauta, comenzaron a despuntar figuras como “Poncho Zuleta”, Diomedes Díaz, Rafael Orozco, entre otros.

El intérprete de Nació mi poesía, Alicia Adorada, Nido de amor, Mujer Conforme, Mujer Marchita, Volví a llorar, El Cariño de mi Pueblo, y muchas más que quedarán para siempre en la memoria de los amantes del folclor vallenato, se desempeñó en 1997 como presidente de la Sociedad de Autores y Compositores de Colombia, “SAYCO”, fue considerado como uno de los cantantes más destacados del género por la fuerza interpretativa de su voz.  Su carisma y liderazgo también lo llevaron a incursionar en el campo de la política ocupando un escaño el congreso de la República en el año 2002.

Durante su trayectoria profesional Jorge Oñate fue objeto de importantes reconocimientos a nivel nacional e internacional como el premio Grammy Latino a la Excelencia Musical, que recibió en el año 2010, gracias a su trabajo en beneficio del folclor vallenato.

Bastante quebrantado, con la voz entrecortada y los ojos nublados de lágrimas el gobernador Luis Monsalvo entregó en nota de estilo en homenaje al artista donde resalta el legado que Jorge Oñate deja al folclor vallenato y al departamento del Cesar. Y a través del Decreto 040 del 28 de febrero de 2021 ofrece homenaje postumo.

Comparte esta entrada

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit, sed do eiusmod tempor incididunt ut labore et dolore
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit, sed do eiusmod tempor incididunt ut labore et dolore