COSTA NOTICIAS

Fiscalía reporta tres desaparecidos en Cartagena y adelanta las labores de búsqueda

fiscalia-en-cartagenaCartagena, marzo 21 de 2017.- Tres personas fueron reportadas como desaparecidas en la Unidad de Desaparecidos de la Fiscalía General de la Nación, en Cartagena, hasta donde se acercaron tres familias alertando a las autoridades con su denuncia por la desaparición de sus seres queridos. La Fiscalía por su parte hace un llamado a quienes puedan tener información que permita dar con el paradero de estas personas.

Juliana Sofía Vega Julio, de 17 años, desapareció el 14 de marzo de 2017 al salir de su casa en el barrio San Francisco. Según sus padres, se fue con un hombre que se ganó su confianza esperándola a la salida de la institución educativa Elion Yiret donde ella estudia.

Sus progenitores contaron que él hombre, que se hace llamar Gabriel en las redes sociales, todos los días iba a esperarla a la salida del plantel para enamorarla, le hacía regalos entre los que le dio un celular para comunicarse con ella.

Juliana mide 1.75 centímetros, es de contextura mediana, piel trigueña, cabello liso, negro y largo hasta los hombros.

Por otra parte, Miguel Castro Colón, de 40 años y quien se desempeña como taxista, es la otra persona desaparecida. La última vez que supieron de él fue el pasado 7 de marzo a las 9:00 de la noche en el barrio Quintas de Alta Lucía, a donde llevó el taxi y lo entregó a su administradora.

Su compañera sentimental reportó la desaparición y contó que ese 7 de marzo, él salió como siempre en la mañana a trabajar y  llevó a su hija al colegio, que luego en la tarde hablaron por teléfono y que después de esto no volvió a saber de Castro Colón.

El desaparecido mide 1.78 centímetros, tiene cara ovaladas es de contextura mediana, piel trigueña, cabello rizado, negro y corto, y tiene un tatuaje con el nombre Ivanna en uno de los brazos.

Igualmente, fue reportado Diego Alejandro Forero Méndez, de 39 años, quien desapareció desde el pasado 7 de junio. Su compañera sentimental contó que ese día ella estaba en la cocina de su casa con su pequeña de brazos y habló con Forero Méndez de que había dejado la reja de la entrada abierta.

De un momento a otro el hombre salió y se fue en su carro, un Chevrolet blanco.  Según se conoció, ella lo llamó al celular  y él le contestó diciéndole que se iba porque las amaba y no quería ponerlas en riesgo.

Más tarde la mujer recibió un mensaje de texto en el que le indicaba que había dejado el carro en la vía a Barranquilla y que fuera a recogerlo.

Lo último que se supo de Forero Méndez fue que al día siguiente de su desaparición, un vecino de una tienda recibió un paquete que tenía el jean, el cinturón y el celular que llevaba Diego Alejandro al momento de la desaparición.

A Forero lo despidieron de una empresa de la ciudad donde trabajaba desde el 2015 como operador de grúas, lo que lo afectó emocionalmente. Un especialista le diagnosticó un cuadro de esquizofrenia, por lo que estaba medicado.

El desaparecido es de contextura atlética, mide 1.80 centímetros, tiene cara ovalada, piel trigueña, cabello corto, ondulado y negro. Tiene varios tatuajes en forma de tribal con flores y un pez en los antebrazos izquierdo y derecho. En el brazo derecho tiene también el rostro de una indígena.

La Fiscalía General de la Nación Seccional Bolívar, alertó a la ciudadanía que tenga conocimiento del paradero de los desaparecidos para que se comuniquen a los números al 6569696 extensión 1213 o dirigirse a la calle 66 N° 4-86 barrio Crespo, para que ayude a las autoridades a esclarecer sus casos.

Comparte esta entrada

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on pinterest
Pinterest
Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit, sed do eiusmod tempor incididunt ut labore et dolore
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit, sed do eiusmod tempor incididunt ut labore et dolore