COSTA NOTICIAS

Fernando Villavicencio, asambleísta de Ecuador reveló que Álex Saab, Piedad Córdoba y su hijo Camilo Castro, ingresaron a Ecuador en 2013, en el avión de un narco

Barranquilla, 16 de noviembre de 2021.- El asambleísta de La Asamblea Nacional de Ecuador, Fernando Villavicencio, reveló que Álex Saab, Piedad Córdoba y su hijo Camilo Castro, ingresaron a Ecuador, el 8 de julio de 2013, en el avión de matrícula americana N72LJ, propiedad de una empresa cuyos dueños son procesados por narcotráfico.

Villavicencio accedió al reporte de la lista de pasajeros del vuelo privado Bogotá-Quito, que aterrizó en el aeropuerto de la capital el 8 de julio de 2013. Y la lista no deja lugar a dudas.

Los tres pasajeros del avión que llegaron a Quito ese 8 de julio de 2013 son la ex senadora Piedad Córdoba Ruiz, su hijo Camilo Andrés Castro Córdoba y Álex Nain Saab Morán, los tres registrados con nacionalidad colombiana, según la declaración general del vuelo que de manera obligatoria queda registrada en el aeropuerto de Quito. Constan además los registros de entrada y salida de la aeronave Bombardier 45, con matricula N72LJ, el 8 de julio de 2013, cuyos pasajeros fueron los mencionados.

La aeronave con matrícula N72LJ, está registrada desde el 29 de octubre de 2012 a nombre de la compañía estadounidense Aircraft Guaranty Corporation, empresa que fue fundada por Debra Lynn Mercer-Erwin, quien actualmente se encuentra cursando un proceso penal junto a otras siete personas en el estado de Texas, Estados Unidos, por integrar una estructura criminal entre el año 2012 y el 18 de diciembre de 2020.

El jet N72LJ era parte de un fideicomiso llamado Aircraft Guaranty Corp Trustee que la Administración Federal de los Estados Unidos (FAA) identificó desde 2012 como eje de una estructura aérea de al menos mil aviones que permitieron ingresar miles de kilos de cocaína a los Estados Unidos desde Colombia, Venezuela, Belice, Honduras, Guatemala y México.

La organización liderada por Debbie Mercer-Ewin lavó al menos $350 millones desde el año 2016 a diciembre de 2020, según las investigaciones de la fiscalía estadounidense, los delitos por lo que se la acusa a Mercer-Irwin y su representada Aircraft Guaranty Corporation son cinco delitos: “conspiración para manufacturar y distribuir cocaína; conspiración para fabricar y distribuir cocaína sabiendo que esta iba a ser llevada de manera ilegal a Estados Unidos; manufactura y distribución de cocaína con el conocimiento de que esta sería ingresada de manera ilegal a Estados Unidos; conspiración para cometer lavado de dinero; y, conspiración para cometer fraude electrónico.”

El proceso penal No. 4:20-CR-212, que se lleva a cabo ante el Juez Mazzant y cuya investigación penal fue documentada por el fiscal federal del Distrito Este de Texas, Ernest González, recabó elementos de convicción que dan muestra que varios de estos aviones, fueron siniestrados transportando cocaína en distintos países de Latinoamérica. Estas aeronaves eran resguardadas por Aircraft Guaranty Corporation, bajo la figura de un fideicomiso, dicho mecanismo permitía mantener la matrícula estadounidense, mientras sus propietarios eran extranjeros y a quienes era casi imposible identificar aún para las autoridades americanas, debido a los vacíos legales existentes y la forma de resguardar las aeronaves bajo un fideicomiso.

Información entregada a la Comisión de Fiscalización que investiga el caso Fondo Global de Construcciones de Alex Saab y Alvaro Pulido determinó exportaciones por $296 millones entre 2012 y 2014, aunque se ha comprobado que los materiales de construcción para el plan vivienda popular en Venezuela nunca llegaron.

Entre 2011 y 2015 las exportaciones totales a través del Sistema Único de Compensación Regional alcanzaron $2700 millones; la mayoría fueron exportaciones ficticias y sobrevaloradas.

Un esquema de negocios que unió a Saab y Piedad Córdoba en plena ola bolivariana que envolvió a la región en 2010 y que no podía dejar de lado a Ecuador, que para entonces vivía a plenitud la Revolución Ciudadana liderada por Rafael Correa.

Ese mismo año, Correa decidió unir a nuestro país en el sistema de compensación regional aupado por Hugo Chávez, y bautizado con el nombre del mariscal de las batallas de la liberación, Sucre. Un sistema de compensación en el que Saab ya tenía una vasta experiencia para sacarle el mayor de los provechos.

En la Comisión de Fiscalización presidida por Fernando Villavicencio uno de los últimos datos reveladores que recibió fue precisamente el que prueba la estrecha relación y afinidad que hubo entre Álex Saab y Piedad Córdoba, en su propósito de hacer negocios involucrando a nuestro país.

Comparte esta entrada

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on pinterest
Pinterest
Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit, sed do eiusmod tempor incididunt ut labore et dolore
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit, sed do eiusmod tempor incididunt ut labore et dolore