Ira al sitio web de Fedegán
AGRONOTAS, COLUMNISTAS

Estado y Empresarios del Campo en los fines del Desarrollo Rural Integral. Por: Miguel Ángel Lacouture

2019_06_16_12_05_img_1061El Desarrollo Rural necesita de la interacción de toda la Institucionalidad del Estado en particular del  Sector Rural y  Agropecuario con los “Empresarios del Campo” (Campesinos),  sin el acompañamiento de uno y otro extremo en lo político, productivo y formal jamás será posible llegar a buen puerto y lograr los fines propuestos. No podemos seguir permitiéndonos más palos en las ruedas que nos dificultan avanzar la ejecución de las políticas propuestas por el Ministerio de Agricultura y Desarrollo Rural (MADR) y la Institucionalidad Rural Agropecuaria, todos debemos remar para un mismo lado desde lo político, administrativo y ejecutivo en búsqueda de  lograr el bienestar de la población rural  y con ello acortar la distancia con la urbana.

La labor de los usuarios de los servicios del Estado está en la fijación de los fines de la tenencia de buena fe de la tierra (Función Social de la Propiedad), mediante la estructuración de diferentes emprendimientos productivos de impacto social en zonas amplias territorial determinada, no pensar en pequeño en las actuales condiciones del mercado global si lo que buscamos es sacar de la economía de mera subsistencia a la población rural. La estructuración o armazón de los emprendimientos necesitan tener en la base de manera esencial tres pilares fundamentales: a) Fijar que hacer, por qué lo vamos a hacer, b) Definir cuál será el mercado al cual se pretende llegar con lo que se produzca eficazmente y, c) Definir el acompañamiento activo de la institucionalidad del Estado para lograr el éxito de lo propuesto.

No es posible  seguir con la idea del Estado Asistencialista y Paternalista que aporta  todo en el logro de los fines propuestos; El tema no puede seguir  en ofrecer o buscar subsidios a determinados sectores o subsectores productivos, no, los subsidios por definición su característica son temporales, “No” hacen parte del negocio que pretenden impactar, son ajenos en un todo a los eslabones básicos de la producción, por ello dentro de los negocios agropecuarios rurales terminan siendo parte de la compensación que el Estado aporta a cambio de mantener un pretendido equilibrio que evita la salida del mercado de productores  de ciertos bienes que en condiciones de igualdad no llegan a ser competitivos en el mercado global, es el peso que completa el costo diferencial, distintos son los Incentivos que impactan todo el andamiaje del proyecto productivo generando valores agregados  de manera permanente dentro de los emprendimientos, el mejor ejemplo de esto es el Incentivo a  la Capitalización Rural (ICR), aun teniendo grandes fallas se diferencia del subsidio en que este tiene una relación directa de cordón umbilical con la Tierra, el emprendimiento y el Empresario del Campo.

Ahora bien teniendo definido los puntos a) y b), con el emprendimiento de alto impacto zonal o regional la Institucionalidad debe entrar a dinamizarlo en la búsqueda y colaboración para que este se haga realidad no solo en mejorar las condiciones de los subsectores que se pretendan impulsar como si lo llega a ser por los beneficios socioeconómicos, laborales o de ocupación formales y la Formalización  que puede llegar a generar a esa parte de la población rural involucrada.

Es necesario entonces, empezar a mirar de manera general lo que se logra al apoyar iniciativas zonales o regionales más que aquellas de carácter individual, muchas veces disfrazadas bajo el manto de asociaciones horizontales o verticales formalmente existentes pero objetivamente creadas en benéfico individual o de un reducido grupo de personas que lo gozaran sin lograr el propósito buscado; del control de estos criterios de selección para generar los apoyos a los empresarios del campo es de donde se captan los fines buscados en el futuro a mediano y largo plazo.

No es posible seguir desgastando o desperdiciando recursos en diferentes emprendimientos rurales que no tengan el enfoque de alto valor de  impacto, si bien es cierto se hace necesario comenzar por algo, que mejor sería iniciar con fines definidos para ponernos a punto y tono con la realidad de nuestra ruralidad. La dispersión de esfuerzos en pequeños proyectos en no pocas oportunidades genera la perdida de inversión de los recursos del Estado, sobre todo no siendo mucho con lo que se cuenta, es necesario focalizarnos para que el ejercicio de gobernanza logre llegar a la mayoría de la población rural que se encuentra definida de manera objetiva en los logros propuestos al iniciar los emprendimientos.

17 junio, 2019

About Author

EditorCosta


ONE COMMENT ON THIS POST To “Estado y Empresarios del Campo en los fines del Desarrollo Rural Integral. Por: Miguel Ángel Lacouture”

  1. Fabian Duque dice:

    El empresario del campo debe conectarse a la política pública, al encadenamiento loval, regional, nacional e internacional. Fundamental conocer la cadena de valor de cada linéa productiva y transformación con acompañamiento técnico, financiero y de capacitación y lo más imporyante el valor agregado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *