COSTA NOTICIAS

El peligro de los populistas 2. Por: Duván Idárraga

Para nadie es secreto que las grandes crisis permiten conocer a los verdaderos líderes, quienes en medio de las más complejas situaciones demuestran su capacidad de gestión y acción para superarlas; igualmente, sirven para corroborar quienes son los típicos populistas, que como los culebreros de pueblo (habladores de cháchara y enreda bobos) hablan de todo y quieren mostrarse como los más expertos y preparados pero que a la hora de la gestión sus resultados muestran la realidad de lo que son: Ineficaces e ineptos; más grave aún, siempre están buscando eludir sus responsabilidades y como culpar a otros de lo que exclusivamente les atañe.

Frente a la compleja situación del Covid 19 en Colombia hay tres claros ejemplos de lo que son los dos tipos de líderes descritos, es evidente que puede haber muchos más, pero por la importancia de sus ciudades los menciono solo a ellos. Bogotá, Medellín y Cali, las tres más importantes ciudades de Colombia, están gobernadas por personas de izquierda; basado en cifras, acciones y resultados el alcalde de Medellín ha realizado una muy buena gestión, demostrando su liderazgo, su capacidad de acción y los más importante su interés en proponer estrategias y planes conjuntamente con el sector privado, las universidades y la clase dirigente. Los resultados hablan, Medellín marca la pauta, tiene el menor número de contagiados y lidera los pilotos para retomar poco a poco la normalidad en diferentes frentes entre ellas la apertura gradual de centros comerciales.

La alcaldesa de Bogotá y el alcalde de Cali han tenido comportamientos que rayan en lo pintoresco y han tomado decisiones erráticas, con una marcada falta de liderazgo y de autoridad pero con una visión populista frente al manejo de la crisis; en muchos casos con acciones circenses buscando impacto mediático, como cuando ella va megáfono en mano en la parte exterior de un vehículo (violando además la normatividad de transito) o él, con un traje especial, hace de cazador de víctimas del Covid que rompen el aislamiento. Ambas ciudades tienen cifras muy elevadas de contagios y vastas zonas de las mismas sin control alguno que han permitido que se desborde la situación.

Las realizaciones de la alcaldesa de Bogotá  frente a la crisis han sido pocas, es limitado lo ejecutado en dos meses para preparar a la ciudad para una situación más compleja; de 4.000 unidades de cuidado intensivo que se comprometió a tener, escasamente supera el 10% de esa cifra. En la entrega de ayudas también ha mentido, en medios decía haber entregado estas a 1.400.000 bogotanos y no llegaba a las 100.000. Se ha dedicado a culpar de todo al Presidente Duque mientras su secretario de gobierno entrega cómo de la alcaldía mercados suministrados por la Presidencia; evade sus responsabilidades ante el crecimiento de contagios en la ciudad. Se ha dedicado a obstaculizar las decisiones para que empresarios puedan retornar a la actividad como lo establecen los decretos presidenciales.  Sus decisiones erráticas, su nepotismo (contrató a familiares de quienes la apoyaron para llegar a la alcaldía), su despotismo (con frases que denotan su espíritu camorrero y dictatorial); sus millonarios contratos para medios de comunicación (que ocultan deficiencias y exageran logros, la llaman la Merkel colombiana, así o más absurdo?) y otros evadiendo normas de contratación; además experta en distorsionar la realidad (pueden leer: “Contagios, sí; muertes, no” https://t.co/ZVO4VqAReM  ). Populismo en su máxima expresión.

Como escribí anteriormente, los populistas son un peligro; poco hacen, mienten, distorsionan la realidad, buscan protagonismo en medios de comunicación, entregan contratos de pauta para que  oculten sus errores;  hacen contratos de las cosas más absurdas aprovechando la emergencia para evadir licitaciones, nombran a quienes financiaron su campaña y a familiares de políticos que la apoyan; no se responsabilizan de nada, culpan a otros de su ineptitud e ineficiencia; se hacen las víctimas, los incomprendidos y los perseguidos; evaden el control político. La alcaldesa de Bogotá y el Señor de la Bolsa piensan, actúan y gobiernan igual; además son magos para enredar a la gente y disfrazar su ineptitud e ineficiencia, absurdo que haya tantos que les comen cuento, ese también es el peligro Los Populistas.

EL COLMO 1: Quienes apoyaron el narco acuerdo Santos FARC, que entre otras cosas nefastas para Colombia permitió que la producción de cocaína y los cultivos ilícitos llegaran a niveles desbordados y que permitieron que extranjeros eligieran magistrados de la JEP, son los mismos que hoy se oponen a la llegada del grupo especial del Ejercito Norte Americano que busca combatir el narcotráfico en Colombia. NO HAY DERECHO.

EL COLMO 2: ”La inepta @ClaudiaLopez nos hizo gastar 300 mil millones en una consulta anticorrupción para prohibir todas las conductas que hoy como alcaldesa practica: nepotismo y clientelismo en el gabinete, quiere contratar a dedo y le huye al control del Congreso”: John MiltonJr (@julianbuitragoa). Y pensar que hay tantos que se comieron el cuentazo que luchaba contra ese flageloNO HAY DERECHO.

Comparte esta entrada

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit, sed do eiusmod tempor incididunt ut labore et dolore
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit, sed do eiusmod tempor incididunt ut labore et dolore