Ira al sitio web de Fedegán
AGRONOTAS, COLUMNISTAS

De las Lecciones del Coronavirus y el Desarrollo Rural. Por: Miguel Ángel Lacouture

Ante la pandemia que nos arrincona de la forma que el Covid_19 lo está haciendo, hay dos salidas, a) Confinarnos en nuestros hogares y, b) Pedirle al creador que la Ciencia  pueda desarrollar dos tipos de curas, 1) Fármaco que logre controlarlo y, 2) Vacuna que nos haga inmune.

El aislamiento por Coronavirus deja dos lecciones, a) Todos somos iguales ante un ataque generalizado b) La solidaridad es esperanza de la humanidad; Los verbos en adelante no podrán conjugarse en primera persona “YO”, antes que tú o yo estará “NOSOTROS y VOSOTROS”, esto cambio, debemos ajustarnos, la especie humana para sobrevivir debe tener garantizado básicamente a) Alimentación  y, b) Salud, lo demás  es accesorio sin dejar de ser necesario.

Con un Sector Agropecuario en franco declive a raíz de la migración constante a las ciudades junto a la falta de Políticas de Estado, no hay atractivos para su desarrollo máxime si hemos llegado sin ningún esfuerzo a concluir que otros países puedan suplir con sus excedentes las necesidades de nuestra Nación sin fortalecer la producción de bienes agropecuarios que equilibren la balanza comercial, hemos entrado en un espiral de importaciones hasta llegar a traer en el 2019 más de 13 Millones de Toneladas de Alimentos, con más de 18 millones de hectáreas disponibles en la altillanura en la frontera agrícola para emprendimientos productivos agropecuarios e industriales es imperdonable.

La situación que estamos viviendo enfrentará a proveedores de alimentos del exterior al dilema de abastecer el consumo interno de sus naciones o cumplir con los suministros pactados si las circunstancias se extienden en el tiempo.

De la actual crisis se abren oportunidades para el Desarrollo Rural, Agropecuario/Agroindustrial, es momento que el Estado genere garantías de Seguridad Alimentaria, enfoque todos  sus esfuerzos en la sustitución de las importaciones para producirlo adentro, no basta con mantener lo que hoy tenemos, no, hay que impulsar mediante redireccionamiento del gobierno a través de toda la institucionalidad  con políticas de apoyo  efectivo  a los Empresarios del Campo para hacerlos tan productivos como en otras latitudes en condiciones  agroclimáticas adversas a las nuestras, claro está se requiere un esfuerzo macroeconómico monumental en la creación de la infraestructura, iniciando en la adecuación y creación de políticas de riegos y embalses, adecuación de tierras, vías terciarias, desarrollos biotecnológicos y tecnológicos que se ajusten a nuestra realidad agroclimática, etc..

No puede el Estado entretener recursos en pequeños proyectos sin ningún tipo de rentabilidad socioeconómica, antes de seguir con programas inocuos e inicuos debemos enfocarnos en la formación de una nueva clase socioeconómica que será la base del Desarrollo Rural en el próximo futuro, los Empresarios del Campo, capaces de asimilar nuevas tecnologías aplicarlas y difundirlas; No seguir  distrayendo los escasos recursos en los campesinos que NO estén dispuestos a crecer y devolver los esfuerzos que se hagan en cofinanciación en mejoramiento de la producción  en los cuales se enfoca la inversión, el Estado no puede seguir entregando recursos a sabiendas de que no  tendrán retorno alguno, si el campesino no quiere dar el paso a convertirse en Empresario del Campo quizá es preferible subsidiar su básica existencia que invertir en programas a sabiendas serán improductivos.

NO, la idea no es mantener la logística de producción y suministro que tenemos hoy, debemos entrar seriamente a reenfocar las políticas en lograr la autosuficiencia alimentaria para enfrentar situaciones como esta, si bien tenemos absolutamente asegurado la alimentación de la  Nación con lo que producimos, lo que hay en bodega y el cumplimiento futuro de los proveedores internacionales debemos asegurarnos que esta situación se solucione lo antes posible para no vernos abocados a la disyuntiva del  proveedor de cumplir  con las obligaciones contraídas o enfocar su producción a su consumo interno.

Es necesario invertir no un billón de pesos para reimpulsar el sector agropecuario, eso y más, lo que sea necesario, la lección que nos deja este insuceso que apenas comienza esta en que debemos garantizar la seguridad alimentaria básica a los connacionales en todo momento, la verdad, gran parte de ella aunque garantizada no está en nuestras manos, es el momento de replantear soluciones de fondo a futuro que nos permita en próximas situaciones no estar en la zozobra del hasta cuándo.

23 marzo, 2020

About Author

EditorCosta


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *