COSTA NOTICIAS

¿Continuará efecto teflón para Juan Manuel Santos, alias Nobelbrecht? Por: Duván Idárraga

Los calificativos para describir a Juan Manuel Santos, alias Nobelbrecht, se quedan cortos. Recuerdo la acertada frase con la que Juan Jose Saavedra (q e p d) lo describió: “A Santos muchos lo creen incapaz…pero es capaz de todo”. Tenía razón. Santos fue capaz de todo, de mentir y engañar, de mostrarse ante la comunidad internacional (invirtió, con el cinismo y la desfachatez que lo caracteriza, mucho dinero con cargo al erario en costosos asesores y publirreportajes) como un estadista y demócrata. También, de recibir en sus campañas de 2010 y reelección en 2014, financiación ilegal de ODEBRECHT, en contra del ordenamiento que expresamente prohíbe que compañías extranjeras financien campañas políticas.

Esa financiación ilegal no son inventos, fue reconocida por Roberto Prieto, gerente de sus dos campañas. En 2010, us$400.000, en 2014 us$1.000.000. Sobre el dinero recibido en 2010, lastimosamente, por vencimiento de términos el tema quedó sin investigación ni sanción alguna. Sobre los dineros aportados ilegalmente por la multinacional de 2014, poco se avanzó en el Consejo Nacional Electoral después de la confesión en medios de Prieto; Santos eludió su responsabilidad con el “me acabo de enterar” que se le escuchó y con el supuesto cuestionamiento por la traición de Prieto, su amigo y socio político; también gran benefactor de contratos con el Estado (posiblemente, por “haber salvado al presidente”, de lo que se enorgullece en una llamada interceptada legalmente).

Cuando se pensaba que el escándalo de Nobelbrecht y la financiación ilegal de su reelección quedaría en el olvido surgió un hecho nuevo dentro del  proceso de la Fiscalía en contra de Fernando Andrade, expresidente de la Agencia Nacional de Infraestructura del gobierno Santos y pieza clave en el entramado de corrupción de ese gobierno y la multinacional ODEBRECHT: El testimonio de Bernardo “el Ñoño” Elias, gran amigo y socio político de Juan M. Santos; además, uno de los principales protagonistas del entramado económico y político que permitió su reelección y quien aportó cientos de miles de votos en la costa para su triunfo. Las fotos de Santos junto al congresista y el también senador Bernardo Musa Besaile durante esa campaña y hasta compartiendo avión, lo demuestran.

El “Ñoño Elías” ratificó que ODEBRECHT participó ilegalmente en la financiación de la campaña de Santos. También dijo que además del millón de dólares de la multinacional, él personalmente entregó en efectivo a Roberto Prieto la suma de $800 millones para la campaña de reelección; que según él escuchó a Eleuberto Martorelli (presidente de esa multinacional), le dijo que se habían reunido personalmente con Santos (con lo que el “me acabo de enterar” se cae ) y que existía el compromiso de apoyar con más recursos a la campaña a cambio de la firma del otro si de la vía Ocaña Gamarra. Elias relata la presión que recibía Andrade (de la ANI) de parte de las ministras de Santos Cecilia Alvarez y Gina Parody (las impolutas, según Santos) para la firma de ese otro sí (vía que además beneficiaba un puerto de la familia Parody, por cuya decisión la ministra Alvarez debió declararse impedida siendo pareja de Parody; lastimosamente la denuncia contra ambas tampoco avanza).

En otro testimonio dentro del mismo proceso, el contratista estatal Andrés San Miguel reconoce que firmó contratos ficticios con ODEBRECHT para justificar la salida de recursos cercanos a los $4.000 millones, los cuales entregó en efectivo a Esteban Moreno (de la firma Gistic Soluciones S.A.S) y que también llegaron a la campaña de reelección de Santos. Por estas transacciones fraudulentas ambos están siendo investigados por la fiscalía. A Roberto Prieto la Fiscalía le imputará lavado de activos. Se espera colaboración de todos con la justicia para llegar a las cabezas.

Juan Manuel Santos se reeligió ilegalmente; por un lado, miles de millones recibidos de ODEBRECHT; por el otro, el montaje del Hacker Sepulveda (con la intervención del Fiscal de Entonces y de la Revista Semana que dirigía su sobrino) contra Oscar I Zuluaga que lo derrotó en primera vuelta. Ha pasado de agáche ante la justicia por todas sus actuaciones ilegales; si en este caso el proceso avanza y termina con una compulsa de copias a la Comisión de Absoluciones, perdón de Acusaciones, es altamente probable que nada pase; como en la época de Samper y el proceso 8.000, esa comisión puede enviarle un salvavidas y seguir impune. Ojalá la comunidad internacional sepa la verdad de este funesto personaje y reciba el castigo social que merece; algo muy grave para su personalidad ególatra. ¿Perderá el efecto teflón que hasta el momento tiene Nobelbrecht? Así debería ser.

EL COLMO 1: El Ñoño Elías denuncia amenazas de Juan M Santos, ¿un Nobel de paz en esas? ¿Qué dirán en Noruega de esto? NO HAY DERECHO.

EL COLMO 2: En medio de hechos vandálicos en la ciudad de Bogotá, un joven que en redes sociales expresa “el que quiera romper que rompa” en confusos hechos sale afectado en su ojo. Se demuestra que el joven se cambia de ropa y que protagonizaba los desmanes. La alcaldesa Nayibe sale a cuestionar a la Fuerza Publica que en cumplimiento de su misión constitucional previno mayores afectaciones. NO HAY DERECHO.

COLMO 3: El gobierno nacional invirtió $62.000 millones en la construcción de un puente en doble calzada sobre el rio Cauca (debe tener al menos 200 mts de longitud y 25 de altura). En 2019, la alcaldía de Cali invierte $25.225 millones en remodelar un parque al lado del CAM y ni lo han terminado. NO HAY DERECHO.

Comparte esta entrada

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on pinterest
Pinterest
Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit, sed do eiusmod tempor incididunt ut labore et dolore
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit, sed do eiusmod tempor incididunt ut labore et dolore