COSTA NOTICIAS

Con supuestas restricciónes del gasto, Cámara pretendía destruir avances de Trump con el Ejército y olvidando además que el Presidente es el comandante en Jefe atribución que le da la Constitución

Barranquilla, 24 de diciembre de 2020.- El presidente Donald Trump regresó a la Cámara de Representantes, sin su aprobación, HR 6395, la Ley de Autorización de Defensa Nacional para el año fiscal 2021 (la “Ley”), porque echa atrá todos los esfuerzos logrados por él en su Administración, la cual además reconoce la importancia de la Ley para la seguridad nacional.

Dijo en su declaración de devolución del documento que desafortunadamente, la Ley no incluye medidas críticas de seguridad nacional, incluye disposiciones que no respetan a los veteranos y la historia del Ejército estadounidense, y contradice además los esfuerzos de su Administración para poner a Estados Unidos en primer lugar en las acciones de seguridad nacional y política exterior. Es un “regalo” para China y Rusia.

Además de enfatizar en que nadie en ninguno de los Gobiernos anteriores al de él, ha trabajado más duro ni ha aprobado más dinero para el Ejército como lo ha hecho él, con más de $ 2 billones de dólares. Añadió que durante sus 4 años, con el apoyo de muchos otros, ha reconstruido casi por completo el Ejército de los Estados Unidos, que estaba totalmente agotado cuando asumió el cargo. Si no pone fin al muy peligroso riesgo para la seguridad nacional de la Sección 230, la inteligencia será prácticamente imposible de realizar sin que todos sepan lo que están haciendo paso por paso.

Dijo que el docuemnto de “Ley” que le enviaron para su firma ni siquiera realiza cambios significativos en la Sección 230 de la Ley de Decencia en las Comunicaciones, a pesar de los llamamientos bipartidistas para derogar esa disposición. La Sección 230 facilita la propagación de desinformación extranjera en línea, que es una seria amenaza para la seguridad nacional e integridad electoral. Por lo que debe ser derogada, puntualizó.

Además denunció el Presidente Donald Trump que el documento enviado incluye un lenguaje con el que estarían buscando el cambio de nombre de ciertas instalaciones militares. Les recuerda por tanto que a lo largo de la historia de los Estados Unidos, estos lugares han adquirido un significado para la historia estadounidense y para aquellos que ayudaron a escribirla que trasciende con creces a sus homónimos. Y reitera que su Administración respeta el legado de los millones de hombres y mujeres estadounidenses que han servido con honor en estas bases militares y que, desde estos lugares, han luchado, desangrado y muerto por su país. Desde estas instalaciones, hemos ganado dos Guerras Mundiales. Ha sido claro en su oposición a los intentos de motivación política como este con el que buscan borrar la historia y deshonrar el inmenso progreso por el que Estados Unidos ha luchado para hacer realidad sus principios con que fue fundado.

También estarían buscando restringir la capacidad del Presidente para preservar la seguridad de la nación al querer limitar arbitrariamente la cantidad de fondos de construcción militar que se pueden utilizar para responder a una emergencia nacional. Y les advierte que en un momento en que los adversarios tienen los medios para atacar directamente la patria, el presidente debe poder salvaguardar al pueblo estadounidense sin tener que esperar la autorización del Congreso. La ley también contiene una enmienda que ralentizaría el despliegue de 5G a nivel nacional, especialmente en áreas rurales.

Además señala el mandatario estadounidense que “numerosas disposiciones de la ley contradicen directamente la política exterior de su administración, en particular sus esfuerzos por traer de regreso las tropas. Enfatiza su oposición a guerras interminables, al igual que se oponen los estadounidenses. Sin embargo, a pesar de las objeciones bipartidistas, esta ley pretende restringir la capacidad del presidente para retirar tropas de Afganistán, Alemania y Corea del Sur.

Advierte Donald Trump que esta política no solo es mala, sino inconstitucional. El artículo II de la Constitución convierte al presidente en comandante en jefe del Ejército y la marina de los Estados Unidos y le confiere el poder ejecutivo. Por lo tanto, la decisión sobre cuántas tropas desplegar y dónde, incluso en Afganistán, Alemania y Corea del Sur, recae en él. Por lo que el Congreso no puede arrogarse esta autoridad a sí mismo directa o indirectamente como supuestas restricciones de gasto.

Por todas estas razones, no puedo apoyar este proyecto de ley. Mi administración ha tomado medidas firmes para ayudar a mantener segura a Estados Unidos, y apoyar a los miembros en servicio. Por lo que finalmente les dice que No aprobará este proyecto de ley, que pondría los intereses del establecimiento de Washington, DC por encima de los del pueblo estadounidense. “Es mi deber devolver la HR 6395 a la Cámara de Representantes sin su aprobación”.

Comparte esta entrada

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on pinterest
Pinterest
Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit, sed do eiusmod tempor incididunt ut labore et dolore
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit, sed do eiusmod tempor incididunt ut labore et dolore