COSTA NOTICIAS

Carta abierta a Fernando Londoño. Por: Mauricio Villegas

Querido Fernando.

A un hombre cristiano como el que más en Colombia no le queda fungir como servidor de Lucifer.

A un hombre que se expone aún a riesgo de su vida como quedó demostrado en el feroz atentado que padeció por enfrentar al luciferino castrochavismo, manifestación del comunismo político regional no le queda fungir como defensor a ultranza de las tesis del comunismo corporativo global del luciferino Nuevo Orden Mundial impulsado por el eugenista Foro Económico Mundial propiedad del Rothschild Klauss Shwab y sus aúlicos a quien nadie eligió para dirigir nuestros destinos y mucho menos para cederle nuestra soberanía amparada en la Constitución y fuera del alcance del político de turno.

Apelo a su erudición y coherencia para invocarlas en los momentos en los que vivimos ese intento de tránsito del comunismo político regional del castrochavismo al comunismo corporativo global del Nuevo Orden Mundial usando una falsa pandemia creada artificiosamente con un propósito no sanitario sino político y económico.

Lamento que un hombre que arriesgó su vida por dárselas de independiente hoy funja como un genuflexo al establishment al igual que el director de noticias RCN José Manuel Acevedo, sus periodistas y los demás del coro del globalismo a quien le deben sus sueldos buscando la obligatoriedad del plan de vacunación, dejando por el suelo y pisoteando sus títulos al desconocer aquello que brillan en sus solapas como el conocimiento del que se suponen
faros para su sociedad.

Vamos por partes.
TODAS las vacunas son experimentales y NINGUNA tiene aprobación.

Aún cuando las vacunas fueran aprobadas, se debe recordar que TODO procedimiento clínico requiere el consentimiento DEBIDAMENTE informado.

Lo que ha brillado en esta pandemia es justamente la ausencia de transparencia y el silenciamiento de todas las voces disidentes al discurso del establishment, anteponiendo lamentablemente a periodistas sobre científicos con postdoctorado en sus ramas y premios Nobel.

Incluso, se han silenciado las voces de personas de la talla de Kari Mullis (QEPD), inventor de la prueba PCR y premio Nobel de Química, quien dijera que dicha prueba no servía para determinar enfermedad alguna. Fallecido casualmente meses antes de comenzar una pandemia con base en una prueba PCR que a hoy cuenta con una Autorización de Uso de Emergencia revocada y no una aprobación, y que le fue retirada por la FDA a partir del 31 de diciembre de 2021 porque no diferencia COVID-19 de otros patógenos como la Influenza según alertó la misma CDC.

Fallecido casualmente al igual que el presidente de Tanzania y su Ministro de Salud, muertos con 15 días de diferencia el uno por un paro cardíaco y el otro de afecciones respiratorias, justo después de haber sido los primeros en denunciar la farsa de la PCR de la OMS al demostrar con pruebas secretas que daba positivo en leche de cabra y papaya.

O los sobrevivientes a golpe de estado como el presidente de Bielorrusia, Lucashenko, que denunció la extorsión del FMI y el de Madagascar. Sobre el primero plan para asesinarlo y el segundo
sobreviviente de un hecho consumado. O los demás presidentes muertos que casualmente se han opuesto a la farsa.

Acaso la muerte de nuestro Ministro de Defensa, nuestro admirado, respetado y querido Carlos Holmes Trujillo y el atentado a Duque están relacionados?

Lamentablemente la inteligencia de Estado brilla por su ausencia en Colombia después de años desmantelándola como bien usted mismo lo denuncia cada que puede.

La voz del Dr. Robert Malone, nada más y nada menos que el inventor de las vacunas de ARNm quien dijo que nadie que haya sido positivo ni menores de edad se deberían vacunar. Y que hoy debe andar con un esquema de escoltas contratado de sus recursos porque su vida corre peligro por sus declaraciones.

La voz de Michael Yeadon, exvicepresidente y científico jefe de investigación de la unidad de alergias y respiración de Pfizer, quién alertó de la farsa sin precedentes que enfrenta la humanidad y que por cuenta de ello ha sido silenciado y bloqueado laboralmente.

La voz de Luc Montagnier, premio Nobel de medicina y máxima autoridad en virología del planeta hasta que manifestó su oposición a las medidas políticas adoptadas en esta pandemia que no responden a estándares de la medicina ni de la ciencia.

Y así un largo etcétera de médicos, científicos, biólogos, abogados y ciudadanos por la verdad que sólo se pueden expresar por fuera de los
medios del establishment que controla el 95% del flujo de información.

Y ni hablar de las cifras oficiales como las de la Eudra y la CDC, que dan cuenta de que el mayor porcentaje de hospitalizaciones se está presentando en muchos casos en vacunados sobre no vacunados
contrario a lo que informa en su noticiero y que ya empieza a revelerase en medios del establishment como CNN.

Dónde quedan sus vastos conocimientos en Derecho, cuando desconoce al invocar la obligatoriedad del plan de vacunación, que priman los DERECHOS INDIVIDUALES sobre los colectivos en todo procedimiento clínico.

Dónde su oposición al totalitarismo y la tiranía desde Hitler hasta Chávez proponiendo marcar y segregar al pueblo colombiano y someterlo bajo obligatoriedad, coerción, engaño o mala información a un proceso de experimentación en humanos.

Dónde al desconocer la Constitución, los Derechos Humanos y la normatividad internacional superior a nuestra Carta Magna a la luz del Artículo 93.

Dónde su defensa a los principios cristianos de defensa del ser humano, la familia, la Democracia y la Libertad al defender el totalitarismo de una élite luciferina y eugenista cuyo único propósito es la implementación del modelo comunista chino a escala global, confesado por el viejo Rockefeller y George Soros e impulsado por el Rothschild Klauss Shwab a quien en Colombia le prenden velitas desde Duque hasta el exalcalde de Medellín pasando por los actuales Ministros de Hacienda, Ambiente y TIC y cuya punta de lanza es César Gaviria, actual poder tras el poder en Colombia.

Dónde su coherencia al proponer un Derecho modulado al vaivén de las circunstancias y la interpretación cuando se opuso a ello en la modulación de las penas tras los Acuerdos de La Habana y materializado en la impunidad de la JEP.

Dónde su erudición en Derecho al desconocer que la violación de los Derechos Humanos y la Constitución mediante la tiranía activa las facultades del Artículo 216 de la Constitución.

Dónde su defensa de la vida y disciplina académica al promover la obligatoriedad de una pócima experimental cuyos efectos adversos sobre la fertilidad no han sido probados ni en ratas.

Dónde su defensa al empresariado colombiano cuando comienza su emisión defendiéndolos de una Reforma Tributaria pero los arrincona de cara a los Crímenes contra la Humanidad proponiendo la obligatoriedad al delito de Apartheid. Y por qué no los defendió cuando el Estado los haría responsables de responder por los efectos adversos de las vacunas según dejó consignado en la prensa Víctor Muñoz cuando ni las farmacéuticas lo hacen.

Dicen que no van a haber otros juicios de Núremberg. Es posible que no. Es posible que sí. No lo sabemos. Se tendrían que juntar varias naciones y factores para hacerlos. Eso sí, recuerde que es posible que contemplen la pena de muerte para los determinadores en todo el planeta. Y dicen que ese modelo aplicó en aquel entonces tras la Segunda Guerra Mundial pero hoy no existe el escenario equivalente que porque estamos en una pandemia.

Error. La pandemia es artificial con estándares de pandemia modificados deliberadamente por la OMS para que una gripa estacional sea ahora pandemia, cifras infladas a partir de una prueba PCR descertificada por la FDA y que dicho por su inventor no sirve para determinar enfermedad alguna, un virus artificial creado en laboratorio a partir de la financiación de ganancia de función como
quedó demostrado en los más de 3.200 folios de correo de Fauci desclasificados financiado con recursos del contribuyente de los Estados Unidos, y posiblemente contemplado como arma biológica según la advertencia de David Martín, especialista mundial en patentes científicas. Ello sin contar con que de los virus Sars COV 2 y Sars COV 3 (que aún se supone que no existe) se tendría existencia referenciada desde el año 2008.

Así las cosas mi estimado faro de la borrosa llamada derecha colombiana y erudito en Derecho, quizá cuando se vinculen todos estos elementos y eventualmente se compruebe que fue un arma biológica usada para hacerse con el poder de los Estados Unidos presionando la votación por correo para consolidar el fraude demostrado y reconocido por las Cortes y como instrumento para el control totalitario de la población mundial para la implementación del Gran Reinicio (Great Reset) del neomarxista WEF, dicho abiertamente por los presidentes de Canadá y Reino Unido y un famoso Príncipe, se activará entonces la competencia de los tribunales militares inicialmente en Estados Unidos y
con sus responsables en todo el planeta por conspirar contra los Estados Unidos y luego, por los crímenes de Genocidio y Lesa Humanidad.

Dicen que los tribunales de Núremberg se basaron en lo que quedó para la historia como los Códigos de Núremberg. Y que esos Códigos no son vinculantes para las naciones. Recordemos que en los Juicios de Núremberg fueron condenados a muerte políticos, abogados, enfermeros, médicos y científicos por la experimentación forzosa en humanos y que el estar cumpliendo órdenes no fue aceptado como excusa.

Lo que la gente olvida o desconoce, extraño en usted todo un faro y erudito en Derecho, es que de Núremberg se derivaron varias cosas como la Corte Penal Internacional y el Estatuto de Roma, firmado por Pastrana y ratificado por Uribe, y la Declaración Universal de Bioética y Derechos Humanos. Violar el de bioética activa el Estatuto de Roma. Y sus artículos 5 y 6 son Genocidio y Lesa Humanidad. Y Genocidio no requiere matar gente contrario a lo que muchos, incluso abogados, creen.

De manera que haya o no hayan juicios de Núremberg 2, ello no exime de la responsabilidad de responder por los delitos de Genocidio y Lesa Humanidad, entre otros por el Apartheid que usted propone desde sus micrófonos, a quienes están conduciendo al Pueblo como los nazis condujeron a los judíos a los campos de concentración y experimentación o como se hizo en Sudáfrica en épocas de Mandela.

Quiero dejar claro que reconozco la existencia del virus, que tengo entre familiares 5 muertos y decenas de recuperados en el marco de esta mal llamada pandemia, que defiendo la importancia de las vacunas y la pertinencia de que la asuma el Estado con nuestros impuestos cuando sea menester y que yo mismo puedo tener más vacunas puestas que aquellos que nos llaman antivacunas sólo por descalificarnos a quienes nos oponemos a
la experimentación no consentida en humanos.

Si de verdad usted es cristiano, defensor de la Libertad y la Democracia, patriota, independiente, sesudo y académico, faro del Derecho y la derecha en Colombia, reflexione y demuéstrelo. O si es un globalista genuflexo al luciferino Nuevo Orden Mundial del neomarxita WEF, FMI, ONU, salga del clóset.

De mi podrán decir lo que quieran, loco conspiranóico como suelen decirme por defender los Derechos Humanos y oponerme a un plan de experimentación con propósitos políticos. Eso no lo decían cuando defendí las tesis anticomunistas del CD siendo su Secretario Departamental.
Pero jamás podrán decirme bruto.

El 2022 es la última oportunidad y el comunismo político regional (castrochaviamo – Petro) y el comunismo corporativo global (Shwab – Gates – Bezos – Thedros – Soros – Rothschild – Zuckerberg etc) no son más que dos brazos del mismo cuerpo, los mismos que se sentaron a cada lado de la mesa de La Habana.

Saludos querido Fernando.

Comparte esta entrada

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on pinterest
Pinterest
Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit, sed do eiusmod tempor incididunt ut labore et dolore
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit, sed do eiusmod tempor incididunt ut labore et dolore