COSTA NOTICIAS

Bukele. Por: Indalecio Dangond

Algunas de sus decisiones han recibido duras críticas por parte de organizaciones internacionales, pero al mismo tiempo tiene el más fuerte respaldo (88%) de la población de su país. Actualmente, es el mandatario mas popular y mejor evaluado de América Latina. Me refiero a Nayid Bukele, el presidente de El Salvador.

Este joven empresario, nacido en una familia de origen palestino, logró atraer la atención de la inmensa mayoría de los jóvenes y de la población salvadoreña que estaba enfurecida con la clase política tradicional corrupta de su país. Fue así como conseguir vencer en primera vuelta -en febrero de 2019-, a los candidatos tradicionales de la coalición conservadora ARENA y del partido izquierdista Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional izquierda (FMLN), del cual renunció por discrepancias internas en el año 2017, siendo alcalde de San Salvador.

A pesar de haber sido elegido con el apoyo de la Gran Alianza por la Unidad Nacional (GANA) -un movimiento radicalmente opuesto al izquierdista FMLN-, no aceptó imposiciones de cuotas burocráticas a ninguno de los miembros de esa colectividad, incluyendo a su “Vicepresidente”. Antes de cumplir los cien días de gobierno, expulsó de su país a la diplomacia venezolana del régimen de Nicolás Maduro; creó con la OEA, una Comisión Internacional contra la Impunidad para combatir la corrupción publica y llevaba bastante avanzado el programa de recuperación de la economía mediante el plan de choque de inversión pública. Su cuenta twitter sólo la utiliza para anunciar ejecuciones o resultados. Nada de promesas ni carreta barata.

En la instalación de la XXXIV reunión de gobernadores del BID, en San Salvador, Bukele, afirmó que había recibido un país gobernado por una bolea de delincuentes de cuello blanco que tenían montado un régimen de complicidad para la corrupción y poco o nada para el desarrollo del país. Como esa batalla le iba a costar sudor y dinero, le solicitó al Banco Centroamericano de Integración un préstamo de 109 millones de dólares para implementar su plan de lucha contra la delincuencia y fortalecimiento de la policía y el ejército.

Como ese plan incluía acabar con las prácticas perversas de los diputados de los partidos políticos y las altas Cortes, la solitud del préstamo fue negada a pesar de que Bukele los presionó convocando al pueblo y a las fuerzas militares a las afuera del recinto de la Asamblea Legislativa. Bukele, entendió que la corrupción no la iba a remover con un discurso o una ley, sino removiendo a los corruptos, entonces decidió apoyar una lista de candidatos nuevos a las elecciones parlamentarias logrando una victoria contundente frente a los partidos de tradición.

Con la mayoría absoluta en la Asamblea Legislativa, las dos primeras decisiones fueron destituir a los magistrados de la Sala Constitucional de la CSJ, que habían puesto en riesgo la vida y la salud de toda la población cuando le quitaron las facultades a Bukele para atender la pandemia y la destitución del Fiscal General, cuestionado por decisiones que ponían en tela de juicio su objetividad e independencia.

Hoy, la mayoría de los políticos corruptos están presos o huyendo, y El Salvador pasó a ser unos de los países más próspero de Latinoamérica.

Comparte esta entrada

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on pinterest
Pinterest
Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit, sed do eiusmod tempor incididunt ut labore et dolore
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit, sed do eiusmod tempor incididunt ut labore et dolore