Ira al sitio web de Fedegán
CIUDADES Y DISTRITOS

Barranquilla estaría empezando a ganarle la batalla al COVID-19, pero aún no se puede cantar victoria,

La tasa de contagio pasa de 4 a 0,58, la tasa de personas recuperadas asciende al 44%, la ocupación de UCI baja al 73%, y el número de fallecidos por causa natural cae drásticamente.

Alcalde felicita a los barranquilleros por el comportamiento durante los días críticos, pero pide no bajar la guardia. 

El 21 de julio empieza la fase de reactivación económica y social de la ciudad.

Habrá toque de queda el día de la Virgen del Carmen, pero el 17 se levanta hasta nueva orden.

La ley seca regirá los fines de semana, desde el viernes a las 8:00 de la noche hasta el lunes a las 5:00 de la mañana, o el martes si es lunes festivo.

Se mantiene el ‘pico y cédula’ de dos dígitos.

Si se mantienen las tendencias,  cada 15 días habrá más flexibilidad, que incluye reapertura de aeropuerto y terminal, y primeros restaurantes en terrazas.

Barranquilla, 13 de julio de 2020.- La ciudad de Barranquilla empezó a ganarle la batalla al COVID-19, así lo declaró el alcalde de la ciudad, Jaime Pumarejo Heins, al revelar las cifras actualizadas de contagio y letalidad por el virus.

El mandatario felicitó a los barranquilleros por su comportamiento, especialmente en los días más críticos. Sin embargo, pidió no bajar la guardia y anunció un nuevo paquete de medidas que regirá desde este jueves 16 de julio.

En ese sentido, anunció para el 21 de julio el inicio de la la fase de reactivación económica y social de la ciudad, con la reapertura del comercio.

Y el levantamiento de la ley seca, que regirá por última vez en esta nueva ola de medidas hasta el 16 de julio, cuando la denominación católica celebra el día de una figura de las que acostumbran a idolatrar.

Citando cifras de la Alcaldía Distrital, del Instituto Nacional de Salud y del Ministerio de Salud y Protección Social, indicó que Barranquilla sería la primera ciudad capital de Colombia en alcanzar el pico de la pandemia y la primera en empezar a salir de él.

Apoyándose en gráficas que registran el comportamiento que ha venido mostrando la pandemia en Barranquilla, el alcalde Jaime Pumarejo Heins explicó que hay tres razones básicas para hacer este anuncio: la evolución del ciclo epidemiológico; las medidas restrictivas que se adoptaron en la ciudad, en algunos casos severas pero necesarias; y la sensibilidad de la ciudadanía, que entendió finalmente la gravedad de esta amenaza.

Así van las cifras

  • Del total de contagiados reportados hasta hoy por COVID-19 (18.748), el 43.8% están recuperados. El 19 de junio los recuperados correspondían al 22%. “Lastimosamente el 6% ha fallecido, y de estos el 72% hacen parte de la población de adultos mayores”, dijo el mandatario.
  • Según la Estimación del Número Reproductivo Efectivo, del INS, la tasa de contagio de la ciudad, que llegó a ser de 4 (en el peor momento, cada portador contagiaba a cuatro personas), está hoy en 0,58 con corte a 3 de julio.
  • Un indicador muy diciente, porque contabiliza las muertes por cualquier patología (exceptuando las muertes violentas), es el de muertes por causas naturales, que se toma  del registro de los certificados de defunción administrados por el DANE. Normalmente, el comportamiento de los fallecidos al día por muerte natural en las ciudades o países es estable. En Barranquilla, históricamente fallecen al día entre 14 y 22 personas. La pandemia por COVID-19 ha alejado el número de fallecidos por muerte natural diario de los promedios históricos. Desde el día que alcanzamos el número más alto de fallecidos por muerte natural no fetal en la ciudad (91), empezamos a bajar. El fin de semana que acaba de transcurrir, alcanzamos un promedio de 35 fallecidos. De mantenerse la tendencia de los últimos 30 días, volveremos a tener nuestros histórico de muertes por causas naturales dentro de seis semanas.
  • La ocupación de UCI, que llegó a estar por encima del 90%, bajó a 73%.
  • Las remisiones solicitadas al CRUE, que llegaron a ser de 29 por día, llegaron a 11 de julio, a 9 diarias.

El mandatario advirtió, sin embargo, que aún no se puede cantar victoria, porque las dinámicas de este virus siguen sorprendiendo al mundo, que aún no termina de encontrar la vacuna para combatir sus brotes.

“Lo que sigue es lo que ya dijimos: cuidarnos y cuidar a nuestros seres queridos. No dejemos de usar el tapabocas, de lavarnos constamente las manos ni de guardar la distancia debida. Tengan la certeza de que pronto, muy pronto, dejaremos de esconder las sonrisas”, sostuvo.

De mantenerse la tendencia que hoy muestra, Barranquilla bajará su nivel de alerta y pasará de naranja a amarilla el 21 de julio.

13 julio, 2020

About Author

EditorCosta


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *