COSTA NOTICIAS

Ahora se hace la víctima culpando a Uribe y al CD para no responder ante la Justicia el presunto capo jefe del Cartel de la Toga, José Leonidas Bustos quien según denuncias delinque desde que recibió la TP

leonidas-bustos-1Valledupar, 27 de agosto de 2019.- La nueva tramoya del ex magistrado y ex presidente de la Corte Suprema de Justicia, José Leonidas Bustos, no le ha sido suficiente con seguir en libertad huyendo en Canadá, sino que ahora  se niega a regresar a Colombia para declarar en caso del magistrado Malo en el marco de proceso del Cartel de la Toga iniciado el los Estados Unidos a raíz de delitos cometidos en contubernio con el ex Fiscal Anticorrupción, Luis Gustavo Moreno, esquivando la justicia, alegando problemas de seguridad y acusa al partido Centro Democrático de “deslegitimar y enjuiciar a la justicia”.

En la carta dirigida al magistrado Ramiro Alonso Marín Vásquez de la Sala Especial de Primera Instancia de la Corte Suprema de Justicia, “Bustos además se acomoda, y en su acostumbrada manipulación, intenta culpar al expresidente Álvaro Uribe Vélez, acusándolo de Y  buscando un enemigo común “enfrentando al Centro Democrático, con acusaciones infames para entonces él en su acomodo ubicarse del lado de la Corte, cuando lo que realmente es, es un delincuente en huída”. “La Corte tiene que hacerse respetar y demostrar, que el delincuente Leonidas Bustos que ya no es parte de la Justicia”, “O por el contrario hacer lo que desde ya se cree, seguir y extender con más sujetos el entramado corrupto del Cartel de la Toga”, afirmó una fuente de la justicia a Costanoticia.

No solo se hace la pobre víctima, José Leonidas Bustos, sino que culpa de su desprestigio no solo al uribismo sino también a los medios de comunicación, no obstante que le abrieron los micrófonos cada vez que quiso instrumentalizar a la prensa, en lugar de ponerle el frente no solo a todos los procesos que en su contra tiene, sino también a la Justicia Federal, delante de la cual al final tendrá que estar. Por su puesto después de responder al anciano  Juan Ballesteros al cual presuntamente le robó cuando apenas era un principiante del litigio en el año 1992 y fue denunciado por los delitos de hurto agravado, abuso de confianza, por haberse apoderado de lo ajeno.

“Niega a su hijo putativo Moreno, aunque recibió de la presunta marrana de Asthon, 200 millones”

El recorrido de bustos fue descubierto desde que la DEA, envió los audios de prueba a la Fiscalía General de la Nación, y luego de la declaración del 19 de septiembre de 2017, del ex fiscal anticorrupción, Luis Gustavo Moreno, el ex magistrado Leonidas Bustos, guardó absoluto silencio por algún tiempo sobre “su amistad de vieja data con el ex fiscal Moreno, al parecer, buscando como hilar y tejer su ruana para encubrirse, tal como habría encubierto a muchos engavetando sus procesos. Un mes después apareció y según habría tejido la túnica de su pretendida impunidad para ponerse en su caso propio a la justicia de ruana,  muy tieso y muy majo salió de su escondedero para asistir a la audiencia y muy orondo negó a Moreno.

Echando mano a la vieja estrategia denunciada por la Fiscalía de “instrumentalizar a los medios”, al igual que lo afirmó un testigo en días pasados, quien señaló que a punta de medios lo descalificaron, Bustos haciendo papel de impoluto magistrado víctima, no solo negó conocer a Moreno, sino que además le “negó su paternidad que en los negocios sostenían” según la declaración del senador Musa Besaile. Incluso con altivez y soberbia en la Comisión de Acusaciones, manipuló la audiencia mandando a callar a su juez. Igual comportamiento tuvo ante el magistrado Luis Antonio Hernández, a quien de forma cínica, calculada y manipulada, pretendió inducir y orientar, hablándole en plural y metiéndose dentro del mismo saco del juez, nivelándose, y no ocupando su lugar de investigado y le dijo al magistrado Hernández, textualmente, “lo que sí no podemos, señor magistrado, es dejarnos intimidar ni parcializar, ni amedrentar por los medios de comunicación”. Y le echó un cuento propio de los abogados bandidos, cuando les toca defender a un delincuente, y tirándole el agua sucia a Uribe para disparatar la investigación que se le sigue volviendo a manipular y de paso instrumentalizar para que los medios publiquen lo que a él le da la gana, yéndose contra Uribe en lugar de irse lanza en ristre contra la DEA, que fue quien lo grabó, a ver cómo le va!.

“Se siente poderoso, con razón hay quienes lo llaman “el capo jefe del cartel de la toga”, razón de más para que sea escuchado el llamado que le hacen las fuentes consultadas y la ciudadanía a las autoridades, llámese Fiscalía, Corte y Comisión de Acusaciones, olvidarse de amiguismos y responderle al país a la altura de las circunstancias por la CORRUPCIÓN EN LA JUSTICIA.

“Luis Gustavo Moreno le hizo 6 visitas a su apartamento en La Cabrera en Bogotá, y 29 veces estuvo en el despacho en la Corte. Cual visita de novios por más de tres horas en una ocasión. También se vio con él en Panamá, en Estados Unidos, y ahora dice que no lo conoce, que lo perseguía”

Sin embargo, en medio de todo el escándalo que estaría buscando tapar, ha salido a relucir otro escándalo que indica que “el ex magistrado Bustos no empezó su carrera delictiva en la Corte Suprema de Justicia, sino que desde mucho antes ya Bustos había echado mano de los dineros de un anciano”, épocas en la que recién tenía la Tarjeta Profesional en sus manos, sus principios de jurista, según denuncia Juan Ballesteros en el Noticiero CMI.

Bustos fue denunciado en su momento por Ballesteros año 1992 por los delitos de hurto agravado, abuso de confianza, por haberse apoderado de lo ajeno, cuando apenas era un litigante. Así lo afirmó el denunciante que lo contrató para que le rescatara 100 millones de pesos, que al momento de ganar el proceso se quedó con gran parte del dinero, según el relato de Ballesteros, quien a través de la DIAN, se pudo dar cuenta que efectivamente había cobrado y no le había dado completo lo que le correspondía. Expresa Ballesteros, que le reclamó y este prometió devolverle para evitarse un escándalo, pero lo volvió a falsear y nunca se los devolvió.

Pero Ballesteros fue y lo denunció ante el Consejo Superior de la Judicatura, y se llevó a cabo un proceso disciplinario, pero la corrupción en la Justicia, habría actuado para que el proceso de Bustos fuera engavetado.

Ese martes 15 de octubre de 2017, Luis Gustavo Moreno explicó cómo fue repartida la marrana de la presunta extorsión por 1.200 millones de pesos que inicialmente aseguran que le exigieron al senador Álvaro Asthon, pero que finalmente acordaron en 600 millones de pesos, en la que Moreno con su declaración además deja claro que si existían “negocios paternales de extorsión” según calificó una fuente que tiene procesos en la Corte. Y según califica la Fiscalía existía “una empresa criminal en la que hacían parte no solo Leonidas Bustos, sino también el magistrado Francisco Ricaurte quien luego de dos años de estar arrestado fue dejado en libertad la semana pasada por vencimiento de términos, y el ex magistrado Gustavo Malo, quien también salió a negar su presunto concurso.

Moreno afirmó que 200 millones de pesos le fueron entregados en efectivo personalmente por él, al exmagistrado de la  Corte Suprema Leonidas Bustos, para frenar un proceso por “parapolítica”. Esa era su parte en el soborno, pero que a todas luces también es una extorsión, que según Moreno pagó el senador Álvaro Ashton, en el que además le tocó al ex magistrado Francisco Ricaurte 200 millones y el resto de la repartija fue para Luis Gustavo Moreno y el abogado Luis Ignacio Lyons, así lo afirmó para esa misma fecha en la Sala Penal incriminando directamente al poderoso y soberbio exmagistrado Bustos, dos veces presidente de la sala penal y presidente de la corporación, pero que no quiere bajarse del pedestal de la moral que pretende abanderar como víctima.

No obstante el ex magistrado niega tener esa relación estrecha con el ex fiscal Luis Gustavo Moreno, y según él, Moreno lo perseguía, sin embargo todo indica que viajó dos veces con su “hijo putativo”, en el 2012 a Panamá, además de haber negociado un vehículo, según se desprende de las declaraciones. Y sería él quien viajó a los Estados Unidos y no Francisco Ricaurte como se dijo en un principio, sobre la entrevista en el hotel Marriott el fin de año de 2014, utilizando territorio estadounidense, lo que lo comprometería con la Justicia Federal y que podría pedirlo en extradición, sin embargo según Bustos, fueron “coincidencias, como que me perseguía, como que de pronto alguien le decía dónde estaba yo en algún evento, y allá se le presentaba”.

Sin embargo el muy “sinvergüenza magistrado” le dijo al magistrado Hernández, textualmente que “nunca puso la administración de justicia al servicio de mezquinos intereses ni por dádivas ni por amistad. Y según él así mismo se califica, fue un magistrado probo, decente, estudioso y vertical”. Que bárbaro! Y aún sigue auto llamándose “su Señoría”.

Recordemos los 42 expedientes engavetados que ya se denunciaron y sobre los que la Corte y la Comisión de Acusaciones puso la lupa. Lo que tiene preocupada a la ciudadanía es que el presunto delincuente exmagistrado ande pontificando en los medios de comunicación, y hoy nuevamente, a dos años de todo escándalo develado, el sinvergüenza aún ande suelto haya viajado a Canadá y desde allá ahora aparezca nuevamente como la pobre víctima y no tras las rejas como corresponde. Por lo que se teme, que tal como lo hizo hoy de evadir a la justicia afirmando que “Uribe lo quiere matar”, éste pueda escapar definitivamente, tiempo tuvo para organizar sus cosas y su escapada, y ahora al parecer pide asilo la “pobre palomita”.

Aquí gran parte de su intimidad y sobre cómo funcionaban los negocios del Cartel de la Toga, según las declaraciones de Luis Gustavo Moreno

Para Bustos las 6 visitas de Gustavo Moreno a su apartamento en La Cabrera en Bogotá, y los registros del Palacio de Justicia que indican que el ex fiscal anticorrupción, visitó la Corte 66 veces, y durante 29 veces estuvo en el despacho del ex magistrado, esto es, entre el 18 de enero del 2011 y el 3 de octubre del 2012, época en que se movía el proceso de Álvaro Asthon en la Sala Penal de la Corte Suprema de Justicia, con el agravante de una visita de más de tres horas cual visita de novios en el despacho de José Leonidas Bustos, fueron solo coincidencias, y no autorizadas por él.

En este sentido el abogado penalista Jaime Granados, le dijo a el periódico El Tiempo que “No es normal que un abogado litigante tenga audiencias privadas en los despachos de magistrados de una corporación en donde lleve casos. El reglamento se lo prohíbe a los togados”.

Es de resaltar, que en su declaración el senador Musa Besaile, señala que fue objeto de extorsión y que tenía como destino final al “papá del ex fiscal anticorrupción, Luis Gustavo Moreno“, además de aclarar que no se trató de soborno por parte de Besaile, sino que fue sometido y extorsionado. 

Nota: Calificativos y sindicaciones de las fuentes consultadas, quienes además hacen un llamado a las autoridades: Corte Suprema de Justicia, Comisión de Acusaciones de la Cámara de Representantes, Fiscalía General de la Nación, Procuraduría General de la Nación, y al Departamento de Justicia de los Estados Unidos, DEA, tomar cartas en el asunto y que este *“criminal de la justicia” *Magistrado Sinvergüenza, “sinvergüenza magistrado”, “Que bárbaro”! “el capo jefe del cartel de la toga”, “su Señoría”, “Picaro”, “papá del ex fiscal anticorrupción”, no quede impune y sea arrestado a la mayor brevedad posible para que no continúe manipulando la justicia y los medios de comunicación y además escapándose.

Comparte esta entrada

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit, sed do eiusmod tempor incididunt ut labore et dolore
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit, sed do eiusmod tempor incididunt ut labore et dolore