COSTA NOTICIAS

A propósito del Día de los Médicos, este 3 de diciembre

Barranquilla, 3 de diciembre de 2020.- La doble moral: Felicitamos a los médicos por su gestión en la pandemia, pero les damos la espalda cuando se habla de sus derechos.

En Colombia, los médicos han sido muy pacientes esperando la reivindicación de sus derechos. Es hora de dignificar el ejercicio de la medicina, especialmente cuando se trata del Servicio Social Obligatorio en Colombia, SSO.

Esta figura se rige por normas obsoletas: Primero el Decreto 3842 de 1949 que lo creó en pleno estado de excepción por la violencia. Y luego, la Ley 50 de 1981, que lo hizo obligatorio. Con la idea del Proyecto de Ley 038 de 2016, el remedio fue peor que la enfermedad.

Pacientes, galenos y usuarios que integran el servicio de salud en Colombia, debe estar regidos por circunstancias de transparencia y equidad que equilibren la balanza en la prestación de la atención médica y –por supuesto- el dignidad en el ejercicio de la profesión, algo que no está sucediendo puntualmente en el caso del SSO.

Para 2021 ya hay asignadas más 1.800 plazas en Colombia. Pero la ubicación de los médicos rurales en sitios, incluso, alejados del país, es hoy día uno de los aspectos más críticos de esta problemática, dados los factores adversos, que presentan más de la mitad de las plazas. Y a esto hay que sumar la obligatoriedad de prestar el SSO en las zonas veredales en donde fueron reubicados los guerrilleros de las Farc en proceso de reinserción.

Si bien es cierto que los egresados la ven como una oportunidad laboral, al final se enfrentan a una cruda realidad: Algunas Instituciones Prestadoras de Servicios, IPS, perciben a los nuevos profesionales como blanco para los abusos. Es claro que no hay consensos para su correcta ejecución, dada la descoordinación entre las universidades, el gobierno central y los centros hospitalarios.

Pienso que el actual sistema no soporta tener un SSO, ante el estado de postración en que se halla la salud. La solución radical sería entonces eliminar el SSO y reemplazarlo por algo similar al Sisbén, es decir, un modelo de incentivos para quienes quieran prestarlo.

Que el Sisbén de los médicos, opere -por ejemplo- para descuentos en matrículas, acceso a los empleos oficiales e incluso para cursar especializaciones en medicina. Y que la cobertura en salud sea tarea del Estado, con la contratación directa del personal médico, para lo cual tendrían prelación quienes presten el SSO.
@MarioGermanMiValle
@MarioGerman

Comparte esta entrada

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit, sed do eiusmod tempor incididunt ut labore et dolore
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit, sed do eiusmod tempor incididunt ut labore et dolore