COLUMNISTAS

La carta ni la ministra son el problema, el problema es la JEP. Por: Duván Idárraga

la-jep-6La semana que pasó estuvo muy movida a raíz de la situación generada por la Ministra de justicia y la Jurisdicción Especial para la Paz JEP, relacionada con una carta que se debió enviar a Estados Unidos solicitando unas pruebas y que terminó extraviada. El tema generó mucha indignación en medios de comunicación y redes sociales llegando incluso a pedir la renuncia de la Ministra, aduciendo un grave error por el extravío del documento. Es grave la pérdida de un documento de esa naturaleza, pero en mi concepto el foco del tema no debe ser la carta, ni la ministra, si no la JEP. Me explico:

Es necesario recordar que la JEP es producto del narco acuerdo Santos FARC, el mismo que el pueblo soberano rechazo en el plebiscito de octubre del 2016. Quienes han leído mis escritos sobre esta jurisdicción  deben  recordar que cada que me he referido a la JEP he mencionado que en mi concepto es el peor de los engendros generados de ese documento; no solo porque fue creado por los propios narco terroristas FARC (es decir, primera vez en la historia del mundo que unos criminales crean el tribunal que los va a juzgar. Aquí cínicamente lo reconocen https://t.co/7mUk3m5wBK ) con la complicidad del señor Juan Manuel Santos, sino que fue creada para garantizar total impunidad por sus crímenes, para juzgar a sus enemigos y con todo tipo de privilegios, quedando incluso por encima de las Altas Cortes creadas en la Constitución del 91 y que operan en Colombia.

Pero no sólo el origen de la JEP es espurio (falso, no auténtico), sus actuaciones en todo lo relacionado con el proceso de extradición de alias Santrich son abiertamente ilegales; toda vez que lo único que debería definir es si los delitos que originan la solicitud de extradición se cometieron antes o después de noviembre de 2016. Pero la JEP se extralimitó en sus funciones y decidió hacer una valoración de las pruebas, algo que jamás se ha llevado a cabo ya que esa revisión se realiza en la corte del país solicitante. No solo eso, con su actuación la JEP ha violado flagrantemente la ley, toda vez que de acuerdo al artículo 54 de la Ley 1922 de 2018 (emanada del Congreso Nacional y con la cual se reglamentó la operación de la JEP) establece claramente que en el proceso de extradición la JEP no puede solicitar pruebas. Eso es lo que hizo para dilatar y enredar la extradición de alias Santrich; con esas actuaciones los mafistrados de dicha jurisdicción especial están prevaricando (de acuerdo a conceptos de la Corte Suprema de Justicia se genera este delito cuando un servidor público actúa manifiestamente contrario a ley). Si es por acción u omisión lo deberá dirimir la autoridad competente en el proceso de su juzgamiento.

Vale la pena  recordar además, que el mafistrado Barceló, como Presidente de  la Corte Suprema de Justicia, de manera extrañamente rápida entregó la competencia para definir el proceso de extradición del narco terrorista alias Santrich a la JEP. Con ello esta jurisdicción empezó sus actuaciones ilegales para favorecer al criminal y evitar su envío a Estados Unidos.

En mi concepto el foco del cuestionamiento está errado, si bien es cierto la ministra se equivocó en el proceder respecto a la dichosa carta, debería investigarse y sancionar su responsabilidad, si la tiene. Lo que deberían hacer periodistas, analistas (si no fueran los pazófilos del Cartel de la Paz, claro está) y los colombianos en general es cuestionar a la JEP y solicitar se investiguen todas sus actuaciones, sus integrantes y especial lo que rodea el proceso del narco terrorista Sánchez a quién, todo indica, no desean extraditar y para lo cual está usando todo tipo de argucias. Reitero, “LA CARTA NI LA MINISTRA SON EL PROBLEMA, ES LA JEP”

EL COLMO 1: FECODE realiza una actividad y algunos de sus conferencias son Petro, Navarro, Robledo… y hay quienes dudan del sesgo ideológico que trasmite los miembros de esa organización a los estudiantes, en su mayoría niños y jóvenes.  NO HAY DERECHO.

EL COLMO 2: Petro sigue negando su cercanía con Chávez y con la dictadura de Maduro; no obstante, convoca a marcha dizque contra una intervención militarista de EEUU en Venezuela. Y hay quienes dudan (en especial los jóvenes, que FECODE  adoctrina, hay que recordarlo) que ese modelo de socialismo es el que Petro desea para Colombia.  NO HAY DERECHO.

Nota: Una especial felicitación a nuestras Gloriosas Fuerzas Militares y al Presidente Duque, como Comandante en Jefe, por haber dado de baja al peligroso narcoterrorista de las FARC alias Rodrigo Cadete. Sin duda alguna, el que la hace, la paga.

4 febrero, 2019

About Author

EditorCosta


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *