COLUMNISTAS

Dos contextos distintos, y circunstancias muy complejas 2002 a 2018. Por: Duván Idárraga

duqueMe decía alguien sobre la difícil situación que afronta el gobierno de Iván Duque por los bloqueos ilegales de Cauca y Nariño y la presión para afectar su mandato; consideraba que no estaba gobernando adecuadamente, que el presidente Álvaro Uribe había recibido en 2002 un país igual de complejo y que no obstante había logrado gobernabilidad y resultados valiosos. Considero que eso es parcialmente cierto (no los resultados que obtuvo). Es claro que Uribe recibió de Pastrana una situación en temas de seguridad muy compleja, la diferencia frente a lo que heredó Duque del desgobierno de Santos son algunos elementos del contexto nacional e internacional que olvidamos.

En lo internacional: En 2002 todo lo que oliera a terrorismo era duramente atacado y se contaba con apoyo para una lucha frontal contra quienes lo propiciaran como en el caso de las FARC. Hubo respaldo de Europa y fundamentalmente del gobierno de Estados Unidos que incrementó la ayuda a través del plan Colombia. Hoy la situación es muy distinta. En Europa Juan Manuel Santos se encargó de vender la ilusión de la paz y de convencerlos de que lo que él hacía en Colombia era la paz, al punto de que le otorgan el Nobel sin haberla logrado; solo pensionó jefes narco terroristas FARC, lavó su imagen y fortuna, le dio curules y hoy posan de prohombres sin haber pagado un día de cárcel. Frente a eso Europa y Estados Unidos no han hecho cuestionamiento alguno. Es más, Obama tuvo un delegado suyo en la mesa de negociación de la Habana. Diferencias importantes.

A nivel interno más complejo. En 2002, si bien Uribe no tenía mayorías en el Congreso, contó con su apoyo y aprobaron muchas de las reformas propuestas. Tuvo el respaldo de la sociedad en general y hasta de los líderes de la iglesia católica; las Altas Cortes no estaban politizadas y permitieron la ejecución de los diferentes programas y la promulgación de las leyes. Hubo respaldo institucional al gobierno, igual de gremios y periodistas (con excepciones, los de izquierda de siempre). Hoy es lo contrario, muchos están contra el Presidente Duque, hasta los líderes de la iglesia católica. Más grave Santos dejó la izquierda empoderada, nunca alcanzaron tanto, ni lo imaginaron, como gracias a él. Diferencias importantes.

Debido a la manera de comprar consciencias de Juan Manuel Santos durante sus 8 años tenemos un congreso ávido de mermelada y contratos, muchos periodistas subjetivos apoyando irrestrictamente una paz que nunca existió y añorando pauta publicitaria (más los mismos de izquierda, felices con lo que avanzaron con Santos). Lo más grave, unas Cortes totalmente politizadas direccionadas desde la izquierda. Una Corte Suprema que se ha dedicado a perseguir enemigos y hacer juicios políticos y una Corte Constitucional que se ha tomado poderes que no le corresponden, que legisla, que bloquea cualquier iniciativa del gobierno que va en contra de los intereses de la izquierda o de las FARC (como el caso de la fumigación con glifosato, o el fallo que consideró los crímenes contra menores, secuestro y narcotráfico como conexos al delito político). Diferencias importantes.

Hoy, cualquier intento de cambio para corregir los desafueros y despropósitos del acuerdo Santos-FARC (que el Pueblo Soberano rechazó); de subsanar las fallas protuberantes de la corrupta y pro FARC JEP (como pedir cárcel real para delitos contra menores  -secuestro, esclavitud sexual, abortos obligados, desapariciones y asesinatos; considerados crímenes de lesa humanidad) es considerado un atentado contra la paz. Diferencias importantes.

Son circunstancias muy complejas la que enfrenta el presidente Duque, tiene el talante, a su estilo, para superarlas; falta mayor respaldo de muchos y de otros, entender qué la izquierda está detrás de todo esto y es a quienes beneficia el caos en que pretenden Colombia se convierta. Respaldemos todos al gobierno, no le hagamos el juego a la izquierda y a los violentos que quieren acabar el país.

EL COLMO 1: Dice el Contralor: “Hay total ineficiencia en recursos girados a indígenas”. Lo expuse anteriormente, nadie sabe que hacen ellos con cientos de miles de hectáreas de tierra que tienen y con casi $200.000 millones que reciben al año del erario. Pero piden más de ambos. NO HAY DERECHO.

EL COLMO 2Nuevos escándalos rodean a la JEP: a) Sigue actuando como agencia de viajes de los narcoterroristas FARC, autorizó la salida del país a tres de ellos. B) Se conocen más nombramientos y contratos del tipo pago de favores. C) Ante la solicitud del Presidente del Senado de información sobre contratos y nómina, la Sra. Linares dice que ellos no son sujeto de control político. NO HAY DERECHO.

EL COLMO 3Absurdas peticiones de la minga indígena comprueban que no hay reivindicaciones sociales sino manejo político de la izquierda. Es como oír a Petro y a las FARC, el mismo lenguaje y  propósitos. Recordemos que ambos estuvieron  allá mirando cómo generar más caos y destrucción. En el audio del link pueden escucharlas: https://t.co/aJnfzFEOLtNO HAY DERECHO.

 

1 abril, 2019

About Author

EditorCosta


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *