AGRONOTAS, COLUMNISTAS

Desarrollo Rural Integral de la Mano con La Minería. Por: Miguel Ángel Lacouture

lacoutureLa explotación Minera en Colombia está en pleno auge trátese de metales preciosos o elementos de alto valor para los desarrollos tecnológicos que nuestra era exige para fabricación de diferentes elementos que nos hacen más fácil el vivir. El gran problema que trae este tipo de emprendimientos es hacerlo de manera sostenible ambientalmente, pues bien la noticia está en que en Latinoamérica, Perú, se están probando elementos naturales que remplazan eficiente el Cianuro, el uso del Mercurio así como la operación de limpieza del agua utilizada en el lave y relave de los metales preciosos en bruto.

La gran preocupación que asiste desde mi óptica es ¿qué hacer entonces con quienes se dedican al trabajo en las explotaciones mineras?, por regla general son personas del mismo entorno territorial, trabajan en condiciones informales la mayoría de casos, entre nosotros ha hecho carrera la Minera ilícita que en gran medida conlleva y engendra violencia en las áreas de influencia.

Así las cosas entonces tratándose de un recurso finito, terminará en algún momento, por lo que el Estado Colombiano debe desplegar dos acciones urgentes, a) Formalizar estos Emprendimientos para asegurar el bienestar de quienes de este dependen, y B) Intervenir de manera directa en las áreas de influencia, en el entorno de estas empresas llevando hasta allí la Institucionalidad Rural con Enfoque Territorial absolutamente definidos con el fin de que una vez terminado el recurso en explotación en la zona no quede abandonada a su suerte y por el contrario allí sea posible abrir un polo adicional de desarrollo agropecuario capaz de remplazar o alternar los ingresos a los pobladores de las áreas de influencia.

Es acá donde debe (Imperativo) aparecer el Ministerio de Agricultura y Desarrollo Rural (MADR) con toda la Institucionalidad haciendo presencia para ofrecer alternativas desde ya para el futuro próximo, las Agencias de, Desarrollo Rural (ADR), Renovación de Territorio (ART), Nacional de Tierras(ANT), y la Unidad de Restitución de tierras (URT) deben en el futuro próximo inmediato entrar en asocio del Ministerio de Minas y la Agencia Nacional de Minería desde ya prever el futuro de la población rural de la zona, la presencia de del Banco Agrario con el manejo de líneas de crédito de fomento abierto al apoyo e impulso de los emprendimientos agropecuarios que sean ideados para la zona, el Ministerio de Vivienda, Educación, Sena etc. Sin embargo la advertencia es clara señores: no es llegar con el Estado Gendarme, Asistencialista y Paternal a repartir ayudas, no, la idea está en el apoyo desde la interinstitucionalidad para que esta parte de la Nación y la República logren mediante el direccionamiento proyectarse desde ya a lo que seguramente será el final de la empresa minera en unos años. Y si el plazo para el final es demasiado largo, se pueda entonces generar una alternativa como fuente de ingresos tan buena y tentadora para los pobladores que se haga realmente interesante desarrollar el sector agropecuario y la ruralidad desde ya.

Volviendo al primer punto, la formalización es indudablemente la base para el impulso y apalancamiento de los Estados, desde ella es posible lograr generar alternativas para el bienestar de la comunidad pero es indudable que se hace necesario la participación activa de la Institucionalidad con ello lograríamos bajar los índices de violencia que siempre rondan este tipo de actividades, al comienzo y final las personas por regla general no persiguen tanto hacerse ricas como poder asegurar el futuro de la familia y suyo mediante una actividad decente para salir de la miseria humana de la explotación ilícita en una actividad alterna que asegure su futuro a corto o mediano plazo.

La ADR, ART, ANT, URT deben dinamizar estas áreas de manera más que urgente, inmediata, haciendo presencia efectiva, activa en el área, interviniéndola socioeconómicamente para que sea atractivo no dejar la operación de la empresa minera, no, el fin de su intervención debe estar centrado en hacer realmente interesante el trabajar la tierra, la agroindustria, que sea tanto o más rentable en todos los aspectos para las gentes que hoy prestar servicios a las empresas productivas de minería legal o ilegal. De este planteamiento inicial depende en gran manera el éxito de la propia actividad minera regulada formalmente por el estado.

@lacoutu

10 junio, 2019

About Author

EditorCosta


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *