COLUMNISTAS

Autonomías universitaria e indígena, hora de revisarse. Por: Duván Idárraga

univalleEn Colombia desde hace varios años se utiliza el concepto de autonomía para definir espacios territoriales sobre los cuales prácticamente las autoridades no pueden ejercer acciones de inspección y control. Son las denominadas autonomías universitarias y de territorios indígenas. Coincidentemente  ambos espacios en distintos lugares del país han sido escenarios  de permanentes desmanes, actos de vandalismos y terrorismo; también se han caracterizado por una continúa injerencia de la izquierda colombiana radical que los usa para generar caos y con ello buscar derrocar al gobierno democráticamente y legalmente constituido.

Con el famoso cuento de la autonomía indígena hemos sido testigos de todo tipo de desmanes como los acaecidos hasta ayer por las acciones violentas de la minga indígena en el departamento del Cauca que de manera ilegal bloqueo la vía panamericana y literalmente secuestró a toda una región; evitando la movilidad, afectando la sociedad civil, la actividad empresarial y comercial con innumerables y desastrosas consecuencias económicas y sociales para el suroccidente del país.

No obstante las terribles consecuencias del bloqueo ilegal, lo ocurrido sirvió para que toda Colombia tuviera conocimiento de la existencia del CRIC, de las cantidad de desmanes suscitados por su injerencia y en especial la forma en que viene manejando cientos de miles de millones de recursos que le son transferidos del Estado desde hace varios años y sobre los cuales ellos disponen con total autonomía y sobre los que no existe un informe detallado de los usos, inversiones realizadas, proyectos ejecutados y menos de que tipo de cultivos productivos desarrollan en los cientos de miles de hectáreas que poseen. Se esperaría que con esos cuantiosos recursos financieros y de tierra fuera una población caracterizada por los mejores indicadores de desarrollo, cobertura en salud, vivienda y educación. La realidad que observamos es totalmente opuesta;  incluso el Contralor General advirtió sobre serias observaciones en el manejo de los mismos y pidió explicaciones a las autoridades indígenas, en mucho tiempo eso no se había hecho, debe haber control permanente sobre ello.

Por el lado de la autonomía universitaria las cosas son igual de preocupantes. Hemos sido testigos de muchos focos de violencia en distintas universidades del país; es frecuente observar todo tipo desmanes en las universidades públicas de Colombia (La Nacional, Univalle, La Distrital, son algunos ejemplos) donde individuos encapuchados, utilizando elementos explosivos e incendiarios generan caos y destrucción al interior y el exterior de las universidades, incluso personas asesinadas. En la más reciente en Cali, terroristas encapuchados que salieron de Univalle intentaron quemar un bus de servicio público y dispararon un cohete artesanal contra el helicóptero de la Policía. También observamos al interior de varias universidades formaciones militares con banderas de grupos terroristas como el ELN y el M-19 (revivido gracias al señor Juan M Santos, otro logro de su “Paz”) y otras manifestaciones de adoctrinamiento militar y político. Pese a todo ello, por la autonomía universitaria, la Fuerza Pública tiene prohibido ingresar; no puede realizar inspecciones ni capturar a esos criminales, cuando son violentamente atacados (llegando a intento de incendiar vivos a miembros de nuestra policía) deben limitarse a defenderse y proteger su integridad. No hay derecho.

Está demostrado que amparados en el concepto  de autonomías se cometen todo tipo de delitos y hasta actos terroristas. El Estado no puede tener territorios vetados, la autoridad, los órganos de control y la justicia deben imperar en TODO el país. Es hora de revisar, ajustar y controlar las implicaciones de los conceptos de autonomía universitaria e indígena para que se aplique con rigor la legislación colombiana y se impida que continúen teniendo patente de corso para delinquir.

EL COLMO 1: Siguen apareciendo bienes no declarados por los Narcoterroristas FARC y nada pasa a sus jefes, no pierden ningún beneficio; el acuerdo con Santos no contempló nada de eso. NO HAY DERECHO.

EL COLMO 2: Pasan y pasan las semanas y la Corte Suprema no avanza en la investigación sobre los dineros de la Bolsa de Petro, tampoco la JEP define la extradición del narco alias Santrich. NO HAY DERECHO.

Nota: Se logró el desbloqueo de la vía panamericana gracias a la valiosa gestión de la Ministra Nancy P. Gutiérrez y demás integrantes del gobierno atendiendo las instrucciones del Presidente Duque. Los recursos ofrecidos son los mismos que ya estaban incluidos para el Cauca en el PND y que debe ser aprobado. El Jefe de Estado visitó Popayán y ofreció programas y beneficios para las personas y empresas afectadas por el bloqueo ilegal. Destacable la labor del Ejército y la Policía Nacional  en labores de limpieza y puesta en marcha de esta importante vía después de los daños ocasionados en la vía por integrantes de la Minga.

8 abril, 2019

About Author

EditorCosta


ONE COMMENT ON THIS POST To “Autonomías universitaria e indígena, hora de revisarse. Por: Duván Idárraga”

  1. Anibal Grotty dice:

    Totalmente de acuerdo , soy uno de los que apoya a los indígenas porque son nuestros mayores, pero de la misma forma considero que debe haber por parte del estado un control definitivo para evitar que sigan siendo infiltrados y manejados por unos pocos , estimó que en todos los lugares o en sus Regino es de debe desarrollar infraestructura hotelera y hacerlos partícipes como en EEUU, pero con control del estado hasta cuando aprendan a manejarse por si mismos y sin influencias ideológicas que lo único que causan es daño a ellos y al resto de la población

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *