POLITICA

Aunque no es el primer escándalo Vaticano se niega a reconocer el presunto lavado de activos de Santos, y sus pares comunistas latinoamericanos, Maduro, Evo, Castro, Correa, Ortega, Cristina Fernández en el IOR. Diácono Jorge Sonnante tiene las pruebas

El Papa Francisco conversa con el Presidente Juan Manuel Santos y con su esposa María Clemencia Rodríguez, en la visita realizada por el Primer Mandatario a Ciudad del Vaticano.

El Papa Francisco conversa con el Presidente Juan Manuel Santos y con su esposa María Clemencia Rodríguez, en la visita realizada por el Primer Mandatario a Ciudad del Vaticano.

Barranquilla, 12 de enero de 2019.- Hoy como antes se mostró sorprendido el Vaticano, esta vez se niegan a reconocer, aunque ya en el año 1980 se venía hablando e investigando por los escándalos por los dineros de extraña procedencia, o ilegal en los entes financieros en el y al rededor de el estado Vaticano, donde el IOR estuvo implicado en los años 80, en la quiebra dos años después del Banco Ambrosiano en 1982, incluso, en Septiembre de 2010, se venían haciendo investigaciones contra las finanzas y sus centros financieros especialmente en el Banco denominado Instituto para las Obras Religiosas IOR, luego de que omitiera exigir requisitos para estos temas calificados como lavados de activos financieros con dineros en operaciones hacía el extranjero. Harían en esta ocasión transferencias de 20 millones de euros al JP Morgan de Frankfurt lo que llamó poderosamente la atención. Al igual que otra operación financiera a través del Banco de Crédito Artigiano.

No obstante El Expediente ha estado publicando fragmentos de una trama corrupta de un presunto lavado de activos, en los que Juan Manuel Santos, estaría involucrado en la Ruta del Dinero K, “No es justo que el estado Vaticano se niegue a reconocer la vergonzosa verdad de que precisamente en ese estado que alardea una falsa honestidad, no solo el problema sea la pederastía, el abuso sexual y el homosexualismo un problema que tiene hundida a la iglesia Católica, sino que guarde entre las sotanas las grandes cifras de dineros de mandatarios corruptos de tendencia comunista, que mientras matan a sus pueblos, los entregan al desenfreno, la impunidad, la vulgaridad y el hambre guarden sus fortunas entre gentes con cara de puros pero que sus actos los están delatando”, señaló a Costanoticias una afamada líder católica de Barranquilla. 

A raíz de estos escándalos financiero ya en anterior ocasión, la Fiscalía Italiana inició en ese momento con las sospechas del manejo de dineros de cuentas anónimas, a través de la se manejaban grandes sumas de dinero de procedencia desconocida, investigación de la que posteriormente se desconoció su avance, sin embargo, la Secretaría de Estado de lo que llaman la “santa sede” se mostró sorprendida y perpleja por las investigaciones, igual que se niega ahora a reconocer, la denuncia hecha por El Expediente, y en aquella ocasión se mantuvo su máxima confianza en los directivos involucrados el presidente Ettore el Gotti Tedeshi, miembro del Opus Dei, y el director general Paolo Cipriani. Cabe destacar que respecto del banco Ambrosiano del cual el Vaticano era un accionista importante, en el que el escandaloso entramado se hablaba de 3.500 millones de dólares y un agujero fiscal de 1.400 millones de dólares.

Posteriormente Juan Pablo II, encargó que fueran limpiadas las cuentas en el año 1989, más no se conoció nunca que alguno fuera preso o que se hiciera la devolución de esos dineros.

En el año 2014, el periódico El País de España, dio a conocer que El Vaticano nuevamente envuelto en estos escándalos financieros supuestamente “descubrió”, por no decir que no pudo seguir haciéndose el ciego ante los cientos de millones de euros escondidos en cuentas de distintos departamentos y en su banco como siempre el IOR. En esa ocasión fue el cardenal australiano George Pell, prefecto de la Secretaría de Economía de lo que los católicos llaman “la santa sede”, pero “el tema no fue aclarado por el arzobispo de Sidney como en junio ya había cancelado 3.000 cuentas sospechosas mientras regularizó tal fortuna ni la forma ni el motivo por el que sus propietarios se habían sustraído supuestamente del control del Vaticano” señaló textualmente El País en esa ocasión.

El País en ese momento no omitió el episodio en que Jorge Bergolio creyendo que estaban quebrados lo que halló fueron finanzas florecientes, en entrevista concedida por el ministro de Finanzas de El Vaticano, en medio de adjetivos calificó como “zafarrancho Financiero”, al igual que reconoció y admitió que personajes sin escrúpulos han utilizado durante décadas los bancos para lo que realmente es un lavado de activos ilícitos, no obstante pretendiendo mostrar como inocente a Jorge Bergolio se refiere a una supuesta “ingenuidad financiera del Vaticano para blanquear dinero sucio”, sin embargo ya tienen hasta un detenido en junio del 2013 al Nunzio Scarano por blanqueo de capitales.

Denunció a abiertamente Gustavo Rogeles del medio de investigación El Expediente que “Juan Manuel Santos, habría utilizado al Estado Vaticano como su caja fuerte, una sofisticada forma de ocultar dinero que también emplean otros presidentes y expresidentes, la mayoría con ideas de izquierda como Cristina Fernández, Lula Da Silva, Evo Morales, Rafael Correa, Raúl Castro, Daniel Ortega, y Nicolás Maduro, todos con cuentas en el mencionado Instituto para las Obras de Religión IOR, antes conocido como el banco Ambrosiano, dependencia bajo investigación desde septiembre de 2010 por una serie de operaciones realizadas con posible lavado de dinero de particulares a través del banco”.

En esta investigación de El Expediente, afirma que “Santos figura como titular de una cuenta 001-3-16764 con un saldo de 390 millones de dólares, asociados al Inc Global Tuition & Educatión Insurance Corporatión, la misma firma que apareció en el informe conocido como papeles del paraíso que se llamaba dinero juntos en Barbados”.

Dineros que El Expediente califica como sospechosos y de desconocida procedencia, en esta Ruta del Dinero K, iniciada esta vez por Jorge Bergolio y la ex presidenta Argentina, Cristina Fernández, recordemos que precisamente Fernandez estuvo involucrada en el descubrimiento de bultos de dineros guardados en un convento en Argentina.

El Expediente recuerda que “la ex presidenta Argentina que robó a manos llenas en su país, envió mediante valija diplomática con el sello de la Cruz Roja cientos de millones al IOR en una de las operaciones de lavado más grandes de la historia aprovechando e instrumentalizando las características de las cuentas en el Vaticano similares a un paraíso fiscal”. Añade que “todo esto se ha hecho a través de dos fundaciones una de ellas a adscrita a la Cruz Roja y con compañías en Panamá, creadas precisamente por Mossak Fonseca, firma que montó toda la estructura de empresa y cuenta para ocultar dinero descubiertos en los Papeles de Panamá”.

disco-duroAfirmó también Gustavo Rugeles en El Expediente que “el experto argentino muy de las entrañas del Vaticano diácono Jorge Sonnante presentó una demanda en la Fiscalía General de su país en la que señala todos los detalles de la Ruta del Dinero K, en la que Juan Manuel Santos y otros presidenciales, colombianos figuran como algunos de los más ricos”. Precisamente el 21 de agosto de 2018 Sonnante afirmó que se presentó en Comodoro Pay en la Fiscalía número 4 del doctor Stornelli para ampliar su testimonio y presentar un escrito”.

Mientras medios tradicionales adoptan la versión del Vaticano como propia, el diácono Jorge Sonnante, desmiente y afirma que será más certero “Ahora voy al hueso del Pontifice a ver si el encargado de comunicación de el Vaticano dice algo más!!! Este disco rígido seguro le sirve al FBI o alguna Agencia de Información Financiera. Y da fuerzas a Gustavo Rugeles en su publicación recordando que la unión hace la fuerza!!!, sentencia finalmente que El Vaticano no sabe la data que tengo. Y pública lo que llama un disco duro.

12 enero, 2019

About Author

EditorCosta


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *